Politica

El radicalismo santafesino pendula entre el PS y el PRO

La muerte de Miguel Lifschitz cambió el escenario político y genera disyuntivas en la UCR sobre las alianzas electorales

Miércoles 12 de Mayo de 2021

Tras la reconfiguración del escenario político santafesino que abre la muerte de Miguel Lifschitz las tribus del radicalismo santafesino que jugaron hasta acá en el Frente Progresista empezaron a deliberar si sostienen la alianza con el PS o pegan el salto hacia Juntos por el Cambio.

Hasta la internación del presidente de la Cámara de Diputados de la provincia en todos los campamentos políticos, tanto oficialistas como opositores, trabajaban con la hipótesis de un escenario de tercios, con Lifschitz como primer nombre en la boleta para senadores de la alianza que gobernó Santa Fe entre 2007 y 2019.

Sin el ex intendente de Rosario todos tienen que rehacer la ecuación: sin una figura de ese calibre que pueda terciar entre el peronismo y el macrismo se instala en la provincia el formato agrietado de competencia electoral.

“Teníamos una puja de tres proyectos: dos con sellos importantes y sin nombres rutilantes, el Frente de Todos y Juntos por el Cambio, y uno sin sello importante pero con un candidato muy fuerte, que era Miguel —dice un dirigente radical—. El escenario cambia completamente”.

Los sectores que impulsaron el frente XXL —una propuesta a la que le bajaron el pulgar tanto Macri y Patricia Bullrich como el propio Lifschitz— reflotan la idea de un gran acuerdo opositor contra el peronismo.

En este grupo se encuentra sobre todo el NEO, el sector que integran el presidente del partido, Carlos Fascendini y los presidentes de bloque en la Legislatura, Felipe Michlig y Maximilano Pullaro. A nivel nacional se referencian en Martín Lousteau pero en la provincia se habían pegado a Lifschitz.

El socialismo va a tener que repensar su estrategia —advierten—. Una cosa es tener a Lewis Hamilton al volante, y otra no tener piloto”.

De todos modos, aseguran que se trata de posturas individuales: las definiciones empezarán a cocinarse la semana que viene. Al mismo tiempo, alertan que el tic tac electoral no se detiene y los tiempos se acortan.

En este contexto, cualquier definición que tome el radicalismo —que tiene una extensa presencia territorial en toda la provincia— incidirá en la oferta electoral.

Estrategias

Por su lado, en los espacios alineados con la estrategia nacional de la UCR leen que el escenario ya estaba polarizado antes del fallecimiento del antecesor de Omar Perotti. Incluso, deslizan que Lifschitz tenía pocas chances de convertirse en un elector fuerte.

Entre los dirigentes que tienen hace tiempo puesta la camiseta de Juntos por el Cambio se encuentran el diputado provincial Julián Galdeano y los ex intendentes de Santa Fe José Corral y Mario Barletta.

En el entorno de estos radicales aseguran que todavía ningún pope radical de los que hasta ahora integran el FPCyS se contactó con ellos para sondear un cambio de escudería, pero remarcan: “El electorado de clase media y del interior de la provincia vinculado a los valores del radicalismo van a ir a Juntos por el Cambio, más allá de adonde vayan los dirigentes”.

“Cada cosa que ocurre nos confirma que estábamos estratégicamente bien orientados: el frente de frentes fracasó y habrá Paso, por lo que no habrá un acuerdo de cúpulas para definir las listas”, se entusiasma un referente radical.

En otros bunkers comparten el análisis. Cuando Lifschitz estaba todavía internado y se dudaba de que pudiera competir en este turno electoral —aunque el peor final no aparecía en el horizonte— la eventual ausencia en las urnas del ex gobernador era percibida en el PRO como una oportunidad y en el peronismo como una amenaza.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario