Política

"En 2019 habrá que pasar por arriba de la grieta de Macri y Cristina"

Juan Manuel Urtubey le cierra la puerta a la chance de una gran primaria peronista, con el kirchnerismo incluido.

Domingo 02 de Diciembre de 2018

Juan Manuel Urtubey le cierra la puerta definitivamente a la posibilidad de una gran primaria peronista, con el kirchnerismo incluido. "La Argentina tiene muy bien definido dos espacios políticos: el de Macri y el de Cristina. Yo trabajo en la construcción de un tercer espacio que busca pasar por arriba de esa grieta", sostiene en una entrevista exclusiva con LaCapital.

Pese a ser criticado por su relación cercana con Mauricio Macri, el gobernador salteño se horroriza por la mala situación económica del país, y acusa al gobierno de mala praxis, de llevar adelante una política errónea que complica a los sectores productivos y económicos. "Es muy complicado el estado del país", expresa.

—Hace unos pocos meses le hice una entrevista, y ahora todo sigue peor en el país.

—¡Qué bárbaro! Es verdad. Recién cuando lo saludaba me acordaba de la última charla que manteníamos en rosario. En ese sentido digo algo parecido: trato de ser optimista de una Argentina que vaya para adelante, que tenga un horizonte, pero lamentablemente, aparte de un rumbo incorrecto, en el rumbo elegido por el gobierno la cantidad de errores no forzados que cometen complica, realmente, a los sectores productivos, a la actividad económica en general. Es muy complicado el estado del país.

—Ahora bien, se empieza a ver más allá del gobierno. Al no haber respuestas y al acercarse las elecciones, el ciudadano común también dice, con mucha lógica: "No hay oposición". ¿Es una versión nihilista de la historia?

—Si hay oposición, sucede que todavía la sociedad argentina no obtuvo todavía lo que está buscando, y que es algo donde poder anclar sus ganas de ser optimistas. Un puerto al que poder llegar. Nuestro desafío desde la oposición debe ser construir ese espacio superador. Si no le damos una alternativa superadora a la gente, no servimos como oposición. Es una demanda todavía insatisfecha.

—Usted dice que compartir una primaria con Cristina "sería faltarle el respeto a la gente". ¿Por qué afirma eso?

—Porque estamos planteando proyectos diferentes. La Argentina tiene muy bien definido dos espacios políticos: el de Macri y el de Cristina. Yo trabajo en la construcción de un tercer espacio que busca pasar por arriba de esa grieta. Si uno plantea eso desde un mismo espacio, deja de ser diferente. Yo planteo que casi la mitad de los argentinos no está diciendo que quiere una instancia superadora, que no quiere ni a Macri ni a Cristina. Nuestro desafío es construir ese espacio. Si lo logramos construir, podemos discutirlo en las elecciones de 2019. Si no lo logramos vamos a quedar navegando entre esas dos aguas, que no le sirven a nadie.

—¿Pero no le están regalando ustedes, en el peronismo federal, la posibilidad de un triunfo a Macri?

—Es que yo creo que es más grande el espacio que busca una alternativa entre los dos. Hay una demanda ciudadana que busca algo diferente a la lógica Macri-Cristina. Tenemos que corrernos de ese lugar, y plantear con claridad una alternativa superadora. Depende nosotros.

—¿Y no hay ninguna forma de que el peronismo se dé una estrategia común? ¿Aun si la perspectiva es la reelección de Macri, no se van a confrontar esas diferencias en una primaria? Cristina se está reuniendo con empresarios, como abuenándose.

—No alcanza con el peronismo. Hay que ir hacia una construcción mucho más grande. Hay que ir a un verdadero gobierno de unidad nacional, definitivamente. Es más, hay que modificar nuestro sistema institucional. Hay que obligar, a través del sistema institucional, a ir hacia gobiernos de unidad nacional, de coalición. Sin reformar la Constitución, debiéramos modificar la ley que reglamenta la figura del jefe de Gabinete de ministros. Para que sea designado a propuesta del Congreso, y removido también por la misma metodología. Generar consensos, porque de lo contrario la cosa no camina.

—¿El macrismo es un episodio terminado en la vida política argentina?

—Hasta ahora no funcionó. Lleva tres años y la cosa no funcionó bien. No tiene mucho tiempo ni espacio para lograr la aceptación de la gente. Y yo pretendo ganarles a ellos.

—¿Considera probable que la candidata presidencial sea la gobernadora Vidal y no Macri?

—Yo creo que no. El referente del espacio Cambiemos es el presidente Macri. Es el dueño de ese espacio. Con lo cual, cualquier otro es lo mismo, pero menos. Una candidatura de Vidal a presidente es menos de lo mismo.

—¿Y esa primaria nacional que imagina adentro del peronismo federal con quién sería?

—Con Massa, con Pichetto. Y hay voluntad de participar de todos los partidos provinciales que gobiernan las provincias. Estoy hablando de Misiones, Santiago del Estero, Neuquén, Río Negro, y otros partidos que no gobiernan, pero tienen tradición regional y federal en los distritos, en sus provincias. Y hay sectores del espacio progresista, no necesariamente del socialismo de Santa Fe.

—¿Están afuera de esa construcción los socialistas santafesinos?

—Estamos hablando, pero falta mucho. Pero sí hay otros sectores que están dispuestos a ser parte de un gobierno de unidad nacional. Espacios de no tanto volumen, pero muy vibrantes en términos de pensamiento. Espacios progresistas, sectores desencantados del radicalismo. En mi cabeza, yo no veo a futuro un gobierno que no sea de unidad nacional. No sólo lo digo por lo electoral, sino también por la necesidad de generar consenso. Sin eso, a la Argentina le va a costar salir.

—Hay algo que el gobierno está haciendo bien, al contener a los sectores sociales más bajos. Pese a lo que se dijo hace unos meses, no hay estallidos.

—En buena hora que no haya estallidos, porque me parece que hay una gran conciencia ciudadana. Pese a las dificultades, y viviendo los momentos difíciles por los que transcurre el día a día del país, gran parte del pueblo argentino se dio cuenta de que con un estallido empeora todo y empeoramos todos.

—Dijo que no le alcanzaba el sueldo de gobernador para vivir y se desató un escándalo.

—Me lo sacaron de contexto. Yo no vivo de la política, y quiero ser franco, aun pecando de políticamente incorrecto: no vivo de mi sueldo de gobernador. Ni yo ni mi familia. Tengo mi actividad productiva, mi mujer es una actriz y modelo exitosa. Tenemos una vida que no depende del sueldo de gobernador. Obviamente, sacado de contexto, queda feo.

—¿Por esas repercusiones decidió donar su sueldo de gobernador?

—Sí, para que no quede ninguna duda. Yo no vivo de la política, vivo para la política. Tengo una profunda vocación. Trato de ser absolutamente franco, aunque no sea políticamente correcto.

—¿Si no es presidente, se va a su casa?

—Yo no necesito cargos, estoy colaborando en la construcción de un espacio que gane las elecciones y transforme la Argentina. No estoy buscando un lugar personal. Si no transformamos este país, ¿de qué sirve ocupar cargos públicos?

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});