Paso 2019

"Hay que ordenar la provincia y poner todas las cosas en su lugar"

Omar Perotti aseguró que apunta "por algo distinto", se dice "optimista" y no opinó sobre María Eugenia Bielsa.

Domingo 21 de Abril de 2019

Omar Perotti | Bío | Nació el 16 de septiembre de 1959. Contador público. Ex intendente de Rafaela, senador provincial, diputado nacional. Actualmente, es senador nacional y precandidato a gobernador


"Si alguien está de acuerdo con esta política de seguridad, con este nivel de delito y narcotráfico, ese ya tiene candidato. El que está en contra de eso puede contar conmigo, porque vamos por algo distinto", dice Omar Perotti. El rafaelino prefiere no opinar sobre María Eugenia Bielsa, su rival en las Paso, pese a que la ex vicegobernadora lo critica en cada aparición.

Sí responde Perotti al reguero de objeciones que hizo el gobernador Miguel Lifschitz, para quien el frente que incluye al postulante a sucederlo es "un rejuntado" que incluye al kirchnerismo. "Hay que ordenar la provincia. Como cuando éramos chicos y nuestros padres nos conminaban a ordenar nuestra pieza. Hay que poner las cosas en su lugar: poner preso a los delincuentes y darle libertad a la gente honesta", propone en una entrevista con LaCapital.

—¿A una semana de las primarias, cuál es su pálpito?

—Soy muy optimista. Hay un muy buen trabajo de cada uno de los candidatos en sus territorios. Se puso en marcha y va creciendo. Tendremos muy buenos resultados.

—El gobernador dijo que el peronismo santafesino se convirtió en un rejuntado, objetó su alianza con el kirchnerismo. Y, en paralelo, Bielsa asegura que usted tiene un acuerdo con el socialismo.

—Son estrategias. La campaña para nosotros es hablar de nosotros. Nunca respondí agravios, insultos o mentiras. Hablo de las cosas que quiero hacer. Lo central es tener una Santa Fe con otro protagonismo. La gente nos reclama seguridad, y me planteo allí una política de seguridad diferente. Y voy a apoyar al que produce y trabaja. Hay que defender a Santa Fe, tener actitud firme. Hay que darle a Santa Fe lo que es de Santa Fe. Tenemos que defender la historia de producción y trabajo, del productor agropecuario, del industrial, de las pymes. Y valorizar la Región Centro, trabajar integrados con Entre Ríos y Córdoba. Santa Fe tiene que asumir un protagonismo muy fuerte. Es posible una provincia que cuide mejor a su gente: voy a conducir a la policía.

—¿Cómo se conduce a la policía?

—Más profesionalizada, más equipada, con todo el uso de la tecnología para la prevención y con la remuneración que tiene que tener la fuerza. Los santafesinos no conocen el nombre de su jefe de policía. Perdieron la referencia de saber quién lo cuida. Y estamos en una emergencia en la provincia, y el socialismo no entiende ni plantea. Lo mejor es exponer los problemas, no negarlos. Siguen negando la emergencia en seguridad. Por negligencia y complicidad, el socialismo es responsable del deterioro de la seguridad. Conmigo volverá el jefe de policía, con los 19 jefes de las unidades regionales. Volverá la carrera policial, de oficiales y suboficiales, se restablecerán las jerarquías y respaldaremos a la policía que siente el uniforme, la buena policía. Hay que hacerse cargo y no diluir responsabilidades. Hay balaceras, robos, arrebatos, asesinatos. Y no hay respuesta de avances, investigación, no se sabe nada. Se trata de ordenar la provincia. Como cuando éramos chicos y nuestros padres nos conminaban a ordenar nuestra pieza. Hay que poner las cosas en su lugar: poner preso a los delincuentes y darle libertad a la gente honesta.

—Lifschitz lo eligió como rival. Dice que la puja será entre el Frente progresista y el peronismo. ¿Hace ese diagnóstico?

—Los socialistas, siempre manejan buenos números. Hay que ganarle al mejor, demostrar que somos mejores. Nuestra competencia en el peronismo no es una interna, es un proceso para que el santafesino ordene las candidaturas. Si alguien está de acuerdo con esta política de seguridad, con este nivel de delito y narcotráfico, ese ya tiene candidato. El que está en contra de eso puede contar conmigo, porque vamos por algo distinto.

—¿Qué está observando en los barrios más carecientes, donde no llegan las cámaras de la tele?

—Alta preocupación. La cosa está mal, gente está mal. Esto no es un relato de campaña. La provincia debería estar mucho más involucrada. El sostenimiento de los sectores más humildes, con la alimentación diaria, está sobrepasando a los comedores en las escuelas. Los comedores están de lunes a viernes, pero están los fines de semana. Hay parroquias que están armando sus comedores, vecinales que están en lo mismo. En eso, las comunas y los municipios multiplicaron la asistencia. La expresión concreta de que no hay un peso en la calle, es que no hay changas, se paró la obra pública pequeña. Los tiempos de esa gente son urgentes y se miden en si hay comida o no. Mi primera acción será apostar muy fuerte a lo social, pero eso será en diciembre.

—¿Qué otras cosas son urgentes?

—El costo del transporte es una limitante. Desde el primer momento pondré el boleto educativo gratuito, para que no paguen estudiantes ni docentes. El costo del boleto no puede ser una limitante para que la comunidad educativa asista a la escuela. Y la otra realidad es la de los clubes, que subsisten con una cuota mínima y muchos no llegan a pagar esa cuota, con lo cual el chico deja de ir al club. Y no debe haber cosa más dolorosa que los chicos no puedan ir. El gobierno provincial debería estar detectando esas cosas. No puede ser que estemos mandando chicos a la casa por el costo de la energía. Los que están en los clubes son barreras para impedir el deterioro social, o que no se agrave. Y son los sostenes de una política de lucha contra las adicciones, que hoy no existe en la provincia de Santa Fe.

—¿Y cómo se genera empleo en la emergencia?

—Son importantes los programas de primer empleo, los programas para vivienda digna. Hay que manejar la construcción en escala más chica, que el que trabaja en el barrio. Cómo hacer para que sean los jóvenes del barrio los que estén trabajando en el cordón cuneta. Movilizar la obra pública en la emergencia, que resuelve calidad de vida y abre la posibilidad de un primer empleo.

—¿Y en materia productiva?

— A la par de eso, la convocatoria a los sectores productivos, con tarifas diferenciales que acompañen este momento difícil. Y con un claro mensaje desde el Estado de que no hay margen para aumentar la presión impositiva. Hoy, se siente que el Estado lo exprime por medio de los impuestos, para usarlos en su contra. Se tiene que gobernar con austeridad, porque hay mucho sobredimensionamiento político que hay que reducir. Hay que poner los recursos cerca de la gente.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});