Política

Honduras genera fricciones entre el Mercosur y países asociados

El Mercosur logró ayer sólo sumar a Venezuela en una declaración de desconocimiento a las autoridades surgidas de las elecciones de Honduras del 29 de noviembre y resolvió revivir las negociaciones comerciales con la Unión Europea (UE), que estaban estancadas desde hace cinco años.

Miércoles 09 de Diciembre de 2009

El Mercosur logró ayer sólo sumar a Venezuela en una declaración de desconocimiento a las autoridades surgidas de las elecciones de Honduras del 29 de noviembre y resolvió revivir las negociaciones comerciales con la Unión Europea (UE), que estaban estancadas desde hace cinco años.

Ambos temas concentraron la atención de los presidentes que tomaron parte de la trigésima octava Cumbre de Jefes de Estado del bloque sudamericano que se desarrolló en la capital uruguaya.

Por medio de un comunicado leído por el mandatario Tabaré Vázquez, el Mercosur y Venezuela fijaron posición al pronunciar un "enérgico rechazo" al golpe que destituyó al presidente Manuel Zelaya y el desconocimiento de las autoridades surgidas de las elecciones del domingo pasado.

De ese modo, el bloque sudamericano se diferenció del gobierno de Estados Unidos que reconoció a las nuevas autoridades, y de un grupo de países latinoamericanos proclives a seguir la posición de Barak Obama.

La presidenta Cristina Fernández, quien asumió la presidencia pro témpore del Mercosur, definió al golpe hondureño cómo "cívico-mediático", y aseguró que los jefes de Estado "no reconocemos la legalidad de los comicios ni a los que surgieron de la ilegalidad".

Pero en este caso, Brasil como líder regional logró sumar al venezolano Hugo Chávez en contra del nuevo gobierno del conservador hondureño Porfirio Lobo, ya que ni México, ni Chile, ni Perú, ni Colombia se sumaron a la iniciativa.

Chávez se trabó en duro debate con la canciller de México, Patricia Espinoza, al asegurar que es "preocupante" la posición de ese país, que sostiene que las elecciones son una "condición necesaria pero no suficiente" para la solución de la crisis política del país centroamericano (ver aparte).

El paraguayo Fernando Lugo afirmó: "Nos quieren presentar a un golpe de Estado como una vía apta para el proceso democrático".

Por otra parte, Cristina Fernández anunció la iniciativa para retomar las negociaciones con la Unión Europea (UE) por un acuerdo de libre comercio. Fernández precisó que se trata de un entendimiento que tiene una demora de 23 años, aunque en realidad, la decisión de analizar esa asociación se comenzó a hablar en 1994, luego de la firma del tratado de Ouro Preto, que convirtió al Mercosur en una Unión Aduanera.

El acuerdo será impulsado a su vez en Europa por el español José Luis Rodríguez Zapatero, que tendrá la presidencia rotativa de la Unión Europea en el próximo semestre, y se buscará ir avanzando por capítulos dejando para lo último lo relacionado con la apertura comercial.

De hecho, un grupo de empresarios que se reunió en el edificio Torre Ejecutiva, donde tuvo lugar la cumbre, emitió un documento de apoyo al nuevo intento negociador.

En otro orden, la presidenta argentina prefirió durante su estadía en Uruguay bajarle el tono al conflicto de las pasteras y se rehusó a contestar preguntas sobre ese tema en el marco de la cumbre, aunque comenzó a abonar el terreno para una solución con José Mujica, quien en calidad de presidente electo participó en el encuentro.

La mandataria desistió de permanecer en Montevideo por unas horas más para una cena que ofreció Mujica, pero aseguró que volverá el 1º de marzo para la asunción de su colega (ver aparte), luego de declarar abiertas las sesiones del Congreso argentino ese mismo día por la mañana.

Los K, en la jura de Mujica

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS