Política

Hermetismo y expectativas por los anuncios del presidente

Retenciones, reforma judicial y aborto, asoman como los posibles ejes de su discurso en el Congreso

Domingo 01 de Marzo de 2020

Con la apertura de la 138 Asamblea Legislativa, el presidente Alberto Fernández pone a rodar las sesiones ordinarias del año 2020 en el Congreso nacional. Los problemas de la Argentina son muchos, y la expectativa en el discurso es grande. El gobierno blindó el discurso, evitó filtraciones, les pidió a los ministros involucrados que no abran la boca. Todo indica, entonces, que habrá definiciones, y que no será un discurso neutro, ni genérico.

Operaciones mediáticas o no —por la difusión interesada para generar tensión política— lo cierto es que el tema de las retenciones al agro están bajo la lupa de la Casa Rosada. La conversación con las entidades patronales del campo, la mayoría de ellas, sigue abierta. El Ministerio de Agricultura se estuvo reuniendo con productores durante toda la semana que termina.

La ley de Emergencia, ya votada en el Congreso habla específicamente de la posibilidad de llevar las retenciones a la soja al 33 por ciento. Pero también habla del criterio de la "segmentación" por tamaño de las producciones y por lejanía a los puertos.

Con una negociación en curso, no parece esperable —comentó a este cronista una fuente cercana al Ministerio de Agricultura— que el presidente anuncie hoy el aumento de retenciones a la soja, salvo que materialice un criterio de segmentación, donde el 33 por ciento se aplique sólo al 20 por ciento que concentra la mayor cantidad de toneladas. Y queden eximidos los productores medios y pequeños, que son el 80 por ciento restante, pero que sólo producen el 20 por ciento del total de los granos.

Con todo, la evaluación sobre el aumento de retenciones a un sector de los productores al mismo tiempo que una baja del mismo gravamen para ciertas economías regionales era materia de análisis fino en el gobierno nacional. "Podría pasar que el efecto sea neutro, y tal vez no se justifique", deslizó un altísimo funcionario del gobierno nacional a este diario.

Si bien el cerco de silencio sobre el discurso que hoy será leído al mediodía es total, las fuentes consultadas pronostican que Alberto Fernández va repasar lo actuado en los 80 días de gobierno. A la Casa Rosada no le parece poco. Incluida la media sanción de Diputados para reducir las jubilaciones de privilegio de jueces y diplomáticos, y la ley de góndolas que trataron diputados y senadores en los últimos días.

La percepción sobre la expectativa y las novedades que podría traer el discurso, combinado con cierto clima de tregua social que aún le permite al gobierno nacional depositar ilusiones de mejoría a mediano plazo, le estarían dando aire político en la transición. Con todo, los anuncios deberían generar novedad, incluso sorpresa positiva en la base electoral del Frente de Todos (FdT). De lo contrario, el principio del declive será inexorable.

El otro gran tema que Alberto F pondrá hoy sobre la mesa es la reforma de la Justicia. Que tendrá su sendero legislativo desde la misma semana que se inicia mañana. El tópico, desde ya, será rechazado de plano por el conjunto de las oposiciones unificadas en el frente político, mediático y judicial que adversa al FdT.

Evaluaciones

La evaluación que hacen cerca de la ex presidenta es que esa reforma podría fortalecer el núcleo PRO, que de todos modos resulta "irrecuperable" para una política nacional popular, progresista, y de centroizquierda como pretenden los Fernández. Distinto sería chocar contra sectores de trabajadores o productivos que depositaron la confianza en el nuevo gobierno (pequeños productores del campo, por caso).

Para todos los ministerios habrá definiciones, y novedades. LaCapital pudo saber, en el caso de Defensa, que el presidente elevará post mórtem un escalafón a cada uno de los 44 submarinistas fallecidos en el Ara San Juan. Será un reconocimiento, y una ayuda concreta a las familiares, a través de las pensiones correspondientes.

Finalmente, y entre el variado menú del discurso presidencial, resulta natural conjeturar sobre un posible anuncio de un nuevo proyecto de ley sobre la interrupción voluntaria del embarazo. Ya no sería, como en la etapa macrista, que la presidencia "habilitó" la discusión, no la impulsó, e incluso, en el tramo final la terminó boicoteando. Ahora el presidente se pondría al frente del tema.

El año político ya empezó, hace rato, sin embargo, el lanzamiento "formal" de hoy será una oportunidad para el gobierno. O consolida y profundiza su contrato electoral y gana fortaleza política, o empieza a navegar en las aguas de las indefiniciones que podrían conducirlo a una nueva frustración.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario