Política

Gesto del gobierno a las provincias para acordar el presupuesto 2019

Decidió dar marcha atrás con el traspaso a los gobernadores del gasto de la tarifa social eléctrica. Macri recibe el martes a los jefes de provincia

Sábado 08 de Septiembre de 2018

En medio de las negociaciones por el presupuesto 2019, el gobierno nacional decidió ayer morigerar un poco sus pretensiones de ajuste y le hizo un guiño directo a los gobernadores: resolvió dar marcha atrás con el traspaso de la tarifa social eléctrica a las provincias. En paralelo, también está dispuesto a analizar gravar las propiedades de argentinos en el exterior. Se trata de un gesto para encaminar el acuerdo por el presupuesto tras una semana de ardua negociación entre la Casa Rosada y los mandatarios provinciales.

Ayer, en un breve comunicado, el Ministerio de Economía sostuvo que "en el marco de las conversaciones con las provincias", y dado que ahora tiene bajo su ala a Energía, suspenderán la resolución que traspasó el gasto de la tarifa social de Nación a las provincias. Se calculan unos $ 14,5 mil millones.

Se trata de la resolución 122/2018, que fue aprobada el lunes pasado. Ahora, se evaluará y eventualmente modificará, según Economía.

La norma firmada por Javier Iguacel establecía que a partir del 1º de enero el régimen de tarifa social del servicio eléctrico que rige desde 2016 sería aplicado por cada provincia y por la Capital Federal e involucraba el financiamiento.

Esta medida iba de la mano con el traspaso de los subsidios al transporte, una de las medidas que había anunciado el ministro Nicolás Dujovne para llegar al equilibrio fiscal en 2019, como se está acordando con el FMI.

La tarifa social protege con descuentos de hasta el 40 por ciento a los usuarios que se encuentran en situación más vulnerable dentro de un rango de consumo de entre 150 y 200 kw/h por mes.

Apuesta al acuerdo

La Casa Rosada apuesta a que el próximo martes, en la cumbre de Mauricio Macri con los gobernadores, se logrará cerrar el acuerdo por el presupuesto 2019. En la reunión que el ministro del Interior Rogelio Frigerio y otros funcionarios mantuvieron el jueves con los ministros de Economía de todas las provincias el gobierno anunció que está dispuesto a postergar por 12 meses algunos puntos del pacto fiscal, como la baja del impuesto a los sellos, y subir la alícuota de los bienes personales radicados en el exterior.

El ajuste de aproximadamente $100 mil millones que la Nación le reclama a los gobernadores se conforma con la eliminación del fondo sojero y la transferencia de los subsidios al transporte, que hoy suman $ 43 mil millones. Ahora habrá que restarle los $ 14,5 mil millones de la tarifa social.

A la vez y como parte de esas negociaciones, el gobierno analiza gravar las propiedades de los argentinos en el exterior. El dato fue confirmado por Frigerio, el funcionario que está a la cabeza del acuerdo con los gobernadores.

"Es una de las propuestas que se están analizando, poner un impuesto a los argentinos en el exterior. Claramente, en este momento complicado lo que tratamos es que los que más tengan hagan un aporte mayor", aseguró el funcionario.

La medida contempla actualizar la alícuota del impuesto a los bienes personales —que es coparticipable— de 0,25 por ciento a 1 por ciento, exclusivamente para propiedades fuera de la Argentina. Si bien en un principio había reticencia a instrumentar esta modificación, en las últimas horas volvió a tomar impulso la posibilidad en la mesa de negociaciones.

El objetivo del Poder Ejecutivo es allanar las condiciones de negociación para que el próximo martes Macri pueda lograr la foto que tanto anhela con los gobernadores detrás de un acuerdo sobre los números del presupuesto 2019, lo que sería una señal para el FMI.

El diálogo con los gobernadores está marcado por la crisis económica y por el nuevo ajuste planteado en el gasto público como parte de la estrategia del gobierno nacional para llegar al déficit cero en 2019.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario