Política

Filmus asegura que no se bajará del ballottage contra Macri

Dijo que más de la mitad de los porteños votará en contra del modelo que propone el PRO Proyecto Sur, Coalición Cívica y la UCR dijeron que la segunda vuelta es "innecesaria"

Miércoles 13 de Julio de 2011

Los candidatos de la ciudad de Buenos Aires plantearon sus discrepancias en torno a la conveniencia de llevar adelante la segunda vuelta electoral, tras la amplia diferencia que obtuvo el jefe de Gobierno Mauricio Macri sobre el kirchnerista Daniel Filmus. Pero, el propio Filmus ratificó que dará pelea en el ballottage previsto para el 31 de julio.

El candidato a jefe de gobierno porteño por el Frente para la Victoria aseguró que "el voto de la ciudadanía nos puso en el ballottage y por eso jamás se romperá ese compromiso" y agregó que de cara a la segunda vuelta "hay más de la mitad de los porteños en condiciones de elegir otro modelo".

El compromiso. En ese sentido, el candidato del kirchnerismo sostuvo que "jamás existió la menor duda" de no participar en el ballottage porteño, y cuestionó a quienes "manifiestan su defensa a ultranza de las leyes y ahora aguardan que rompamos el compromiso".

"Hicimos una muy buena elección en la primera vuelta y de ninguna manera Filmus se bajará. Por qué se va a bajar", señaló, por su parte, el ministro del Interior, Florencio Randazzo. Por otra parte, el ministro consideró que en la ciudad de Buenos Aires "hay un voto demasiado conservador", pero se manifestó "muy respetuoso" cuando "nos acompañan y cuando no nos acompañan", diferenciándose así de las duras críticas del músico Fito Páez hacia los porteños (ver aparte).

El ex postulante a jefe de Gobierno de Proyecto Sur, Fernando Pino Solanas, quien no cumplió con su objetivo de llegar al ballottage al quedar tercero, dijo que concretar la elección del 31 de julio "es una insistencia sin destino, es perder tiempo, dinero y más días de campaña". Además, lo analizó como "una falta de reconocimiento de los casi 20 puntos que obtuvo Macri sobre Filmus" y juzgó como "asombroso" que pueda haber segunda vuelta.

Asimismo, la ex postulante para jefa de Gobierno porteño de la Coalición Cívica, María Eugenia Estenssoro, evaluó que "la diferencia alcanzada por Macri se hace irreversible, por este motivo no entiendo la lógica de realizar el ballottage", dijo la referente del espacio de Elisa Carrió. "Me parece que lo único que se logrará es reforzar el voto contra el kirchnerismo y, de este modo, tanto Filmus como la presidenta (Cristina Fernández) saldrán más debilitados", opinó la senadora por la Capital.

Macri obtuvo el último domingo el 47,08 por ciento de los votos de la Ciudad, mientras que su principal contrincante Filmus alcanzó el 27,78 por ciento del total, lo que representa una diferencia de 19,3 por ciento. La amplia distancia entre ambos candidatos abrió un debate sobre la importancia de concretar la segunda vuelta el domingo 31 de julio, ya que Macri quedó a menos de 3 puntos de obtener la mitad más uno de los votos capitalinos.

Costo político. El jefe del bloque de diputados del PRO, Federico Pinedo, advirtió hoy a través de su cuenta de Twitter que "el kirchnerismo en lugar de insultar a los porteños, debería reconocer la derrota y bajarse del ballottage".

Desde la vereda opuesta, el líder piquetero Luis D'Elía también había considerado ayer que "estamos dispuestos a hacer lo que Daniel Filmus diga, pero él debe considerar la posibilidad de bajarse para no generar costos a Cristina Fernández".

Por su parte, la diputada y ex candidata radical a jefa de gobierno, Silvana Giúdici, sostuvo que "el resultado de la segunda vuelta electoral está cantado, pero eso no significa que no tiene que hacerse, la decisión depende de Filmus, si quiere seguir adelante y volver a ser derrotado".

"Tacaños y egoístas"

El titular de la Biblioteca Nacional, el kirchnerista Horacio González, afirmó que la ventaja que logró Mauricio Macri sobre Daniel Filmus demuestra que en la ciudad de Buenos Aires se instaló una “ideología tacaña, particularista, defensiva y egoísta”. González apuntó además a un sector social de los porteños que considera que se “deben tener actitudes inamistosas, actitudes vinculadas al cercamiento” y opinó que así empiezan a “preparar terrenos que terminan siendo fértiles para ciertas formas de racismo, no digo que haya racismo, pero preparación para ciertos estilos y antenas que captan formas de racismo que después el macrismo de alguna manera las recompone”. El titular de la Biblioteca Nacional evaluó que los resultados de la primera vuelta electoral demuestran que “lo que pasó” en la Capital Federal fue que “hubo constantes apelaciones a formar trincheras, a atrincherar la ciudad frente a una supuesta invasión exterior”. El intelectual, que integra la agrupación kirchnerista Carta Abierta, evaluó que en los últimos años “surgió una supuesta teoría del miedo o de la inseguridad”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario