Política

"El sistema de voto electrónico no da garantías, es muy vulnerable"

Javier Smaldone lleva adelante la campaña #BoletaÚnicaEnPapelYa. Advierte diversos problemas.

Domingo 04 de Noviembre de 2018

El próximo 10 de diciembre se cumplirán 35 años de la recuperación democrática en la Argentina, pero salvo en algunos distritos, como Santa Fe y Córdoba (y solo para elecciones provinciales), en el país se sigue usando desde hace casi 100 años el mismo sistema de votación: la boleta sábana de papel. Aún así, Javier Smaldone, especialista en sistemas informáticos, prefiere esa modalidad electoral a la de introducir cualquier tipo de dispositivo electrónico en la emisión de voto. "No da garantías y se ha demostrado que es muy vulnerable", sostiene.

Smaldone lleva adelante una "cruzada" para imponer en todo el país la boleta única de papel, el sistema que utiliza Santa Fe para los comicios provinciales. Al mismo tiempo, es un opositor nato al voto electrónico, modalidad que quiere introducir el gobierno nacional y que ya cuenta con media sanción en Diputados, pero está trabada en el Senado. "De los 20 países que lideran los índices de desarrollo humano, según la ONU, 19 votan con la boleta única de papel. Los que usan el voto electrónico son Brasil, Venezuela, Namibia, India y la República Democrática del Congo", ejemplifica.

—El gobierno de Macri, dentro del proyecto de reforma política, insiste en que se debe implementar el voto electrónico. ¿Cuál es la principal objeción que hace usted a esta modalidad?

—La objeción es en general a cualquier dispositivo electrónico para emitir el voto. Es algo complejo, activo, que intermedia entre el votante y la computadora. Ahí nace el problema. A nadie se le ocurriría hacer una auditoría sobre las boletas. La auditoría de un sistema informático la tiene que hacer un grupo de especialistas. Hay sistemas electrónicos peores y mejores, pero ninguno brinda la garantía que da el papel. ¿Respecto de que? Del requerimiento fundamental de un proceso electoral, que es la garantía del secreto. El que quiere imponer el gobierno es un sistema donde se entrega una boleta con un chip, que luego emite un ticket al votante. No es seguro. Es muy vulnerable.

—¿Hubo algún fraude comprobado?

—No con este sistema electrónico en particular. Ahora este sistema se ha usado en un par de elecciones en Salta, en donde han habido denuncias. Antes que nada hay falta de garantías, y posibilidad de fraude con este sistema. Hemos hecho demostraciones en vivo en Diputados y en el Senado que se puede manipular ese sistema.

—¿Qué países utilizan el sistema electrónico de voto?

—Los únicos países que utilizan en elecciones nacionales son la India, Brasil, Venezuela, Namibia y la República Democrática del Congo. Hay dos países que lo utilizan parcialmente: Bélgica y Estados Unidos. En el resto de los países del mundo se vota con boleta única de papel.

—¿Y con boleta sábana?

—Los franceses, los españoles y algunos países nórdicos. Pero no votan con el viejo sistema francés que seguimos usando acá. No la ponen en el cuarto oscuro, sino en la mesa de fiscales: el votante tiene que retirar al menor dos boletas distintas para que no se sepa a quién va a votar.

—¿En los lugares donde se usa la boleta única de papel, como Santa Fe y Córdoba, se ha comprobado un salto en la calidad democrática institucional?

—Las mejoras que he visto es una baja sensible en las denuncias de fraude. No sé si los gobernantes que elegimos ahora son mejores que los de antes, lo que sí sé es que las elecciones han sido, en general, menos problemáticas.

—En Santa Fe, sin embargo, hubo problemas cuando Lifschitz le ganó al Del Sel por 1.400 votos...

—Pero el problema fue la escasa distancia entre los dos, en un padrón de más de 2 millones de personas. Cuando la diferencia es mínima, sufre cualquier sistema de votación. Pero imaginate si se hubiese votado con computadoras...

—¿Cuáles son los problemas del actual sistema de votación?

—Robo de boletas, votos cadena, boletas falsas. Todos esos problemas se solucionan con la boleta única de papel.

—Si ese sistema ha funcionado tan bien, qué es lo que impide que se aplique a nivel nacional?

—Las especulaciones políticas. En 19 de los primeros 20 países líderes en desarrollo humano, según las Naciones Unidas, se vota con boleta única de papel. Y no es que no haya políticos tramposos en Alemania porque son todos rectos. Avivadas hay en todos lados, pero claramente es el mejor sistema.

—¿Ve posible que se utilice la boleta única de papel en 2019?

—Lo veo difícil. Para Cambiemos en la boleta electrónica o nada.

—¿Aún con todas las objeciones que se le hace?

—Después de que se frena en el Senado, el Ministerio del Interior le pide al Conicet que reúna a un grupo de especialistas para que estudie la factibilidad de implementar algún sistema de emisión electrónica de voto. El Conicet forma un grupo de 10 o 12 especialistas de distintos lugares del país, con trayectoria importante. La conclusión del informe del Conicet es taxativa: no se recomienda en el corto ni el mediano plazo implementar un sistema de emisión electrónica de voto. ¿Quién más se lo tiene que decir?


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});