Política

"El modelo de Macri es progresista y también revolucionario"

Andrés Ibarra conoce al presidente desde hace más de 30 años. Trabajó con él en Socma, Boca Juniors y el gobierno porteño. Actual vicejefe de Gabinete, a cargo también de la Secretaría de Modernización.

Domingo 04 de Noviembre de 2018

Andrés Ibarra es mucho más que el vicejefe de Gabinete que reemplazó a Mario Quintana y Gustavo Lopetegui. Es el funcionario que más conoce a Mauricio Macri. Hace casi cuarenta años que está al lado de él. En Socma, en Boca Juniors, en la Jefatura de Gobierno porteña y ahora en la Casa Rosada. Se dice en los corrillos, incluso, que el presidente de la Nación no lo descarta para presidir Boca después del polémico y cuestionado Daniel Angelici.

Ibarra se ríe de esa elucubración, admite su fanatismo por la institución y recuerda que, además de Socma, Boca, el gobierno porteño y ahora el gobierno nacional, trabajó con Franco Macri en el Correo y ocupó otros cargos en el distrito de la Capital Federal. Ibarra es "los ojos" de Macri, como antes Lopetegui y Quintana.

Con desparpajo, y sin ponerse colorado, Ibarra dice que el gobierno de Cambiemos "es revolucionario y progresista", rechaza tener mala relación con Marcos Peña y no se detiene en las malas noticias casi cotidianas de la economía. No duda de que el presidente será reelecto en 2019. "La gente nos va a acompañar en todo el país", confía.

—¿Qué opinión tiene sobre este complicado momento del país?

—Argentina tiene una oportunidad gigantesca que estamos afrontando para dar soluciones estructurales en todas las áreas, con los planes de infraestructura, las comunicaciones. Este es un gobierno que busca decir la verdad, trabajar con transparencia, mejorando todo lo que tiene que ver con los precios de la obra pública. Aquí hay una transparencia total, y hay una enorme expectativa. Esperamos que estos meses duros deriven en otra cosa, bajando la tasa de inflación, mejorando todos los índices, bajando la tasa de interés.

—¿Y en el mientras tanto, qué?

—Nos preocupa muchísimo que la gente no sufra las consecuencias de la crisis, que todo mejore en términos de empleo, de poder adquisitivo. Es importante para el país corregir lo que estamos corrigiendo, tener déficit cero, lograr un país menos vulnerable a los vaivenes de la economía nacional. Por primera vez estamos poniendo sobre la mesa la necesidad de que el país tenga un presupuesto equilibrado, que recurramos menos al financiamiento externo y que tengamos tipo de cambio competitivo. Estamos trabajando mucho en todas las áreas del gobierno.

—Usted hace 40 años que trabaja con Macri, es el funcionario que más lo conoce. ¿Y cómo lo ve en medio de semejante crisis económica?

—Sí, hace casi cuarenta años. Por supuesto que lo veo con ganas, ejerciendo su liderazgo con toda la convicción que nos transmite todos los días, en cada acto de gestión. Toma contacto con todos y comanda este gobierno. Tiene convicción para salir adelante con cambios estructurales, con planes inéditos. En todas las áreas hay cambios de fondo. Creo que el año que viene haremos en Cambiemos muy buenas elecciones en todo el país, y la gente nos acompañará con su voto.

—En ocho meses los salarios cayeron nueve puntos respecto de la inflación. Es muy gravoso esto para los trabajadores.

—La situación irá mejorando porque la inflación va a bajar en los próximos meses, producto de este ordenamiento fiscal y de la política monetaria. En paralelo, están las discusiones salariales, las paritarias. En años anteriores tuvimos un crecimiento del salario real, pero sufrimos una situación difícil. En los próximos meses iremos salvando estos indicadores que usted nombró. Hay que generar empleo de calidad y crecimiento sostenido de la economía. Si no es sostenido, nos creemos algunas burbujas, como en el pasado. Recibimos un país quebrado y tuvimos que corregir en su matriz energética, con graves índices de pobreza, y con un deterioro gigantesco de las finanzas públicas. Este cambio estructural lleva su tiempo.

—Es vicejefe de Gabinete y está a cargo de la Secretaría de Modernización del Estado. ¿Cómo es ese rol, o como son esos roles?

—Estoy llevando adelante desde mi cargo todo el plan de modernización del Estado y de conectividad y telecomunicaciones.

—¿Pero no habría que modernizar el sistema electoral, avanzar en la reforma política? ¿Habrá novedades con el financiamiento de las campañas?

—Hay que ver cómo termina el año legislativo. Tal vez algunas reformas puedan llevarse adelante, pero se necesita consenso político con el peronismo, con la oposición. Hoy la prioridad es la discusión presupuestaria, con eso estamos terminando el año legislativo. El presupuesto es lo que nos ordenará el gasto.

—¿No deberían avanzar de una buena vez con la boleta única papel, como tiene Santa Fe, en vez de seguir buscando lo que nunca va a llegar, que es el voto electrónico?

—Depende de la decisión política. Estamos viendo con el Ministerio del Interior la posibilidad de instrumentar modificaciones que permitan una transmisión más directa de los datos de escrutinio provisorio desde las escuelas. Esa tarea es operativa.

—¿Por qué dijo que Macri llevaba adelante "una gestión progresista y revolucionaria? ¿Le parece que es así, verdaderamente?

—Exactamente. Por todo lo que le vengo diciendo. El presidente está atacando los problemas estructurales, algo que no hizo nadie antes. Hay que trabajar con presupuestos equilibrados, y hay conciencia sobre esto, sobre la transformación del Estado. El empleo público debe ser ordenado. No hay que gastar con ineficiencia. Tenemos un gobierno abierto, administraciones digitales. Se han abierto más de 150 nuevos mercados para exportar productos, estamos exportando y abordando problemas de fondo. Es impresionante el desarrollo y el cambio estructural. Y todo esto recuperando la institucionalidad. Mire, es impresionante lo que está generando el turismo, en el primer semestre tuvimos cinco millones de turistas extranjeros. Cuando hablo del modelo, hablo de todo esto. En ese sentido digo que es progresista —porque le va a traer beneficios a la gente— y revolucionario. Progresismo es esto, no dar un plan social.

—Macri quiere que sea el sucesor de Angelici en Boca.

—(Se ríe). Estoy muy feliz acompañando al presidente. Boca Juniors es mi pasión. Pero estoy muy bien en el gobierno. Y la gestión del Tano Angelici es muy buena. No pienso en ninguna otra cosa.

—Dicen los pasillos de la política que usted no tiene una buena relación con Marcos Peña, que no se quieren, que hay tirrias.

—Cero. No hay ninguna relación complicada con Marcos. Tenemos una relación óptima.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});