Política

"Fue un error que Madres de Plaza de Mayo se dedicara a hacer viviendas"

Lo dijo Oscar Lamberto, representante del oficialismo en la Auditoría General de la Nación. Le respondió al jefe de Gabinete Jorge Capitanich y defendió el dictamen que detectó irregularidades en el plan Sueños Compartidos.

Sábado 15 de Febrero de 2014

El auditor general de la Nación en representación del oficialismo, Oscar Lamberto, consideró hoy un  “error” que una entidad con la “trayectoria” de Madres de Plaza  de Mayo “se dedicara a hacer viviendas” y confió en que el informe  que detectó graves irregularidades en el plan Sueños Compartidos  sea debatido en el Congreso.

Lamberto replicó afirmaciones del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, quien acusó a la Auditoría General de la Nación (AGN) de  ser “una herramienta de oposición política para atacar al Gobierno”  y defendió el informe, que registró un desvío de 42 millones de  pesos en la construcción de viviendas sociales.

El ex legislador sostuvo que la AGN, que conduce el radical Leandro Despouy, “no es un órgano de la oposición” y manifestó que  ese cuerpo “utiliza metodologías científicas” y el caso de  Sueños  Compartidos “fue un pedido del Congreso a la Auditoría”.

En declaraciones a radio América, Lamberto advirtió sobre el gran “desorden” contable con el que se encontró la AGN para llevar  adelante la investigación, que detectó gravísimas irregularidades  en el programa habitacional ejecutado por la Fundación Madres de  Plaza de Mayo, de Hebe Pastor de Bonafini, Sergio Schoklender  (apoderado) y Pablo Schoklender (a cargo del departamento de Compras). 

“Fue un error que una entidad con la trayectoria, el nombre, el prestigio, la gloria (de Madres de Plaza de Mayo) se dedicara a  hacer viviendas, porque esto significa meterse en algo nuevo que  es complejo y que requiere de una cierta experiencia en un tema en  el que interactúan tantísimos gremios, factores y sectores como es  la construcción”, alertó Lamberto.

Reflexionó que “la experiencia que uno tiene que sacar de esto es que las viviendas se tienen que hacer de otra manera”.

El auditor resaltó: “Lo que nosotros hacemos es constatar  los hechos; la responsabilidades (de desenmascarar a los culpables o  condenarlos) son o del Congreso o la Justicia”.  En tal sentido, señaló que en este momento el informe de la AGN “está en manos de la Comisión Mixta Revisora de Cuentas, que es  el nexo con el Parlamento”.

“El trámite ahora es que la comisión lo trate, haga el despacho y el giro, y aconseje al Parlamento destino de expediente”,  explicó.  Lamberto confirmó que “el hallazgo importante” de la investigación llevada adelante por la AGN es la existencia de “unos 42  millones de pesos que salieron de la administración central y nunca  llegaron a la Fundación”.

“Sabemos que salieron y no llegaron. El problema, al no tener la contabilidad de Madres, es que uno no puede determinar el final  del ciclo, lo que detecta es el faltante”, indicó.  Cuando se le preguntó si esos fondos fueron a parar a cuentas personales, Lamberto comentó: “El manejo financiero desde el punto  del banco era bastante complicado, porque había cheques que se  cobraban en ventilla u otros que los cobraban empresas que parecían  no tener vínculos con una empresa constructora,  por ejemplo una  empresa cerealera”.

“El primer problema de una auditoría es que cuando uno encuentra desorden después seguramente también detectará  irregularidades  y, en este desorden, fue también muy dificultoso hacer la tarea“, completó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS