Política

El Senado se apresta a abrir el debate por el nuevo proyecto de Agencia de Inteligencia

La iniciativa oficial será analizada desde mañana en sesiones extraordinarias.

Lunes 02 de Febrero de 2015

La Cámara de Senadores comenzará mañana la discusión del proyecto del Poder Ejecutivo que plantea la disolución de la Secretaría de Inteligencia (SI), que será reemplazada por la nueva Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

La iniciativa, impulsada por la presidenta Cristina Kirchner en sesiones extraordinarias, empezará a ser analizada en el plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, Justicia y Asuntos Penales y posiblemente Presupuesto mañana a partir de las 11.

Según tiene previsto el bloque oficialista, la discusión en comisión no se extenderá más allá de este semana, ya que para la próxima tienen pensado el tratamiento en el recinto. La bancada que preside el rionegrino Miguel Pichetto tiene asegurada la aprobación del proyecto, que llegará a Diputados a mediados de febrero.

En la Cámara baja, el bloque que timonea la diputada Juliana Di Tullio tampoco tendría inconvenientes para cumplir con el pedido de la jefa de Estado.

El texto ingresó el viernes último al Senado, luego de que la Casa Rosada convocara formalmente a sesiones extraordinarias para todo el mes de febrero.

Además de la disolución de la SI, el proyecto establece un cambio de órbita para las escuchas telefónicas, que —según estipula el proyecto del gobierno— pasarán a ser manejadas por la Procuración General de la Nación, en manos actualmente de Alejandra Gils Carbó.

En tanto, la iniciativa establece la transferencia de “la totalidad del personal” a la nueva AFI, con “sus respectivos niveles, grados y categorías de revista escalafonarios”.

Impulsa, a la vez, “una profunda reformulación del proceso de ingreso” y el “fortalecimiento del control disciplinario” con un endurecimiento de las penas.

“El personal mantendrá sus respectivos niveles, grados y categorías de revista escalafonarios, sin perjuicio de la asignación de nuevas funciones derivadas de los sustanciales cambios previstos en esta ley”, afirma el proyecto.

El artículo 24 establece que “se deberá instrumentar una profunda reformulación del proceso de ingreso de personal a la AFI estableciendo criterios de transparencia en el marco del Plan Nacional de Inteligencia y las necesidades operativas”, así como también “fortalecer el control disciplinario de la conducta de los agentes”.

“Se deberá fortalecer el control disciplinario de la conducta de los agentes de la AFI adoptando criterios que faciliten la necesaria separación de aquellos agentes cuyas acciones sean o hayan sido incompatibles con el respeto a los derechos humanos o violatorios del orden constitucional. Se deberán supervisar las acciones de los ex agentes a fin de prevenir su accionar en tareas de inteligencia”, agrega la norma.

Cuestionamientos. La propuesta oficial, acelerada tras la trágica muerte del fiscal Alberto Nisman, fue duramente cuestionada por varios dirigentes de la oposición, que coincidieron en atribuirle a la presidenta Cristina Fernández el “fracaso” en el área. La oposición no sólo se manifestó en contra del proyecto, sino que también anunció que pedirá la interpelación del secretario de ese organismo, Oscar Parrilli, para que “explique el espionaje del que son víctimas jueces, políticos y periodistas”.

Un sector del radicalismo está abierto a la discusión

El diputado nacional e integrante de la Comisión Bicameral de Fiscalización de Inteligencia, Miguel Bazze (UCR), destacó ayer la necesidad de “abordar el tema de los servicios de Inteligencia” y se mostró dispuesto al debate parlamentario del proyecto del Ejecutivo de creación de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) al señalar: “Si el oficialismo está dispuesto a tomar en cuenta nuestras propuestas, nosotros estamos dispuestos a debatir”. El diputado se diferenció así de otros sectores de la oposición, incluidos algunos dirigentes de su partido, que inmediatamente después de conocerse el proyecto de reforma del organismo de Inteligencia, lo criticaron y anticiparon que no participarán del debate parlamentario que se iniciará este martes en comisiones.
  “Es una deuda de la democracia” señaló Bazze y aseguró: “No podemos opinar sobre el proyecto porque todavía no lo estudiamos en profundidad”. Dejó abierta la puerta a la participación de la UCR en el debate al señalar que “hay que abordar el tema de los servicio de Inteligencia. Hay que centralizar las tareas y avanzar en una reforma profunda”. También puntualizó como principales problemáticas del área de Inteligencia el manejo “de tanto presupuesto”, que juzgó “debe ser más transparente”. Si bien se mostró “dispuesto a debatir”, anticipó que “no vamos a aceptar acompañarlo (al proyecto oficial) a libro cerrado”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario