Política

El país emite un bono por u$s15 mil millones para pagar a fondos buitre

El titular del Ministerio de Hacienda, Alfonso Prat Gay, dijo que la colocación de deuda se realizará una vez que el Congreso derogue las leyes cerrojo y de pago soberano.

Martes 23 de Febrero de 2016

El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, anunció anoche que la Argentina emitirá un bono por 15 mil millones de dólares para pagarle a los fondos buitre, aunque reconoció que la deuda global ascendería a 20 mil millones y afirmó que "una tercera parte" de los tenedores de títulos ya aceptó la oferta del gobierno.

Pocas horas antes del anuncio, el mediador judicial Daniel Pollack, confirmó que otros cinco fondos que tienen bonos en default aceptaron la oferta argentina para cobrar unos 250 millones de dólares y 185 millones de euros.

"Estoy complacido de informar que la República de Argentina ha alcanzado principios de acuerdo con otros cinco tenedores de bonos por un monto total aproximado de 250 millones de dólares y 185 millones de euros", destacó Pollack en un comunicado.

Los fondos en cuestión son "Lightwater Corp, Old Castle Holdings, VR Capital, Procella Holdings y Capital Ventures International", agregó.

Prat Gay explicó que la emisión de deuda se hará una vez que el Congreso derogue las leyes denominadas cerrojo y de pago soberano, tal como lo exigió el juez norteamericano Thomas Griesa, y señaló que la tasa de interés "dependerá de las condiciones de mercado".

Prat Gay junto al secretario de Hacienda, Luis Caputo, ofrecieron una conferencia de prensa en el Ministerio para brindar detalles de las negociaciones que se llevan adelante en Nueva York para acordar con los fondos buitres.

El ministro sostuvo que la última resolución de Griesa es "muy importante" porque es el "colorario de la estrategia del gobierno para lograr una solución del problema".

Prat Gay explicó que para el pago de la deuda en default no se utilizarán reservas del Banco Central, que se hará en efectivo y no con bonos porque "eso aportará un beneficio adicional de ahorro de entre 20 y 25 por ciento", equivalente a una suma de entre 5 mil y 6 mil millones de dólares.

El ministro calculó que son 11.752 millones de dólares la suma a pagar incluyendo los reclamos en la justicia norteamericana, más la deuda en manos de bonistas italianos liderados por Nicola Stock.

Además, puntualizó que existen aproximadamente otros 9.000 millones de dólares de deuda en default en distintos jurisdicciones y monedas.

Puntualizó que la fecha del 29 de febrero no es un plazo para pagar o cerrar el acuerdo sino que es "para saber cuantos aceptarán la propuesta y el monto de la deuda a pagar" para conocer lo que se deberá emitir.

Explicó que ayer se acordó con un nuevo fondo y que ya hay ocho con los que se llegó a un acuerdo, incluyendo los bonistas italianos.

Una señal. En este contexto, ayer el gobierno anunció que retiraría en las próximas horas su apelación al fallo del juez Griesa que impidió el pago a bonistas el año pasado como gesto hacia un acuerdo y el fondo Aurelius solicitó una audiencia urgente para avanzar en las negociaciones.

El ministro dijo que todo el acuerdo con los fondos "será ad referendum de lo que decida el Congreso y no la vamos a pedir un cheque en blanco sino que vamos a ser transparentes explicando todo el acuerdo".

Remarcó que "no hay fecha para cerrar el acuerdo aunque esperamos que sea lo más antes posible".

Por otra parte, Prat Gay criticó a la administración kirchnerista por la forma de negociar con los fondos buitre y sostuvo que para "resolver el problem" no fue necesario "golpear la mesa y enojarse".

Consideró que "el costo del desacato judicial" a las sentencias de Griesa producidas durante el gobierno de Cristina Kirchner "fue de 100 mil millones de dólares, entre los dólares que se fueron y las inversiones que no vinieron y la creación de más de un millón de puestos de trabajo".

Agregó que eso se perdió porque al gobierno anterior "le pareció políticamente atractivo decir que esto era una cuestión de vida o muerte y que nunca iban a negociar" con los fondos buitre.

Ofendidos. Un grupo de bonistas argentinos que dice tener en su poder títulos en default por una cifra equivalente a 832 millones de dólares, envió una carta a la Cámara de Apelaciones de Nueva York en la que acusan al juez Griesa, de "obligarlos" a ingresar a la oferta oficial presentada el pasado 5 de febrero.

En la misiva dirigida a la abogada asistente de la Cámara, Catherine O?Hagan Wolfe, el abogado Michael Spencer, que representa al argentino Pablo Alberto Varela y otros doce litigantes individuales, acusó también al país y al mediador Daniel Pollack de no haberlos invitado a las negociaciones que tuvieron lugar antes del 5 de febrero en Nueva York, por lo que consideraron que la oferta con este grupo "no fue negociada" y que por lo tanto es "unilateral".

 

Al G-20. Por otra parte, el ministro Prat Gay y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, viajarán esta semana a Shangai, China, para participar de la reunión de ministros de economía y banqueros centrales del G-20. Allí se reunirá con el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Jac Lew.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario