Política

El peronismo santafesino sigue mirando con recelo a la intervención nacional

Olivera, jefe partidario, advirtió que todavía es incierta la fecha del congreso que fijará una posición institucional sobre la reforma constitucional.

Martes 24 de Abril de 2018

La aclaración de Julio Bárbaro, miembro de la flamante intervención del justicialismo a nivel nacional, respecto de que no existirían razones para que el PJ provincial corra la misma suerte no fue suficiente para tranquilizar al peronismo santafesino. "Si es cierto que piensan dejar que cada distrito arme su estructura como quiera, nuestra idea es repetir lo que hicimos en las últimas elecciones, a las que fuimos casi todos juntos y salimos en segundo lugar con un caudal de 500 mil votos", aseveró su titular, Ricardo Olivera. Además, el confirmó que la posición de la fuerza que conduce frente al proyecto de reforma constitucional que impulsa el gobernador Miguel Lifschitz "será institucional", aunque advirtió que el congreso partidario que deberá definirla todavía no tiene fecha cierta.

"Ni remotamente, no se le puede ocurrir eso a nadie. Que cada distrito que reame su estructura", había afirmado Bárbaro, en declaraciones exclusivas publicadas por La Capital el lunes pasado, al momento de descartar una intervención al PJ de Santa Fe.

No obstante, Olivera reconoció que esas palabras no aportaron una tranquilidad absoluta en la provincia: "Si es cierto que piensan dejar que cada distrito arme su estructura como quiera, nuestra idea es repetir lo que hicimos en las últimas elecciones, a las que fuimos casi todos juntos y salimos en segundo lugar con un caudal de 500 mil votos".

Entre las solidaridades recibidas (casi todos los partidos de la provincia repudiaron la intervención judicial al PJ nacional y, por ende, cualquier intento de hacer lo mismo en el distrito) y la rápida reacción del peronismo santafesino se había gestado la respuesta de Bárbaro.

Pero a Olivera no pareció gustarle nada el interlineado del responsable de la acción política del PJ nacional, que pareció contrariar incluso al propio interventor Luis Barrionuevo (quien dijo que la ex presidenta Cristina Kirchner será bien recibida) y criticó al justicialismo santafesino al sostener que "no gano nunca nada".

"Bárbaro parece inclinarse por poner una suerte de derecho de admisión, pero lo que nos dio el resultado electoral es una política de inclusión a la que no estamos dispuestos a renunciar", reafirmó el presidente del PJ provincial.

A su vez, el referente legislativo del kirchnerismo, el diputado provincial Leandro Busatto, también desmenuzó las declaraciones de Bárbaro.

"Está tratando de justificar algo que es imposible de hacer a partir de una usurpación del PJ avalada por una jueza (María Servini de Cubría). En ese marco, intenta claramente de desmembrar al partido en la mayor cantidad de sectores posibles, generando un proceso de división entre el peronismo y el kirchnerismo. Pero son la misma cosa, y el kirchnerismo es la actualización doctrinaria de la que en algún momento Juan Domingo Perón habló. La idea es desunir para desmovilizar, que es lo que le ha pedido el gobierno nacional y, de ese modo, aislar al kirchnerismo", argumentó Busatto.

Al igual que Olivera, el diputado cree que "a esta altura sería imposible pensar una intervención del PJ santafesino, porque eso constituiría un absurdo insostenible en el tiempo". Sin embargo, no dejó de advertir que "la realidad no siempre va por los caminos de la racionalidad".

Olivera confirmó lo que ha venido diciendo en los últimos días, y que la dirigencia de los diversos sectores internos no desmintió, en cuanto a que nada hay que objetar a la institucionalidad del partido que él conduce. Incluso, los pronunciamientos de otras fuerzas parecen también darle la razón.

Aunque en su fuero íntimo persista la duda de si la idea de enviar a un hombre propio no la tienen en Buenos Aires y, por ahora, crea que eso no pasará, se ratificó en todo lo resuelto el viernes por la mesa ejecutiva del PJ provincial.

"Servini de Cubría argumenta la intervención judicial en Buenos Aires porque José Luis Gioja (el presidente desplazado) estaba haciendo lo que nosotros venimos haciendo desde el año pasado: tratar de integrar a todos los sectores internos del partido. Era muy claro y deducible. De allí que hayamos reaccionado, y creo que a tiempo", subrayó Olivera.

Sin definición

Paralelamente, Olivera aprovechó para aclarar dos aspectos vinculados a la reforma de la Constitución provincial que las especulaciones, en algunos pliegues del oficialismo y otros partidos, hicieron con rapidez.

"Debe quedar en claro y ratificado que la posición que el PJ asuma frente a la reforma será institucional. Es decir: no se ha dejado en libertad de acción, ni de hecho ni de derecho, a nadie. Esa opción nunca estuvo y el tema, como ya explicamos, no se pudo tratar todavía", puntualizó.

En esa línea, Olivera concluyó: "Esa posición institucional a la que se sujetarán todos nuestros dirigentes, legisladores y afiliados surgirá de un congreso a convocar desde el partido. Entonces, ratificó que el congreso para decidir si el PJ acompañará o no el proyecto de reforma del gobierno, y en qué términos, será convocado. Pero no puedo dar todavía una fecha porque la misma no está todavía. Reitero que el partido se reunirá y resolverá los pasos que nuestros legisladores darán cuando la iniciativa sea puesta en consideración en ambas Cámaras".

en alerta. Ricardo Olivera, jefe del PJ santafesino, ratificó el temor de sus representados a una eventual intervención ordenada por Luis Barrionuevo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario