Política

El oficialismo multiplicó sus críticas hacia la dirigencia sindical

Funcionarios macristas advirtieron que el gremialismo "tendrá que modernizarse y cambiar".

Domingo 28 de Enero de 2018

Sin darle una tregua a la áspera pelea que viene marcando el pulso de los últimos días, dirigentes del oficialismo redoblaron sus críticas al asegurar ayer que hay "una crisis de representatividad y de conducción" en el sindicalismo argentino, movimiento obrero que —a su entender— "tendrá que modernizarse y cambiar".

Luego de que la Federación Nacional de Trabajadores Camioneros, que conduce Hugo Moyano, anunciara el miércoles pasado la realización de una marcha el 22 de febrero próximo en la Capital Federal, en defensa del convenio colectivo de trabajo del sector y por "la preservación del empleo y mejoras salariales", la Casa Rosada subió la apuesta.

El ministro del Interior nacional, Rogelio Frigerio, subrayó que existe "una crisis de representatividad y de conducción" en el sindicalismo y señaló que el gobierno tiene que "manejarse con lo que hay", tras lo cual afirmó que "eso muchas veces complica las cosas".

"Evidentemente, hay una crisis de representatividad y de conducción, no solo en el sindicalismo sino en todos los órdenes de la vida pública argentina. Ocurre lo mismo en el empresariado y en la oposición política al gobierno", sostuvo el funcionario.

El titular de la cartera política resaltó que, frente a ese panorama, la administración de Mauricio Macri se tiene que "manejar con lo que hay, y eso muchas veces complica las cosas".

"Trabajamos con la CGT y con la mayoría de los referentes de los trabajadores durante muchos meses para modernizar las relaciones laborales. Y bueno, todo ese esfuerzo se complicó, en gran medida por la falta de representatividad y los problemas de conducción del sindicalismo", manifestó Frigerio. "Debemos seguir por ese camino. Si no tuvimos éxito de esa forma, hay que cambiar la estrategia", agregó.

Acerca de si el gobierno persigue al sindicalismo y aspira a ver detenido a Moyano, el ministro puntualizó: "Lo que cambió en el país es que todos somos iguales ante la ley. Y la Justicia puede investigar a todos. Desde un sindicalista hasta el presidente. A algunos les cuesta acostumbrarse a esta nueva Argentina".

Por su parte, el titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, aseguró que "el sindicalismo tendrá que modernizarse y cambiar". Además, lamentó que "hayan sido tan permeados por las malas prácticas políticas y la corrupción".

Asimismo, el dirigente oficialista rechazó los dichos de Moyano, quien había criticado a la diputada nacional de Cambiemos Graciela Ocaña por sus denuncias ligadas a las actividades sospechosas de camionero.

"No es la hormiguita, es la cucaracha. Hace 25 años que vive del Estado y no presentó nunca un proyecto", había lanzado el ex titular de la CGT.

Al respecto, Lombardi consideró: "Todas esas expresiones forman parte del pasado. Ni siquiera conviene hacer un duelo dialéctico de quién tiene la respuesta más ingeniosa. Son los últimos resabios de un pasado, las últimas expresiones de una Argentina que se va".

Paralelamente, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, advirtió que la Argentina "no está más para estas patoteadas y amenazas" de algunos sindicalistas y subrayó que "los propios gremios tendrán que generar su recambio", aunque aclaró que "no se puede generalizar".

El referente del PRO también repudió los dichos de líder de Camioneros respecto de Ocaña. "La Argentina no está más para estas patoteadas. Es parte del pasado", aseveró.

En ese sentido, Rodríguez Larreta resaltó los acuerdos sectoriales que el gobierno logró con la Uocra y los sindicatos petroleros y cámaras empresarias y destacó que "la Argentina cambió, es un país donde prima el diálogo".

Sin embargo, aclaró que "no se puede generalizar", tras lo cual afirmó que "hay sindicalistas con los que es posible hablar, y se está hablando, y otros que ya no, que son parte del pasado".

Respecto de ese último grupo de integrantes del movimiento obrero, el referente oficialista señaló que "los propios gremios tendrán que generar su recambio".

Moyano, también presidente de Independiente, es investigado por lavado de dinero y otras supuestas irregularidades vinculadas al gremio y al club de Avellaneda.

El líder de Camioneros ironizó días atrás cuando fue consultado sobre la posibilidad de terminar en la cárcel. "Si voy preso, que sea en la celda de al lado del padre de Macri", retrucó.

En medio de los cruces, el gobierno de Cambiemos oficializó el viernes una resolución que le recorta ingresos a la Asociación Bancaria al señalar que "no corresponde continuar reteniendo la cuota de solidaridad a los trabajadores no afiliados".

De ese modo, el sindicato dejará de percibir aproximadamente un millón de pesos por mes. Los tres gremios conducidos por los triunviros de la CGT, Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña, también descuentan un porcentaje obligatorio a los trabajadores no enrolados.

sin pausa. Rogelio Frigerio y otros referentes macristas intensificaron su embestida contra los sindicatos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario