Política

El legado político de Hermes Binner, en manos de los jóvenes que él formó

Dirigentes del PS ubican al referente del progresismo provincial como un faro de su militancia y destacan los valores que guiaron su vida.

Domingo 05 de Julio de 2020

Tarde o temprano, todo partido político enfrenta una prueba decisiva: sobrevivir a la muerte de sus líderes. En ese momento, camadas de dirigentes jóvenes deben dar un paso al frente y asumir nuevas responsabilidades. En sus 124 años de historia, el Partido Socialista ha pasado por esa prueba en incontables oportunidades. Pero ahora debe hacerlo con Hermes Binner, el hombre que impuso una forma distinta de hacer política y sobre todo de gobernar, primero en la intendencia y luego en la Casa Gris.

En realidad, ese proceso de trasvasamiento generacional ya había comenzado: un poco por el estado de salud de Binner, que lo obligó a retirarse de la política hace unos años, pero sobre todo por la apuesta del ex intendente de promover jóvenes a los espacios de debate y decisión del partido.

En este marco, La Capital dialogó con algunos de los herederos de ese legado. Tres dirigentes del PS que no llegan a los cuarenta años, que compartieron un camino junto a Binner y que lo tienen como una de sus principales referencias políticas.

Enrique Estévez y Joaquín Blanco conocieron a Binner desde muy pequeños. Ambos vienen de clanes socialistas: Estévez es hijo de Guillermo Estévez Boero, uno de los fundadores del Partido Socialista Popular, y de la ex diputada provincial Inés Bertero. Blanco es hijo del ex diputado provincial Joaquín Blanco y de la ex ministra Alicia Ciciliani.

Estévez, hoy diputado nacional, recuerda a Binner en su casa, tomando mate con sus padres y otros compañeros del partido. "También comiendo una ensaimada —rememora—, que es algo siempre llevaba mi papá. A partir de mi participación en la Juventud Socialista y en el MNR (el Movimiento Nacional Reformista, el brazo estudiantil del partido) empezamos a tener con Hermes un vínculo más político".

Blanco tiene grabada la campaña de 1993. "Binner había sido candidato a vicegobernador en el ‘91 de Ricardo Molinas, pero era la primera vez que él encabezaba una lista —destaca el jefe del bloque socialista en la Cámara de Diputados provincial—. La consigna era ‘Aire puro para el Concejo', fue una campaña muy linda, yo tenía 12 años".

Dos años después, Binner llegó a la intendencia y las políticas para la juventud fueron un pilar de su gestión. "Yo estaba en el centro de estudiantes en la escuela, y en el Centro de la Juventud se articulaba un espacio de centros de estudiantes de la ciudad. Los encuentros de jóvenes en la vera del río eran muy masivos. Todo eso fue un boom, mucha gente llegó al socialismo por las políticas de juventud de Hermes", remarca Blanco.

El caso de Gisel Mahmud es distinto. La diputada provincial y secretaria general nacional del MNR conoció a Binner poco tiempo después de empezar a militar, en 2012, en un campamento de la juventud socialista que se hizo en Las Parejas. En ese tiempo había dejado de ser gobernador y un año antes había salido segundo en las elecciones presidenciales.

"Habíamos terminado una actividad con la Chiqui González en la que hablamos de poética y política —recuerda Mahmud—. Estábamos por almorzar y nos habíamos olvidado de juntar las sillas, entonces Hermes con dos o tres sillas empezó a ordenar el salón. Después empezó a repartir los sándwiches de milanesa y nos preguntaba si queríamos mayonesa; muy al estilo de Hermes, que en todos los campamentos se acercaba a compartir como uno más de nosotros".

Valores

Los tres asocian a Binner con las mismas palabras: honestidad, solidaridad, participación, innovación. Y lo reconocen como un faro de su práctica política.

Mahmud admite que la figura del ex intendente hizo que empiece a creer en una política partidaria sin corrupción y con transparencia.

Blanco destaca que el trato del patriarca socialista era "súper respetuoso". "La actitud clásica del dirigente con los jóvenes es el paternalismo. Al contrario, él te escuchaba, te consultaba, cuando yo era director de Juventudes él te preguntaba de política en general. Era un fuera de serie, con él podías dialogar de igual a igual, y eso en la política argentina es rarísimo", considera el diputado provincial.

Por su parte, Estévez subraya la generosidad de Binner de darles espacios de participación a la juventud que naturalmente no hubieran tenido. "En el socialismo los jóvenes no son sólo una fuerza militante sino también pensante y de decisión. Hermes lo posibilitó, al convocarnos a reuniones de debates profundos", afirma.

Historias

Cada uno de ellos atesora una anécdota que pinta a Binner de cuerpo entero.

A Mahmud la primera historia que se le viene a la mente sucedió en un acto por el primero de mayo realizado en el club El Quillá, de la ciudad de Santa Fe. Ella dio un discurso sobre el Día de los Trabajadores. Binner y Alicia Ciciliani se acercaron a saludar a los militantes que estaban por servir el locro. "Me acuerdo de que él me agarró del brazo y me felicitó por mi intervención —dice la diputada—. Yo le dije que no había nada que felicitar, que había sido muy corto y él me dijo que ?lo bueno, si breve, dos veces bueno?".

Estévez destaca las palabras que le dijo Binner cuando asumió su banca de concejal: "Tratá de estar el menor tiempo posible encerrado en tu oficina, tenés que estar en la calle todo el día".

Blanco tiene grabado un viaje que hizo con Binner en 2010 a Brasilia, a un seminario organizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Fundación Friedrich Ebert. Sólo viajaron ellos dos y el asesor de prensa del entonces gobernador, Ricardo Atala. De la actividad participaron otras figuras políticas importantes: ministros del PT, dirigentes del Frente Amplio uruguayo y de la centro izquierda chilena. También Carlos "Chacho" Alvarez y Rodolfo Terragno.

Terminada la reunión, Binner le propuso a Blanco salir a caminar. Justo en Brasilia, que si para algo no está planificada es para recorrer a pie. "Se podria haber quedado a hablar con los ministros de Lula —remarca el legislador—. En lugar de eso me mostró toda la arquitectura de Oscar Niemeyer y me dijo: '¿Vos sabés cuándo volveremos a estar acá?'".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario