Política

Encuentran restos óseos que podrían corresponder a Jorge Julio López

La Policía Bonaerense halló hoy restos óseos cerca de la ruta nacional 11, en el partido de  Magdalena, y peritos analizaban si corresponden al desaparecido Jorge Julio López, testigo determinante en el juicio contra el represor Miguel Etchecolatz.

Domingo 27 de Enero de 2008

Buenos Aires.- La Policía Bonaerense halló hoy restos óseos cerca de la ruta nacional 11, en el partido de  Magdalena, y peritos analizaban si corresponden al desaparecido Jorge Julio López, testigo determinante en el juicio contra el represor Miguel Etchecolatz.

Voceros policiales señalaron que el hallazgo consistió en un cráneo que fue sometido a un análisis de ADN y agregaron que  los resultados estarán en “48 horas”.

Esta mañana, personal de la comisaría primera de Magdalena, de  la DDI La Plata y bomberos arribaron a un paraje ubicado a un  kilómetro del hotel alojamiento conocido como La Florida, donde se  denunció la aparición de un cráneo.

Inmediatamente, peritos de la policía científica enviaron los  restos al laboratorio de investigación perteneciente al gobierno bonaerense.

Las fuentes agregaron que se estudiaban patrones para saber si  los restos encontrados pertenecen a Jorge Julio López.

El albañil, que fue visto por última vez el 17 de septiembre  del 2006, fue testigo clave en el juicio contra el ex comisario de  la bonaerense Miguel Etchecolatz.

El 17 de enero, el juez federal de La Plata Arnaldo Corazza,  que tiene a su cargo la causa por la desaparición de López, ordenó  un careo entre policías que participaron en un rastrillaje el 23  de setiembre de 2006 en la localidad de Atalaya, partido de  Magdalena, y el delegado municipal de entonces, Rubén Darío Durso.

En esa fecha, a cinco días de la desaparición de López, la  Policía Bonaerense realizó una serie de pesquisas para dar con su  paradero, entre ellas una practicada en Atalaya, donde perros  rastreadores habrían presuntamente encontrado en un colchón y prendas de vestir halladas en una casilla rodante una pista del albañil de  Los Hornos.

Cuarenta días más tarde, cuando los investigadores volvieron  con los perros, el rastro desapareció, lo que hizo suponer a  organizaciones de derechos humanos que las pistas habían sido  “plantadas” para confundir la búsqueda, según indicaron fuentes judiciales en esa oportunidad.

Justamente, distintas organizaciones sociales y de derechos  humanos realizaron, desde la desaparición del albañil, de 77 años, diversas marchas para reclamar su aparición con vida.

Según relevamientos periodísticos, el caso ya reunió más de  1.672.000 comunicaciones analizadas, entre estas casi medio millón  de llamados desde teléfonos celulares en la zona de La Plata, 500  operativos en más de 50 localidades y 549 personas investigadas  entre represores, militares, policías y viejos miembros del servicio  penitenciario. (DyN)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario