Política

Falleció Carmen Argibay, primera mujer en llegar a la Corte en democracia

La magistrada se había internado el jueves 1º de mayo tras presentar síntomas de divertículos intestinales y fue alojada en el área de terapia intensiva. Fue presa política en la dictadura.

Domingo 11 de Mayo de 2014

La ministra de la Corte Suprema de Justicia Carmen María Argibay falleció ayer a los 74 años tras sufrir un paro cardíaco en el Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento, donde era sometida a diálisis por una afección renal.

   La jueza había sido hospitalizada a principios de mayo por una serie de afecciones respiratorias, cardíacas e intestinales.

   El deceso, que generó consternación en el mundo judicial y el arco político, se produjo pasadas las 14 de ayer, luego de varias internaciones en esa clínica para realizarse estudios y cuidados médicos por sus problemas de salud.

   La magistrada se había internado el jueves 1º de mayo tras presentar síntomas de divertículos intestinales y fue alojada en el área de terapia intensiva.

   Nacida el 15 de junio de 1939, Argibay fue presa política en la última dictadura e integraba la Corte Suprema desde el 3 de febrero de 2005. Fue la primera jueza del máximo tribunal nombrada por un gobierno constitucional.

   El Senado aprobó su pliego el 8 de julio de 2004 con 42 votos a favor (entre ellos la de la entonces senadora Cristina Fernández) de oficialistas y radicales, contra 17 de otros peronistas, entre ellos Eduardo Menem, Antonio Cafiero, Celso Jaque y Ramón Saadi.

   Autodefinida como atea, la magistrada se pronunció en varias oportunidades a favor del derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo (un respaldo a la despenalización del aborto), y por ello recibió críticas de la Iglesia Católica.

   En el ámbito internacional, Argibay había sido nombrada por la Asamblea General de la ONU jueza del Tribunal Criminal Internacional que juzgó crímenes de guerra en la ex Yugoslavia.

   Además, integró la Asociación Internacional de Derecho Penal y fue miembro fundadora de la Asociación Internacional de Mujeres Jueces, entidad que presidió entre 1998 y 2000. En Argentina fundó la Asociación de Mujeres Jueces.

   La vacante producida por su deceso no se completará, ya que está en vigor una norma que impulsó el gobierno que reduce a cinco el número de integrantes de la Corte y determina que no se cubrirán las vacantes que se produzcan hasta llegar a ese número.

Repercusiones. La muerte de la magistrada provocó reacciones de pesar en los ámbitos judicial y político por su defensa de los derechos de la mujer y de las instituciones de la República.

   El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, destacó que la funcionaria “tuvo una contribución al mejoramiento sustantivo de la calidad institucional”, y Ricardo Alfonsín, diputado nacional de la UCR, la evocó porque “impartía justicia con la ley y con su ejemplo de rectitud y decencia. La República lamenta su muerte”.

   “La vamos a recordar con muchísimo cariño; fue una mujer de mucha entereza y, sobre todo, una defensora incansable de la independencia judicial. Una luchadora por las cuestiones de género, a favor de cuestiones que no eran políticamente correctas, como la interrupción del embarazo. Una amiga fraternal”, la homenajeó Ricardo Gil Lavedra, ex camarista del Juicio a las Juntas.

   “Perdemos a una de las juristas más lúcida, reconocida e indiscutida de nuestro país”, lamentó el diputado nacional Julio Cobos, mientras que el presidente del bloque PRO en Diputados, Federico Pinedo, publicó vía Twitter: “Recuerdo a la gran jueza Carmen Argibay, jueza de la ley y no jueza del poder”. En tanto que el senador radical Ernesto Sanz la recordó como “un ejemplo de juez de un país tan necesitado de ejemplos”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario