Política

"El triunfo del peronismo reconfigura el poder político provincial"

El politólogo Hugo Quiroga dijo que la inseguridad fue la principal razón de la derrota del Frente Progresista.

Domingo 23 de Junio de 2019

Hugo Quiroga Bio | Profesor titular de teoría política de la Facultad de Ciencia Política de la Universidad Nacional de Rosario, Investigador del consejo de investigaciones y profesor en la Universidad del Litoral.

“La razón número uno de la derrota del Frente Progresista fue la inseguridad”. Así de contundente es la definición del politólogo Hugo Quiroga. “Omar Perotti tuvo un discurso cuidado, mantuvo siempre la misma línea de moderación. Siempre se dirigió al centro, a la clase media, no se movió. Y el eje del problema de la seguridad es el gran tema en la provincia”, sostiene el politólogo a la hora de analizar los resultados que se dieron el domingo pasado.

   El profesor de Teoría Política asegura que en la provincia de Santa Fe amanece una reconfiguración del poder político, que tiene un nuevo dueño: el peronismo. En una charla profunda, con mucha pulpa, Quiroga describe los pormenores de las elecciones provinciales y avisa que Perotti deberá dar respuestas rápidas y eficientes a lo que fue su casi exclusiva promesa de seguridad, orden y paz.

   Para él, la derrota del oficialismo pese a la multiplicidad de obras y a la inexistencia de episodios de corrupción, obedece a la multicausalidad de las derrotas y las victorias en la política. En ese contexto, cita a Hobbes: “Voy a recurrir a mi condición de profesor de Teoría Política: Hobbes, en el Siglo XVII, decía que lo fundamental era preservar la vida. Y preservar la vida es que no te maten y tengas seguridad física”.

   —¿Cuál es el trazo grueso de las elecciones en la provincia y Rosario?

   —Hay una confirmación de lo que sucedió en las Paso. Ahí se estaba anunciando la recuperación muy clara del peronismo, era muy notable la diferencia con el Frente Progresista. Al final, Perotti logró una diferencia clara. Y en Rosario, Javkin logró retener la ciudad de Rosario para el Frente, con una diferencia mínima. También fue muy importante el voto religioso y pro vida de Amalia Granata. El escenario el que se podía estimar tras la Paso. Hay una reconfiguración del mapa político y de poder en la provincia, que pasa a estar a manos del peronismo. Es un peronismo unido, integrado por sectores reutemistas y kirchneristas.

   —Pragmatismo puro, peronismo puro.

   —Perotti tuvo un discurso cuidado, mantuvo siempre la misma línea de moderación. Siempre se dirigió al centro, a la clase media, no se movió. Y el eje del problema de la seguridad es el gran tema en la provincia. “Orden y paz”, fue la consigna. Alguien decía que esta era una consigna vieja, parecida a las del Siglo XIX.

   —A Roca.

   —Sí, pero en el siglo XXI esta consigna tuvo efecto político. Tuvo su efecto en la realidad.

   —Históricamente, el peronismo ganaba el norte, y el socialismo mejoraba sus performances a partir del centro norte, con diferencias electorales muy grandes en Rosario. No se dieron cuenta que Rosario debía ser su principal sostén, y que, si perdían acá, perdían todo. Y así pasó.

   —Ganar Santa Fe para el Frente significaba ganar Rosario. Siempre fue así. No había forma de ganar la provincia sin ganar Rosario. Ese fue un problema.

   —¿Cómo se explica que haya perdido el oficialismo en lugares donde se hicieron grandes obras y cuando no hubo episodios de corrupción? Fein pierde con un periodista deportivo que hace sus primeras armas, y hubo caída en Reconquista donde se hicieron muchas cosas.

   —Es difícil de entender para el votante del Frente Progresista, y de explicar para nosotros. El voto tiene múltiples causas, no sólo se vota por las obras, también por otras dimensiones más subjetivas. Treinta años en el gobierno crea un cansancio, una fatiga. Aunque no haya habido corrupción y se hayan hecho obras. Eso se escuchaba, había comentarios de cierto cansancio, aunque se hayan hecho obras. Hay componentes ideológicos, culturales, políticos, sobre todo en Rosario, que tiene una fuerte clase media que tiene aspiraciones y demandas. En los barrios hay otras expectativas. No se puede sustentar el voto sólo en el tema obra pública y cultura. Se embelleció la ciudad, hubo un plan estratégico para el área metropolitana. Y se perdió. Es difícil responder por qué.

   —La razón número uno es la seguridad. El votante privilegió ese tema y votó al peronismo que, además, no tenía responsabilidad ni en la inseguridad ni en la crisis económica. Sacó buen partido de las cuestiones nacionales y provinciales tan traumáticas.

   —Sí, la razón número uno es la seguridad.

   —¿No hay una creencia errada en el progresismo, respecto de que si ponen al tope de la gestión el tema seguridad los van a tildar de derecha?

   —La seguridad no es de derecha ni de izquierda. Es un bien público que reclaman todos los ciudadanos. Los de clase social baja y los que tienen muchos bienes, y ese bien público es fundamental. Voy a recurrir a mi condición de profesor de Teoría Política: Hobbes, en el Siglo XVII, decía que lo fundamental era preservar la vida. Y preservar la vida es que no te maten y tengas seguridad física. Para eso, Hobbes pensaba la existencia del Estado. El Estado debe preservar la vida y la seguridad de las personas. En la provincia de Santa Fe hay que hacer la distinción entre delitos que son federales y otros de jurisdicción provincial.

   —Pero a la gente no le importa. Y con razón. Pide seguridad.

   —No sólo que no le importa, sino que a la hora de evaluar si se vende droga o cuestiones por el estilo le traslada culpas a la provincia e, incluso, a la intendenta. Para Perotti será un gran desafío cumplir su promesa, casi su única promesa.

   —Desde el minuto uno tiene que cumplirla, porque para eso pidió el voto.

   —Tiene que cumplir lo que prometió. El dijo “paz y orden” y “Yo voy a ser el jefe de policía”. Eso es un gran compromiso y un gran desafío para Perotti, porque si al año esto sigue igual, estará en problemas.

   —El triunfo del peronismo no fue arrollador, y hay un sector muy importante de la sociedad que no lo votó, y que lo pondrá bajo la lupa.

   —Cuatro puntos de diferencia no es mucho, y el elector no peronista es muy importante en Santa Fe. Y ese electorado va a exigir en esta materia, en la que Perotti puso mucho énfasis, y tendrá que dar cuenta de eso.

   —El Frente Progresista se creó para derrotar al peronismo, que gobernó 24 años. Apareció Cambiemos, el escenario de dos se convirtió en tres, y perdió el Frente Progresista.

   —Cuando desapareció el escenario de dos, se benefició el peronismo. Hay que tener en cuenta las características de las coaliciones.

   —El peronismo tuvo la extraordinaria virtud e inteligencia de juntarse para ganar. Y el líder es el que gana.

   —Eso le permitió ganar. Eso fue así. La virtud del peronismo fue haber privilegiado la unidad por encima de las diferencias.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario