Política

El Papa admite que hay rupturas matrimoniales que son necesarias

Pensando en los hijos de esas parejas desavenidas, el Papa Francisco señaló ayer que a ellos “se los debe sustraer de la violencia y hasta de la indiferencia”.

Jueves 25 de Junio de 2015

El Papa Francisco reconoció ayer que la ruptura de un matrimonio en algunos casos “es inevitable” y hasta “moralmente necesaria”, sobre todo cuando reina la violencia en el hogar, en un mensaje claro de apertura ante los retos de la familia moderna.
  “Hay casos en que la separación es inevitable, a veces inclusive moralmente necesaria, para sustraer a los hijos de la violencia y la explotación y hasta de la indiferencia y el extrañamiento”, afirmó ante los miles de peregrinos que asistieron a la audiencia general en la plaza de San Pedro.
  “Pidamos al Señor una fe grande para ver la realidad con la mirada del Señor”, clamó.
  El Papa formuló tales apreciaciones un día después de que el Vaticano presentara el documento que guiará en octubre el sínodo de obispos de todo el mundo dedicado a la familia y en que el se propone “acompañar a los divorciados y a las familias con hijos gays”.
  El Papa habló de las “heridas profundas” que provoca una separación de una pareja a los niños y rechazó el término de parejas “irregulares”.
  “¿No estaremos anestesiados respecto a las heridas del alma de los niños? Cuando más se intenta compensar con regalos más se pierde el sentido de las heridas del alma”, comentó. “¿Cómo acompañar a las parejas en dificultades?”, se interrogó.
  La reflexión forma parte de los intensos debates que los obispos han tenido desde hace más de un año sobre cómo encarar los retos de la familia contemporánea, en particular la espinosa cuestión de autorizar la comunión para los divorciados vueltos a casar, argumento que genera fuertes divisiones.
  Ante la crisis de la familia, el Papa elogió a aquellos “que sostenidos por la fe y por el amor a los hijos, dan testimonio de su fidelidad a un vínculo en el cual han creído, aunque parezca imposible hacerlo revivir”, dijo.
  “Pero no todos los separados sienten esta vocación. No todos reconocen, en la soledad, un llamado del Señor dirigido a ellos”, subrayó, con un tono comprensivo y para nada de reproche.
  “A nuestro alrededor encontramos diversas familias en situaciones así llamadas irregulares —no me gusta esta palabra— y nos hacemos tantas preguntas. ¿Cómo ayudarlas? ¿Cómo acompañarlas? ¿Cómo acompañarlas para que los niños no se vuelvan rehenes del papá o de la mamá?”, se interrogó.
  “El Papa prepara el terreno para el sínodo de 2015 en el que se deberá llegar a un compromiso para que los divorciados que se vuelven a casar puedan acceder a la comunión”, explicó a la AFP el vaticanista Marco Politi, autor de la biografía de Francisco.
  Según el documento de trabajo, elaborado en base a un cuestionario sobre el informe final del Sínodo Extraordinario que encabezó Francisco en octubre pasado, en el que se abordaron temas tabú como homosexuales, eutanasia, aborto y matrimonio mixto, es posible que se fije un “camino de penitencia” para los católicos divorciados que se vuelven a casar. “Algún esfuerzo en ese sentido se va a tener que hacer”, asegura Politi.

Reformas que avivan el malestar de la Curia

Las reformas llevadas a cabo por el Papa despiertan “ciertos malestares”, reconoció ayer presidente del Consejo Pontificio de las Comunicaciones Sociales, Claudio María Celli, durante una visita a Bilbao, en el norte de España.
  Monseñor Celli dijo durante un desayuno con representantes de la Iglesia española, así como del mundo político y económico. que el pontífice es consciente de esta situación “delicada”. El Papa “sabe de muchos blogs” que están en su contra y que actualmente “hay cierto malestar” y “tensiones”, aseguró.
  El prelado italiano, experto en relaciones internacionales, subrayó que el Papa impulsa la reforma de la Curia para que ésta sea “más atenta y disponible”. La Iglesia, destacó, “no es un museo ni un cuarto cerrado” en el que “no pasa nada”. Algo se mueve en ella, “algo fuerte” está pasando, agregó Celli.
  En un discurso centrado en la actual “cultura digital”, el prelado advirtió contra el riesgo de que los chicos menores naveguen solos por Internet (hasta un 70 % de ellos”) y censuró que la pastoral familiar no trate de “la responsabilidad de los padres de acompañar a sus hijos” en la red.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS