Política

Fernández aclaró que en su eventual gobierno no habrá"un poder bicéfalo"

El ex jefe de Gabinete reconoció la necesidad de "ser mejores" para "no caer en los errores" que cometió la anterior administración.

Lunes 01 de Julio de 2019

El precandidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, afirmó ayer que un eventual mandato junto a la senadora Cristina Kirchner como vice "no será un poder bicéfalo".

En esa línea, manifestó estar "seguro" de que su compañera de fórmula "nunca se pondrá en contra" suyo, aunque reconoció la necesidad de "ser mejores" de lo que fueron para "no caer en los errores" que, a su entender, cometidos por el gobierno anterior.

"Cristina es Cristina y yo soy yo. Los dos sabemos el rol qué nos toca cumplir. Si la gente nos da una oportunidad más, no la vamos a desaprovechar", dijo Fernández. Y reclamó la necesidad de "escribir otra historia" que no tenga "nada que ver" con su época ni con la de la ex presidenta.

En ese marco, quien fuera jefe de Gabinete entre 2003 y 2008 cuestionó "el cepo", el "déficit fiscal", el "ocultamiento de la pobreza", "la investigación de la muerte de Nisman" y el "acuerdo con Irán" durante la gestión anterior y aseguró, de cara al futuro, que sin dejar de negociar con el Fondo Monetario Internacional (FMI) será necesario "dar incentivos para que la economía crezca" y también analizar "dónde se ajusta".

Fernández reconoció, asimismo, que "las cuentas del Estado estaban desequilibradas", que "no se soporta más la presión tributaria" y que "se ha bajado el gasto de manera irresponsable en algunos casos".

En un eventual gobierno que lo tenga como presidente, adelantó que revisará la reforma previsional de 2017 que, según dijo, "empobreció a todos los jubilados", al igual que lo hará con las tarifas de servicios públicos que, si bien dejó en claro que no daría marcha atrás con los aumentos, habría que "desdolarizarlas". Y aseguró que, "en la medida en que la pobreza siga, los planes hay que mantenerlos".

Acerca del involucramiento de su compañera de fórmula en la supuesta adjudicación amañada de obras públicas al detenido empresario Lázaro Báez, dijo que se las dieron por tener "un diferencial" respecto del resto por ser "local" y contar allí con maquinaria y personal, entre otros elementos, y que eso no fue "delito" sino, en todo caso, un "descuido ético".

Respecto del debate en torno a ex funcionarios detenidos, afirmó: "Nunca hablé de presos políticos. Digo que hay detenciones arbitrarias. El preso político es alguien que no tiene una causa abierta, y acá todos tienen causa abierta. Lo que sí digo es que las detenciones arbitrarias recaen sobre opositores y eso le da un tufillo político".

Sin rencores

"No esperen de mí la persecución sobre nadie. Si me preguntan si tengo en carpeta una serie de nombres para echar de la Justicia, la respuesta es no", afirmó.

Por último, negó una voluntad de avanzar con una nueva ley de medios, aunque marcó la necesidad de debatir sobre el funcionamiento de, por ejemplo, Google y Facebook

"Para mí, Clarín es un diario, El Trece es una canal de televisión. Que digan lo que les plazca, que sean felices diciéndolo, yo me tengo que ocupar tengo cosas más importantes que resolver", sentenció.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario