Política

Hebe denunció a Schoklender por amenazas

La presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe Bonafini, denunció ayer penalmente a Sergio Schoklender por los presuntos delitos de amenazas y extorsión que se habrían cometido tras...

Viernes 27 de Julio de 2012

La presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe Bonafini, denunció ayer penalmente a Sergio Schoklender por los presuntos delitos de amenazas y extorsión que se habrían cometido tras la excarcelación del ex apoderado de la entidad, que ahora está siendo investigado como supuesto jefe de una asociación ilícita.

Bonafini exigió que se le prohíba a Schoklender acercarse a menos de 500 metros a la redonda a la sede de la asociación, tras hacer hincapié en "el conocimiento de los rasgos psicopáticos, perverso y sin frenos del imputado", y en su obrar "intimidatorio" que "tiende a provocar dolor".

Mediante un escrito de tres páginas firmado por el abogado Eduardo Barcesat, Bonafini denunció intimidaciones telefónicas y relató que testigos vieron al mayor de los Schoklender vociferando amenazas cerca de la Fundación Madres de Plaza de Mayo.

La presentación recayó en el juzgado de María Servini de Cubría, aunque Barcesat anunció que pedirá que se unifique con la causa principal que tramita el juez Norberto Oyarbide.

Bonafini se presentó ante la Justicia para denunciar a Sergio Schoklender y pedir su procesamiento por amenazas. "Desde que el imputado obtuviera el beneficio de la excarcelación y recuperara su libertad, vengo recibiendo llamadas telefónicas en mi celular y/o en el teléfono de línea directa de mi oficina en la asociación, donde se escuchaban risas, zumbidos, extraños ruidos y una voz poco audible que repetía algo como «ya estoy en libertad y no descansarán»", aseguró.

Bonafini afirmó que esas llamadas "se producen a partir de las 18, cuando quienes colaboran en la recepción" ya se retiran y ella atiende personalmente el teléfono, práctica que, dijo, "es conocida por los otrora allegados y obviamente por el imputado".

La titular de Madres aseguró que aunque "estas actividades podrían responder al obrar de algún trastornado, se direccionan" hacia Schoklender porque "en diversas ocasiones desde que saliera en libertad" se lo ha visto "deambulando frente a la sede de la asociación, observando desafiante al interior".

Bonafini citó que el 24 de julio último estuvo en un bar de la misma cuadra de la sede junto a dos hombres "elevando la voz con la clara intención de ser escuchado" y diciendo que buscaba un departamento en esa manzana. "Luego de los graves delitos cometidos en perjuicio de la asociación que presido, donde defraudó y traicionó la confianza depositada en su persona, la cercanía sin justificación del siniestro personaje, despierta en las integrantes de la Asociación angustia, ansiedad, inseguridad y temor", dijo.

El juez Oyarbide investiga desde hace más de un año una causa por irregularidades sucedidas en la entidad, donde se cree que subsidios aportados por el Estado para la construcción de viviendas sociales habrían terminado en mesas de dinero y cuentas personales de varios de los involucrados.

Schoklender, quien se hizo famoso por el crimen de sus padres en los años 80 y fue mano derecha de Bonafini durante más de una década tras salir de prisión por aquel crimen, quedó ahora acusado de ser jefe de una presunta banda que malversó fondos de los Madres.

Pero también en la causa hay decenas de involucrados, entre ellos su hermano Pablo Schoklender y el contador Alejandro Gotkin, así como la propia Alejandra Bonafini, hija de Hebe, sospechada de ser parte del grupo.

Al abrir la ronda de indagatorias, en mayo pasado, Oyarbide detuvo a los hermanos Schoklender y a Gotkin, pero la Cámara Federal ordenó excarcelarlos y luego tuvo que reducir la millonaria fianza que les había impuesto inicialmente, siendo finalmente liberados el 6 de julio pasado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS