Política

El número dos de Zannini dijov que no presentó la renuncia

El subsecretario de Legal y Técnica de la Presidencia, Carlos Liuzzi, negó ayer haber renunciado a su cargo, denunció “una virulenta campaña persecutoria”

Domingo 20 de Abril de 2014

El subsecretario de Legal y Técnica de la Presidencia, Carlos Liuzzi, negó ayer haber renunciado a su cargo, denunció “una virulenta campaña persecutoria” en su contra y se defendió de las acusaciones por presunto enriquecimiento ilícito.

   El funcionario explicó, a través de un comunicado, que “en ningún momento” presentó su dimisión al cargo que ejerce “desde el año 2003”, tal como publicó ayer un matutino porteño en medio de la polémica por el avance de investigaciones judiciales en su contra.

   Liuzzi señaló que su aclaración se debe a las “reiteradas y diversas versiones periodísticas de los últimos días sobre presuntas irregularidades en el ejercicio” de sus funciones en la secretaría que conduce Carlos Zannini, las que —sostuvo— no tienen “más pruebas que simples rumores y trascendidos”.

   La versión sobre la renuncia de Luizzi fue publicada ayer luego de que la Cámara Federal ordenara reabrir la causa en su contra por presunto enriquecimiento ilícito, que había sido cerrada por el juez federal Norberto Oyarbide.

   Liuzzi y Oyarbide quedaron bajo la mira luego de que el magistrado reconociera que había suspendido un allanamiento en la financiera Propyme a partir de un llamado telefónico del funcionario, en el que le habría advertido sobre un pedido de coimas por parte de los policías encargados del procedimiento.

   “Todas las declaraciones juradas presentadas han sido oportunamente evaluadas por la Oficina Anticorrupción sin merecer observaciones y han sido informadas al juzgado interviniente en la causa 9.682/12 tramitada en 2012 y de la cual resulté sobreseído”, señaló el funcionario al referirse a la investigación por enriquecimiento.

   Liuzzi concluyó su comunicado acusando al Grupo Clarín —que difundió su supuesta renuncia— de ser el autor de “una virulenta campaña persecutoria” con el objetivo de “dañar” su imagen y la de la presidenta Cristina Fernández ante la opinión pública.

   La investigación contra Liuzzi por presunto enriquecimiento se inició a partir de una denuncia del abogado Ricardo Monner Sans por artículos periodísticos que señalaban que el patrimonio del funcionario había aumentado 38 veces entre 2003 y 2011.

   Los artículos precisaban que el funcionario estaba vinculado a la empresa Administradora de Conocimientos (Adconsa), a través de la cual habría contraído contratos con el Estado que alcanzarían los 29 millones de pesos.

   Esa denuncia había caído en poder del juez Oyarbide, pero éste fue finalmente apartado de la causa, por lo que en su lugar resultó sorteado su par Luis Rodríguez, el mismo que investiga el episodio del llamado de Liuzzi a Oyarbide y el allanamiento a la financiera Propyme, procedimiento en el que fueron denunciados pedidos de soborno.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario