Política

"Fernández es una oportunidad para instrumentar un nuevo contrato social"

Nicolás Trotta es| jefe de los equipos técnicos de la fórmula Fernández-Fernández. Rector de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (Umet). Ocupó diversos cargos en la administración pública.

Domingo 13 de Octubre de 2019

El coordinador de los equipos técnicos del Frente de Todos, Nicolás Trotta, reivindica a la dupla Fernández-Fernández, rechaza cualquier posibilidad de cortocircuito futuro y deja expresadas las fundamentaciones. "Los que tienen dudas sobre el rol de Cristina desconocen que fue la primera persona que dio un paso para la construcción de la unidad", afirma, con la seguridad de quien conoce desde hace muchos años a los dos personajes.

"El presidente va a ser Alberto, pero hay que reconocer la enorme trascendencia política que tiene Cristina. La fórmula es un activo que hay que valorar", dice Trotta en una entrevista con LaCapital. El dirigente vino a presentar el documental "Latinoamérica, territorio en disputa" y mantuvo reuniones con referencias del peronismo, incluso del ámbito sindical.

"Alberto Fernádez una ventana de oportunidades para instrumentar un nuevo contrato social, que demandará paciencia y generosidad", manifiesta el jefe de los equipos técnicos del Frente de Todos, quien, sin embargo, prefiere no cruzar la raya y evitar responder sobre los nombres de los futuros ministros.

—¿Qué contempla y cómo fue el trabajo de los equipos técnicos?

—Coordinamos un trabajo con Virginia García, que fue senadora por Santa Cruz. Intentamos hacer una búsqueda de perfiles vinculado a lo académico, a lo científico y, a partir de allí, constituimos 25 comisiones. A cada una le pedimos un claro diagnóstico y luego lo propositivo, el enclave de un nuevo contrato social en cada una de las áreas y cómo deben ser las políticas públicas.

—Usted conoce a Fernández desde hace dos décadas. ¿Cómo definiría al personaje?

—Es una de las personas que más conoce el funcionamiento del Estado por la responsabilidad que tuvo. Tiene una profunda sensibilidad social y entiende que el país tiene que atravesar un período de consenso. En la búsqueda de construcción de candidaturas adentro del peronismo lo hizo, hasta llegar a una postulación que él no buscaba. Alberto es una ventana de oportunidades para instrumentar un nuevo contrato social, que demandará paciencia y generosidad. El futuro gobierno asumirá con una fuerte crisis social y muchos condicionamientos externos. Hay más de 154 mil millones de dólares de vencimiento entre 2019 y 2023.

—¿Ese consenso que buscará Fernández tiene hoy receptividad entre los empresarios?

—Estos cuatro años fueron negativos para todos. La crisis es un aprendizaje para todos. El sector financiero que venía duplicando año a año su tasa de rentabilidad, hoy tiene un capital que vale el 30 o 40 por ciento de lo que valía hace cuatro años. Hay que fortalecer el mercado interno a partir de la recuperación de salarios. Hoy, los salarios, comparando con diciembre de 2015, han tenido una caída del 19.1 por ciento.

—¿Y cómo se recuperarán los salarios durante un gobierno peronista?

—Poniendo en marcha la economía. Hay que poner los recursos para salir de la crisis no para pagar una deuda que no tuvo impacto positivo. Hay que salir de la burbuja especulativa para permitir que las pymes produzcan. El primer paso lo tiene que dar el sector privado para recomponer salarios. Podemos terminar 2019 con una inflación no menor al 55 por ciento, la más alta desde 1991, rompiendo el récord del 2018. Hay que sentar trabajadores , empresarios, gobernadores. Y empezar a pensar en revertir la tendencia.

—Ahora bien, los monotributistas, por ejemplo, han recibido con alivio la decisión del gobierno de no cobrar una parte importante. ¿Qué va a hacer el gobierno de Fernández, si es que gana?

—Todo está en debate. No hay un listado de medidas ni medidas mágicas. El problema de la Argentina es la macroeconomía y que se abrazó a un modelo especulativo. El gobierno llevó a un proceso de endeudamiento de más de 190 mil millones de dólares, y más de la mitad se terminó fugando en estos cuatro años. El gobierno está planteando un bono de cinco mil pesos sin haber sentado a todos los sectores de la economía para evaluar qué podía hacer cada uno. El gobierno actual no puede desactivar las bombas que dejá, y deberá hacerlo el próximo.

—¿Fernández decidió la disolución del Ministerio de Seguridad?

—Todavía no hizo pública la estructura ministerial ni los ministros que la integrarán. Es un momento de pensar políticas y consolidar la victoria electoral.

—¿Qué puede esperar la provincia de Santa Fe del vínculo Fernández-Perotti?

—Es un vínculo que se afianzó en los últimos meses. La unidad que se dio en Santa Fe fue muy importante, no sólo por la candidatura de Perotti. Se incluyó a todos los sectores del peronismo, y ha sido muy importante el rol de Perotti en la campaña de Alberto y Cristina. Fue muy simbólico el acuerdo que se rubricó en la Facultad de Derecho, una iniciativa de Perotti que sirve para la construcción de un nuevo modelo federal.

—No se los ve juntos muchas veces a Fernández y a Cristina. ¿Cómo está esa relación?

—Es una relación muy estrecha, y los que tienen dudas sobre el rol de Cristina desconocen que la primera persona que dio un paso para la construcción de la unidad fue ella. El resultado electoral que se viene reflejará la tragedia del macrismo a la hora de gestionar pero también por la capacidad del peronismo de consagrar la unidad. Hay que cuidar esa unidad. El desafío será administrar las miradas diferentes. Hay que cuidar la pluralidad, y tener una fórmula que sintetice el aprendizaje de esos 12 años de gobierno.

—¿Y cómo será la relación con Kicillof, si gana en la provincia de Buenos Aires?

—Con Kicillof, con Schiaretti, Perotti —y ojalá con Lammens— van a estar las mayores jurisdicciones del país. Kicillof será un gran gobernador, y habrá una fuerte articulación con la provincia. El desafío es la resolución de problemas estructurales.

—El gobierno nacional impulsó y acicateó las causas contra Cristina. ¿Un gobierno de los Fernández impulsará y acicateará las numerosas causas que tiene Macri?

—Tiene que haber Justicia independiente del poder político de turno, de la política y de los sectores económicos. Lo que no puede pasar es que un resultado electoral haga inocente o culpable a una persona. La inocencia o la culpabilidad la tiene que demarcar una Justicia independiente. Ojalá que nuestra sociedad pueda ver nacer espacios que en tiempo y forma definan la responsabilidad frente a determinados delitos.

—¿Fernández disolverá la AFI?

— Es un tema complejo, y tengo confianza en que Fernández convoque a las mejores personas para asumir esas responsabilidades.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS