Política

El macrismo creció en el Congreso, pero sin tener quórum propio

El interbloque oficialista aumentará su composición en Diputados. En el Senado queda en buena posición, pero hay mayoría del PJ

Martes 24 de Octubre de 2017

La alianza oficialista Cambiemos, que une a macristas, radicales y Coalición Cívica-ARI, logró acentuar su presencia en la Cámara de Diputados como la principal fuerza, mientras que el kirchnerismo perdió solo tres bancas, y el peronismo oficial, alineado a los gobernadores, sumó 18 representantes para un inminente proceso de reconstrucción.

El massismo, el gran derrotado en la provincia de Buenos Aires, pasaría a contar con 22 escaños a partir del 10 de diciembre, con una merma de 14 representantes, aunque se especula que esa bancada sería tentada por el oficialismo para reunir el quórum y avanzar con la aprobación de los proyectos del gobierno.

Sin embargo, partidos provinciales como el Frente Renovador de la Concordia (Misiones) y el Frente Cívico de Santiago, que seguramente pasará a ser presidido por la actual gobernadora Claudia Abdala Ledesma de Zamora, ratificaron su control territorial y podrían también ser "seducidos" por el oficialismo para tenerlos como aliados a la hora de reunir el quórum.

En la "trinchera" de Cambiemos reinaba felicidad y alegría por el resultado conseguido en el primer test electoral de la era de Mauricio Macri.

El análisis técnico arrojó que en diputados el interbloque oficialista tendrá 107 representantes con 51 macristas puros, 43 radicales, 10 de la Coalición Cívica y 3 monobloques.

Voceros del oficialismo advirtieron que esperarán el escrutinio definitivo de La Pampa, ya que si se impone Cambiemos ingresaría la radical Gloria Cazanave y pasaría a contar con 108 escaños.

El oficialismo también podría sumar el apoyo de los representantes de Evolución Martín Lousteau y Carla Carrizo, que en principio anunciaron que formarán su propio bloque, y de María Teresita Villavicencio, integrante del bloque Del Bicentenario.

Pero no podrá contar con el apoyo del puntano Claudio Poggi, que pasará al Senado y su banca la asumirá Andrés Vallone, que responde a los hermanos Adolfo y Alberto Rodríguez Saá.

Si bien aún resta completar el actual período, desde el oficialismo estimaron que no habrá modificaciones en la conducción de la Cámara, en consecuencia, Emilio Monzó continuaría al frente del cuerpo, Mario Negri como jefe del interbloque y Nicolás Massot como titular la bancada macrista.

La atención estará puesta en el peronismo, que en su versión kirchnerista conservará un bloque de 67 legisladores ya que perdió tres escaños en esta elección.

Aún no está claro si el kirchnerismo se mantendrá como FpV-PJ, ya que en este proceso electoral compitió por fuera del Partido Justicialista bajo la denominación de Unidad Ciudadana.

A todo esto, no se descarta que alguno de los diputados que forman parte de la bancada del FpV pegue "el salto" a un futuro interbloque del peronismo oficial, que contará con el auspicio de los gobernadores.

Cámara alta

Por el lado del Senado, el armado del peronismo, que partir del 10 de diciembre tendrá en todas sus variantes un número global de 33 bancas en el Senado, será la clave de los próximos dos años parlamentarios, tanto para los destinos del PJ de cara al 2019, como para el oficialismo sobre todo a la hora de impulsar proyectos legislativos.

No obstante, en ese cuerpo el oficialismo logró que pasaran asuntos tales como el pago a los fondos buitre y la ley de blanqueo de capitales, al saber tejer acuerdos con el poderoso bloque PJ-FpV, que conduce Miguel Pichetto, y con los gobernadores del mismo signo político, atentos y necesitados de la ayuda nacional.

El mayor foco de oposición fue en estos dos años el sector kirchnerista del bloque, con cinco cristinistas puros y otros cinco senadores que en más de una ocasión acompañaron sus posturas, aunque con la nueva composición no es posible vislumbrar si continuarán al lado de Cristina Fernández, además de que algunos finalizan su mandato.

La llave para mantener la valiosa unidad del bloque, que obliga a Cambiemos a buscar acuerdos, fue la decisión de dejar en más de una oportunidad en libertad de acción a sus integrantes a la hora de tratar proyectos complicados.

La presencia, a partir del 10 de diciembre próximo, de la ex presidenta Cristina Fernández suma un importante condimento político. Por un lado para saber si la ex mandataria integrará la bancada del peronismo oficial, y en ese caso qué rol ocupará tanto en el grupo como en la Cámara alta, o si formará bloque aparte, y en esa otra situación habrá que ver cuántos de los actuales senadores del bloque PJ-FpV la siguen.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario