Política

Gravísima amenaza a familiares de un fiscal de la causa Brusa

En un gravísimo episodio acaecido a 24 horas de iniciarse en Santa Fe el juicio oral y público por la represión ilegal durante los años de plomo, la esposa de uno de los fiscales de la causa Brusa debió ser internada ayer en una clínica de Reconquista, víctima de un acto intimidatorio en su despacho del Poder Judicial de esa ciudad del norte santafesino.

Jueves 03 de Septiembre de 2009

En un gravísimo episodio acaecido a 24 horas de iniciarse en Santa Fe el juicio oral y público por la represión ilegal durante los años de plomo, la esposa de uno de los fiscales de la causa Brusa debió ser internada ayer en una clínica de Reconquista, víctima de un acto intimidatorio en su despacho del Poder Judicial de esa ciudad del norte santafesino.

El hecho, calificado de "intimidatorio, amenazante y autoritario" fue denunciado y repudiado desde la cartera de Justicia y Derechos Humanos provincial e involucró a la esposa del fiscal José Ignacio Candioti.

Según relataron a este diario anoche fuentes extraoficiales íntimamente vinculadas a la causa Brusa, la mujer de Candioti al reintegrarse tras un período de licencia a su oficina de los Tribunales Federales de la ciudad cabecera del departamento General Obligado se encontró con un cuadro espeluznante: una fotografía familiar que tenía enmarcada en su despacho había sido retocada digitalmente con la figura de sus hijos simulando un ahorcamiento.

Ante el grave episodio, el ministro de Justicia, Héctor Superti; la secretaria de Derechos Humanos, Rosa Acosta, y la vicegobernadora de la provincia y ex fiscal de la causa Brusa, Griselda Tessio (ver aparte) se comprometieron a colaborar en el esclarecimiento del estremecedor episodio.

Amenazas en 2006. Patricia Isasa, una de las querellantes y principales actores que prestarán su testimonio en el juicio oral y público que se desarrolla en Santa Fe, recordó ayer a LaCapital que en el año 2006 fue objeto de amenazas desde Reconquista.

"En 2006 yo sufrí amenazas telefónicas justamente desde Reconquista, por las cuales me convertí en la primera testigo protegida del país en las causas sobre derechos humanos. Este es un episodio aberrante más de quienes perciben como inexorable el fin de la impunidad y como en el pasado actúan desde las sombras amenazando al estilo mafioso y al más débil", indicó Isasa.

Repudio oficial. Superti y Acosta, luego de tomar conocimiento de dichas "acciones amenazantes e intimidatorias", manifestaron "su más enérgico y contundente repudio y expresar la solidaridad" con la familia del fiscal Candioti.

El texto oficial "se compromete a colaborar con el esclarecimiento de tan grave hecho que incuestionablemente intenta crear un clima de intranquilidad y amedrentamiento ante el inicio de los juicios de lesa humanidad".

El oscuro episodio que ensombreció el inicio anteayer del proceso oral y público a Brusa y otros seis ex militares y policías acusados de delitos de lesa humanidad está investigando la Justicia Federal, en tanto que desde el Ministerio de Seguridad provincial "ya se han tomado todas las medidas para generar el ámbito de protección que amerita", consignó el ministro Superti.

 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario