Política

El PJ y el socialismo no aplanan la curva del recelo

Ni el avance del coronavirus sobre la geografía santafesina logra atenuar la desconfianza entre la Casa Gris y los socialistas, un signo de los tiempos que comenzaron a correr con el último dictamen de las urnas, a mediados de 2019.

Martes 11 de Agosto de 2020

Ni el avance del coronavirus sobre la geografía santafesina logra atenuar la desconfianza entre la Casa Gris y los socialistas, un signo de los tiempos que comenzaron a correr con el último dictamen de las urnas, a mediados de 2019.

La reciente acusación a Omar Perotti de no tener un plan de gestión colmó de rabia al oficialismo. Es que, apenas un mes antes, el rafaelino había recibido a la plana mayor del Frente Progresista (FPCyS), encabezada por el ex mandatario provincial Miguel Lifschitz. Pero no cesaron los cortocircuitos que marcaron el pulso de la transición y los primeros pasos del gobernador debutante.

La justificación de la lista de objeciones del PS a la administración peronista (seguridad y crisis social, laboral y productiva, entre otros) fue breve: "Al diálogo hay que continuarlo con hechos".

En la otra vereda visualizaron, al igual que la Casa Rosada con el macrismo, un déficit de la oposición a la hora de plantarse en un escenario surcado por el impacto sanitario y económico de una pandemia global.

El flamante acuerdo por el refinanciamiento de la deuda que la Municipalidad de Rosario mantiene con la provincia le permite a Perotti, por lo pronto, replicar con la figura de un rival político responsable, en este caso encarnada por el intendente Pablo Javkin.

Tan cierta como la embestida del Covid-19, que obliga a priorizar la gestión de la emergencia, es la proximidad de un 2021 que, hasta ahora, conserva la agenda electoral. En ese contexto, tanto el PJ como el Frente Progresista tienen mucho por configurar.

En particular, los socialistas procuran reafirmar su rol en el mapa político sin dejar de auscultar la relación entre radicales afines al FPCyS y sus pares sumados a Juntos por el Cambio (JxC), clave para la continuidad de la coalición —al menos en el formato conocido—.

Superado el retruque justicialista, en el PS deslizaron a La Capital que no se buscó polemizar con el gobierno sino describir la realidad en Santa Fe. Y enfatizaron que la voluntad de diálogo sigue firme. Lo mismo que el recelo entre las dos fuerzas con mayor peso político de la provincia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario