Política

Enigmas a develar en la provincia impredecible de Santa Fe

Lunes 02 de Agosto de 2021

Santa Fe ya enfiló hacia las Paso del 12 de septiembre próximo sumida en el desconcierto institucional que alimenta la feroz interna de un peronismo que, dos años atrás, supo saborear el retorno a la Casa Gris de la mano de la consigna “la unidad en la diversidad”. Pero el tiempo, sobre todo en política, es veloz. Y el final de la compulsa es impredecible.

A contrapelo de la estrategia bajada por la Casa Rosada, la apuesta oficialista para las primarias terminó impactando en la ya ajada institucionalidad provincial (basta recordar la continuidad de la puja entre los Poderes Legislativo y Judicial) y configuró un escenario desconocido: un gobernador anotado como precandidato a senador nacional suplente y una vice con licencia sin goce de sueldo en carrera por una banca en la Cámara alta, a la par de interrogantes abiertos respecto de la continuidad de funcionarios en el gabinete santafesino.

Pero también la Legislatura se recortó como otro bastión conflictivo: si desde un principio la gestión de Omar Perotti encontró trabas para el avance de proyectos considerados clave (leyes de seguridad y conectividad), el mayor oleaje interno en el Frente de Todos (FdT) constituye un mal presagio.

Los liderazgos para 2023 están en juego, de ahí el resurgimiento de las diferencias sofocadas por la premisa que, en 2019, le abrió la puerta a la victoria en las urnas. Y así lo patentizó el reciente reproche de Alejandra Rodenas a su otrora compañero de fórmula respecto de una falta de sintonía con sectores del PJ, incluidos algunos de los que contribuyeron al triunfo en la provincia.

Santa Fe enfiló hacia las Paso sumida en el desconcierto institucional Santa Fe enfiló hacia las Paso sumida en el desconcierto institucional

Perotti decidió jugar fuerte, haciendo campaña a la par de administrar el territorio, y sin un aparente temor a pagar los costos de un eventual revés electoral con algo más de dos años de mandato por recorrer.

Agustín Rossi, contendiente directo de la lista que encabeza Marcelo Lewandowski, se apuntó en la competición con un historial limpio de derrotas internas, aunque con el desafío de convencer voluntades hacia afuera.

Por lo pronto, el ex titular de Defensa arranca la campaña sin la venia del Ejecutivo nacional, mientras que el perottismo saca provecho del aval de Cristina Kirchner.

En ese sentido, cómo obrará la Casa Rosada con los resultados electorales sobre la mesa, es otro de los enigmas a develar en los meses por venir en la provincia impredecible de Santa Fe.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario