Política

Gobierno: la marcha fue "una señal clara para presionar a la Justicia"

En la Casa Rosada advirtieron que la movilización buscó influir en los magistrados que tienen en la mira al líder de Camioneros.

Jueves 22 de Febrero de 2018

Integrantes del gabinete nacional y referentes del oficialismo cuestionaron ayer la movilización convocada por Camioneros y consideraron que "hay una señal clara de presionar a la Justicia" por las causas abiertas que tiene el líder de ese gremio, Hugo Moyano.

En ese sentido, el presidente provisional del Senado nacional, Federico Pinedo, replicó al secretario general del gremio, Hugo Moyano, al afirmar que, "cuando hay una investigación judicial, no es un tema de huevos".

Por su parte, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, aseguró que el Ejecutivo "no persigue a Moyano ni a nadie" y aclaró que eso es "un cambio respecto de lo que ocurrió" en la gestión anterior.

"No le marcamos los tiempos a la Justicia. Hay un cambio cultural por el cual todos tenemos que rendir cuentas ante la ley, desde el presidente (Mauricio Macri) hasta cualquier ciudadano, incluido Moyano", sostuvo Frigerio. Luego opinó que "la sociedad no quiere marchas ni paros" y "necesita que a este gobierno le vaya bien para que le vaya bien a la Argentina".

"A nuestro juicio, hay una señal clara de presionar a la Justicia. En ese contexto, es difícil sentarse a trabajar para tratar de mejorar la situación de los trabajadores, como hacemos con el resto de la dirigencia sindical que no apoyó esta movilización y el paro", agregó Frigerio.

Por su parte, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, advirtió que en los discursos de los sindicalistas no escuchó "ninguna propuesta para el país" y advirtió que vio "argentinos defendiendo privilegios".

Asimismo, Triaca aseguró haber visto "intencionalidad política" en los dirigentes que participaron de la marcha y, sin mencionarlos, hizo hincapié en los referentes del kirchnerismo.

Para el funcionario, los reclamos que plantearon los manifestantes "no son cuestiones que hoy están con una agenda de debate", e insistió en que el gobierno nacional "tiene siempre predisposición al diálogo".

A su turno, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, dijo que con la movilización se intentó "imponer una expresión de fuerza que es inconsistente con lo que vive el país".

Paralelamente, en la Casa Rosada insistieron en que "marchar y generar una situación de enfrentamiento" con el oficialismo "le pone presión a los jueces", quienes así pierden "margen para disponer medidas" en las causas judiciales contra Moyano.

En tanto, mientras dirigentes gremiales y movimientos sociales se concentraban en 9 de Julio y Belgrano para iniciar el acto en contra de las políticas económicas del gobierno, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, amplificó a través de su cuenta de Twitter un análisis del Ministerio de Trabajo sobre el aumento del empleo registrado en el país entre 2015 y 2017.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario