Política

Gabriel Romero, líder del Grupo Emepa, nuevo empresario "arrepentido"

Romero había declarado ya ante el fiscal Carlos Stornelli y ayer firmó el acuerdo como imputado colaborador con el juez Claudio Bonadio luego de una ampliación de indagatoria.

Viernes 17 de Agosto de 2018

El líder del Grupo Emepa, Gabriel Romero, se convirtió ayer en un nuevo empresario "arrepentido" en el caso de las coimas que estalló luego de que se conocieran las fotocopias de los cuadernos del chofer Oscar Centento, en tanto que Rodolfo Poblete, de la misma empresa, recuperó su libertad en las últimas horas de la víspera.

   Romero había declarado ya ante el fiscal Carlos Stornelli y ayer firmó el acuerdo como imputado colaborador con el juez Claudio Bonadio luego de una ampliación de indagatoria.

   Por su parte, Poblete quien fuera director de relaciones institucionales de la compañía, se había negado a declarar al inicio de la ronda de indagatorias y estaba detenido desde hacía 15 días.

   Pero a partir del acuerdo celebrado por Romero (su jefe en Emepa) y de la declaración en la que —según trascendió— se refirió a aportes hechos al gobierno kirchnerista como pagos ilegales, finalmente pudo salir en libertad.

   Puntualmente, Romero declaró que pagó sobornos para que le extendieran la concesión de peaje de la Hidrovía del río Paraná al grupo Emepa, a partir de la firma de decretos presidenciales.

   Uno de los decretos fue en 2010 y permitió la renegociación de las condiciones de explotación de la hidrovía, explicó el empresario ante la Justicia.

   Emepa está incluida en el extenso listado de firmas allanadas y de las cuales el juez Bonadio ordenó secuestrar agendas, anotaciones, teléfonos celulares, equipos de computación y registros de ingresos a los edificios.

   La empresa, como otras de la construcción y del sector energético, está mencionada por Centeno en algunos tramos de los cuadernos y además está incluida dentro de las compañías que realizaban pagos al gobierno de Cristina Kirchner.

   Otro de los imputados que amplió su declaración indagatoria es Martín Larraburu (ver aparte), quien de acuerdo a los cuadernos de Centeno habría recibido dinero de manos del empresario arrepentido Juan Carlos de Goycoechea (ex directivo de la española Isolux) y luego se lo habría entregado a su jefe.

   De Goycoechea, otro de los arrepentidos que estuvo detenido, también amplió su indagatoria ante Bonadio. Fue el primer arrepentido de la docena de empresarios que luego siguieron su camino y dijo haber hecho aportes para la campaña electoral de Cristina Kirchner.

   El listado de empresarios que buscan convertirse en "arrepentidos" crece día a día en la investigación que inició con los cuadernos del ex chofer de Roberto Baratta. Los manuscritos, según el fiscal Carlos Stornelli, se convirtieron en una "bitácora del delito".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario