Política

El PJ condiciona el debate de la reforma laboral en el Senado para febrero

Pichetto, del interbloque Argentina Federal, dijo que el gobierno "primero deberá arreglar con los sindicatos" y defendió su posición dialoguista

Martes 02 de Enero de 2018

El jefe del interbloque Argentina Federal en el Senado, Miguel Pichetto, advirtió que el gobierno nacional "debe arreglar primero con los sindicatos" antes de enviar el proyecto oficial de reforma laboral al Congreso.

El senador peronista por Río Negro advirtió que no tiene interés en que se forme en la Cámara alta la comisión de Trabajo en febrero próximo, cuando en principio se podría tratar la iniciativa en sesiones extraordinarias.

Argentina Federal, bloque que reúne al peronismo, a excepción del kirchnerista Frente para la Victoria (FpV), no va "a jugar con los tiempos del gobierno", apuntó. "No estamos dispuestos a tolerar que se construyan iniciativas que no son defendidas por el propio gobierno. (El asesor del presidente Mauricio Macri, Jaime) Durán Barba cree que gobernar es hacer una elección", agregó.

Pichetto se expresó así días después de que Peña confirmara que el gobierno espera poder tratar el proyecto "en el marco del diálogo, en las extraordinarias de febrero", al tiempo que recordó que la reforma fue "consensuada con la CGT".

El triunvirato que encabeza la CGT había aceptado el proyecto antes de que el Ejecutivo lo enviara a la Cámara alta, pero el dirigente del gremio de Camioneros Pablo Moyano lo criticó y dijo que no permitiría "una Banelco en el Senado", en alusión al caso de sobornos de 2000.

Esa falta de cohesión interna de la central gremial y, especialmente, los dichos de Moyano llevaron a que Pichetto y los senadores justicialistas anunciaran en noviembre que habían decidido suspender el tratamiento del proyecto.

En ese momento, la pretensión de los senadores era que los tres secretarios generales de la CGT, Carlos Acuña, Héctor Daer y Juan Carlos Schmid, fueran a la Cámara alta en persona a defender el proyecto. También esperaban que Hugo Moyano se expresara al respecto y develara si las críticas de su hijo Pablo eran una posición personal o representaban al moyanismo, todavía fuerte en la central gremial.

"El peronismo expresa a 10 millones de personas que trabajan todos los días y no sólo a los sectores minusválidos de la sociedad", consideró Pichetto más adelante.

Sobre la posibilidad de confluir con el bloque kirchnerista en el Senado, sostuvo: "Tiene que haber una visión de país que podamos compartir, un proyecto político de reconstrucción del peronismo. Cristina Fernández de Kirchner tiene una visión de una oposición dura, casi en la periferia del sistema y una mirada de bloqueo institucional".

El senador se pronunció en contra del "bloqueo" de proyectos del Ejecutivo al señalar que "es la negación del Congreso, obliga al gobierno a recurrir a instrumentos como el DNU" (decreto de necesidad y urgencia). "Cuando uno alienta el incendio de la pradera, lo más probable es que cambien los vientos y se queme uno mismo", puntualizó.

Además, enumeró los beneficios que su bloque consiguió para sus provincias gracias a avanzar en el debate de las reformas impulsadas por el gobierno.

"Uno ayuda a mejorar la situación de provincias como Santa Cruz, que son definitivamente inviables, y del otro lado está la deserción, el no compromiso con el voto y el discurso por izquierda. Es un lugar cómodo", dijo.

"Si formamos parte de la discusión y logramos ventajas para nuestras provincias, ¿cómo no íbamos a votar?", inquirió sobre las reformas impulsadas por el gobierno.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario