Política

El moyanismo advierte al gobierno por su intervención en la CGT

El jefe del gremio judicial y directivo de la CGT, Julio Piumato, advirtió que el gobierno se "inmiscuye peligrosamente en la vida interna" de la central obrera y estimó que "desafortunadamente" puede seguir en un próximo periodo sindical la relación conflictiva entre ambos.

Lunes 09 de Julio de 2012

El jefe del gremio judicial y directivo de la CGT, Julio Piumato, advirtió que el gobierno se "inmiscuye peligrosamente en la vida interna" de la central obrera y estimó que "desafortunadamente" puede seguir en un próximo periodo sindical la relación conflictiva entre ambos.

Además, señaló que "las autoridades de Trabajo no están haciendo una pasantía en el Ministerio, tienen un largo conocimiento de este tema. Ellos saben bien que no pueden intervenir" en la convocatoria interna de la CGT.

El sindicalista volvió a defender al jefe de la central obrera, Hugo Moyano, al recordar que a él "no pueden endilgarle nada, pero a lo mejor a otros dirigentes le sacan carpetas del pasado y los convencen de que no sean tan entusiastas al defender a los trabajadores".

Tras la nulidad declarada por el gobierno para los comicios del jueves, ratificó que "vamos a hacer igual las elecciones. El Ministerio de Trabajo no tiene autoridad para intervenir en esta instancia. Uno tiene que conocer la ley. Hay que respetar el principio de la autonomía sindical y de la libertad sindical".

"Esto quiere decir que los problemas que haya en las organizaciones deben resolverse en el seno de esas organizaciones. Y recién cuando están agotadas las instancias internas, el que se sienta perjudicado puede recurrir primero a la autoridad de aplicación y después a la Justicia", acotó.

Piumato indicó, en una entrevista que publicó ayer el diario El Tribuno, que "el gobierno se está inmiscuyendo peligrosamente en la vida interna de la CGT, lo que nos obliga a ir a la Justicia y a los organismos internacionales".

"Es un hecho gravísimo, violatorio de los principios de la autonomía sindical", añadió.

Asimismo, indicó que para evitar la ruptura en la CGT "lo lógico sería que vengan a dialogar al congreso" los gremios que plantearon su rechazo a las elecciones y que ahora, dijo, "todos los que plantean críticas las plantean desde afuera".

"Hasta último momento, si hay voluntad de unidad, se puede discutir, pero este mandato vence el 14 de julio", remarcó.

Micheli. Por su parte, el secretario general de la CTA opositora, Pablo Micheli, advirtió ayer que "es una mala señal para la democracia" la "intromisión" del gobierno nacional en la interna de la CGT, y ante esa situación convocó

al dirigente camionero Hugo Moyano a realizar una protesta en conjunto. Recordó que una "intervención del Ministerio de Trabajo" provocó la fractura de la CTA.

La Central de Trabajadores Argentinos se encuentra dividida desde 2010 entre el sector liderado por Micheli, que mantiene una postura crítica hacia el gobierno, y el de Hugo Yasky, quien respalda la administración de Cristina Fernández.

La ruptura de la CTA se dio en medio de denuncias de fraude tras las internas realizadas hace dos años, momento en que el Ministerio de Trabajo le otorgó a la conducción de Yasky una prórroga de su mandato.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario