Política

El Partido Justicialista cierra el cerco sobre el peronismo no kirchnerista

En el congreso de Ferro se convalidó el llamado a un acuerdo frentista "patriótico" lo más amplio posible. La novedad fue la mención a Massa.

Lunes 11 de Marzo de 2019

El Congreso del PJ, del jueves pasado en Ferrocarril Oeste, habilitó a la conducción a diseñar un acuerdo frentista "patriótico", el más amplio posible, y sin restricciones. Fue un paso más en el armado peronista, aunque no el definitivo. Una formalidad esperable, y necesaria para cumplir los requerimientos legales que exige todo proceso electoral. Las definiciones políticas pasaron por los detalles: la palabra "patriótico" toma fuerza y se consolida en un lugar central de la denominación del armado. "Patria", fue el nombre elegido por Cristina Kirchner para designar al instituto de formación política que conduce, en una antigua casona de la calle Rodriguez Peña, en el barrio de Congreso.

Y "Patria" fue la palabra que Mauricio Macri eligió no mencionar en su juramento como presidente argentino, el 10 de diciembre de 2015. Al menos desde 1983, nunca un presidente electo dejó de mencionar la palabra "patria" como parte de la combinación de palabras elegidas para el vibrante momento del juramento, en el Congreso nacional.

Otro detalle que dejó el Congreso del PJ fue la mención explícita de Sergio Massa entre los espacios pan peronistas convocados, y por ahora adversos a confluir en un frente con los sectores que se referencian en la ex presidenta. El insistente llamado a la unidad no fue novedoso, sin embargo, llamar por nombre y apellido a unos de los peronistas del lote de los "peronistas perdonables" (hasta hace poco tiempo una nominación despectiva aplicada a la oposición suave y amigable con Mauricio Macri), puede leerse como una rápida respuesta del peronismo al "círculo rojo" -poder empresario y medios de comunicación-, que ha lanzado en la últimas semanas, con fuerza, la alternativa de Roberto Lavagna como representante de un "tercer espacio", de existencia, por ahora, presunta.

Sin excepción, las fuentes del peronismo consultadas por este diario, están convencidas de que Mauricio Macri continúa deteriorando su vínculo electoral con los casi 13 millones de lo votaron en noviembre de 2015. "El circulo rojo" también observa el mismo fenómeno, y, por lo tanto, piensan los peronistas, han comenzado a diseñar un plan de "emergencia", un salto posible a algún lugar que no sea el peronismo filo K, en el caso de que Macri profundice su caída en las preferencias electorales, ya de manera irrecuperable.

La foto de "los cuatro", lanzada en el verano — Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, Juan Schiaretti y Miguel Pichetto-, ya era parte de un plan B del establishment, entienden. El problema de esa foto es que no prosperó. Las dos figuras "prometedoras" y jóvenes (Urtubey y Massa), no levantan. En ese pequeño bote de emergencia no cabría - en caso de que Macri se hunda, algo que aún no sucedió- una estampida en supuesto pánico de un Cambiemos en crisis aguda.

Por eso ahora Lavagna es la nueva carta. Que ofrece facetas atractivas para el votante no peronista, y para el autodenominado progresismo, que intentó (y no pudo) digerir figuras como las de Massa y Urtubey. Por caso, Lavagna sería aceptable para un sector del radicalismo, y para el socialismo santafesino. De hecho, el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, cree que podría ganar en un balotaje.

Con todo, y por ahora, el "círculo rojo" y la Casa Rosada andan por andariveles distintos. Para el gobierno no es deseable, ni posible, ni viable, imaginar un escenario con Macri fuera de la contienda. "Si pasa eso, se rompe Cambiemos. No siquiera un reemplazo por la figura de María Eugenia)Vidal sería una operación de rescate posible", aseguran con toda lógica todas las fuentes.

El intento del peronismo por "retornar" a Massa quedó planteado, el resultado, improbable. El operativo Lavagna lanzado — que razonablemente no admitirá ir a una Paso con nadie-, empuja al tigrense bajarse de la candidatura. O quedar en medio de una campaña con el viento en contra de los grandes medios de comunicación, algo que no ha sido su especialidad.

Por eso el peronismo lo menciona especialmente, y lo convoca. Le advierte que lo tendrán acorralado, incluso sus socios hasta hoy.

El enigma CFK

Mientras tanto, el congreso del PJ volvió a sobrevolar la figura de CFK. Se sabe, su candidatura no está resuelta. Sin embargo, todos coinciden: hasta antes del verano, Cristina no era candidata en tanto no lo hiciera visible, no diera señales concretas. Hoy las cosas han cambiado. Sigue sin decir palabra al respecto, sin embargo, la ecuación se invirtió: para todo el sistema político, hoy Cristina es candidata, y cada día que pase y no diga nada, será un poquito más candidata. Para "no ser" debería decirlo expresamente, y bastante ante de junio, cuando cierren las listas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});