Política

Emergencias: oficialismo y oposición podrían acordar tratarlas por separado

El PS planteará a Perotti que se elabore una ley por tema. El PJ aceptaría, pero advierte: "Tiene que haber compromiso de tratarlas y acompañarlas".

Domingo 02 de Febrero de 2020

El tratamiento por separado de cada una de las cuestiones que integran la ley de emergencias, ahora rebautizada de necesidad pública, podría abrir una ventana de oportunidad para que el oficialismo y la oposición de la provincia acerquen posiciones y, según como se desarrolle la negociación, se apruebe eventualmente la norma que reclama desde el 11 de diciembre pasado el gobierno de Omar Perotti. Por lo pronto, el jueves próximo retomará la actividad en ambas Cámaras.

    Con el objetivo de salir del bloqueo legislativo, mañana Perotti y el ministro de Gobierno, Justicia y Derechos Humanos, Esteban Borgonovo, recibirán en la Casa Gris a las autoridades santafesinas de la UCR. El martes será el turno del Partido Socialista (PS).

   El presidente del bloque socialista en Diputados, Joaquín Blanco, adelantó a La Capital que plantearán a Perotti y a Borgonovo que las distintas emergencias (alimentaria, social, sanitaria y en seguridad) puedan ser abordadas por separado y no en un proyecto único.

   “Ojalá que el Ejecutivo sea permeable a recibir sugerencias y que pueda considerar la propuesta de discutir esos temas con la particularidad que amerita”, señaló el legislador.

    En el peronismo no cierran la puerta a esa opción. El presidente del bloque Justicialista de la Cámara baja, Leandro Busatto, subrayó que irán a la Legislatura “con la vocación de discutir todo” y reconoció: “No tenemos problema en que se traten leyes separadas o se desglosen”.

Sin embargo, advirtió: “Tiene que haber un compromiso de tratarlas y de acompañarlas, aún con modificaciones. No tenemos una visión sesgada, pero si alguno cree que son temas separados como compartimentos estancos, se equivoca”.

    La realidad es que el peronismo necesita del apoyo de la oposición para conseguir los votos necesarios para aprobar la ley y, de ese modo, obtener las herramientas que demanda el gobernador.

    El problema no es el Senado, donde el PJ logró cohesionar su bloque y se descuenta que dará media sanción al proyecto, sino en Diputados. Allí el peronismo tiene seis bancas sobre 50. El resto se reparte entre el Frente Progresista (28), Juntos por el Cambio (5), Somos Vida y Familia (4), Somos Vida (2), Frente Social y Popular-Ciudad Futura (2), Igualdad y Participación (2) y Frente Renovador (1).

    En ese marco, aunque en los bloques minoritarios prima la cautela sobre el proyecto que ingresará a la Cámara, alta a más tardar el miércoles (ver página 15), sus votos cobrarán relevancia en el caso de que algún sector legislativo del Frente Progresista se haga eco del pedido de intendentes y jefes comunales del propio espacio político para que se apruebe la ley y, de ese modo, aliviar su propio rojo fiscal.

    Por caso, el intendente de Rosario, Pablo Javkin, se pronunció días atrás a favor de la aprobación de la necesidad pública. “Hay que lograr acuerdos, se requieren herramientas para enfrentar la crisis”, solicitó el líder de Creo.

Tensión

Sin embargo, para que no se repita el escenario de finales de 2019 y se rechace de nuevo el paquete legislativo, oficialismo y oposición deberían aprovechar las reuniones pautadas para bajar la temperatura política de la provincia, después de un enero caliente.

    En ese sentido, para Busatto “es importante recuperar el buen diálogo con las otras fuerzas y terminar de reacomodar los perfiles de la política de 2020 en Santa Fe. La oposición tiene que acostumbrarse a ser oposición, no a querer cogobernar, y nosotros a conversar con la oposición, entendiendo que son parte del mapa político y en la Cámara de Diputados son la mayoría”.

    Y agregó: “La política ha entrado en los últimos 60 ó 90 días en un espiral de discusión que no tiene sentido para los ciudadanos. Está frenando debates necesarios que la política y la sociedad tienen pendientes en la provincia”.

    Blanco, por su parte resaltó que vienen reclamando un espacio de diálogo con el gobierno y aseguró: “Si se admite el rol de la oposición, y hay una voluntad de construir acuerdos legislativos, estamos dispuestos a sentarnos a trabajar y poner todos los elementos arriba de la mesa para poder discutir las leyes que está enviando el Ejecutivo”.

    No obstante, el socialista advirtió: “Es necesario del gobierno esa voluntad de dialogar, de ceder, de construir acuerdos y, obviamente, partimos de un lugar no auspicioso. Tenemos un diagnóstico diferente de la realidad, sobre todo de la situación económica de Santa Fe”.

Sin fondos

En ese contexto, Busatto alertó que si el proyecto corre la misma suerte que en diciembre, “hay un conjunto de políticas sociales que no van a poder lograrse en plenitud si no tienen herramientas extraordinarias como están en la necesidad publica”.    

    En la Casa Gris pretenden que la necesidad pública sea tratada antes del final de la primera quincena de febrero ya que, más allá de la suerte que corra la iniciativa, la gestión de Perotti por entonces deberá cumplir, de algún modo u otro. distintos compromisos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario