Política

El kirchnerismo llenó el Luna Park con la consigna "Patria o buitres"

Agrupaciones kirchneristas que no tributan al PJ dieron una prueba de convocatoria militante y apostaron al liderazgo de Cristina más allá de diciembre de 2015.

Miércoles 13 de Agosto de 2014

"Hay socialistas, peronistas, comunistas, radicales, lo importante es que todos somos kirchneristas", citó, risueño, Andrés Cuervo Larroque a Juan Perón. Lo citó deliberadamente mal, aunque parecido, y alegró a los diez mil militantes que anoche llenaron el Luna Park. Agrupaciones kirchneristas que no tributan en el PJ, como el Miles de Luis D'Elía o Convocatoria Popular (socialistas alejados del PS oficial y ex alfonsinistas), entre otros, dieron ayer una prueba de fuerza militante, y de fe: con Néstor y Cristina Kirchner encontraron inesperadamente un lugar en la historia, y con éste proyecto seguirán adelante.

El acto militante de ayer, originariamente pensado para ofrecer un escenario a varios precandidatos a presidente del kirchnerismo puro, pero que luego se colocó en el eje del momento: "Patria o buitres", sumó a Hebe de Bonafini entre los cuatro oradores (junto a Larroque, D'Elía y Mariotto). Hebe le pidió a la oposición política "que habla en la televisión que se callen la boca: ustedes nos metieron en esto", en referencia a la deuda.

La mítica jefa de las Madres renovó su admiración por Cristina: "Tenemos una presidenta que es un lujo, tenemos que ayudarla y no pedirles cosas todo el tiempo. ¿O no tenemos las bolas bien puestas como tuvieron nuestros hijos?", disparó, y completó: "Ni Néstor ni nuestros hijos están muertos".

El acto K con intensa densidad discursiva e ideológica fue sostenido también por actores peronistas: Gabriel Mariotto, el vice de Daniel Scioli, ya lanzado a la pelea por la Gobernación en 2015, aportó su gente y sus contenidos. Integrante del grupo fundador que peleó por la ley de medios desde los 80, Mariotto encontró en el Luna Park el lugar justo para sintetizar tradiciones deportivas y culturales atravesadas por la experiencia del peronismo: "Gatica, Bonavena, Loche, Discépolo y Cátulo Castillo, el pueblo es uno sólo. Mientras el peronismo da alegría al pueblo y desendeuda la Nación, los cipayos la entregan".

Para Mariotto, "los que suponen que pueden ganar con otras banderas, se equivocan". Luego agregó: "El desafío es mantener la dirección histórica del proyecto nacional, y no sólo ganar una elección. La oposición de hoy es la misma de siempre; el mismo perro, con distinto collar".

Por la Rosada.Aunque hubo rumores de una posible presencia del ministro de Economía, Axel Kicillof, lo cierto es que la Casa Rosada estuvo representada por los ministros Carlos Tomada (Trabajo) y Eduardo Sileoni (Educación) y el secretario de Inteligencia, Héctor Icazuriaga.

En la mesa principal se ubicaron las organizaciones convocantes: además de D'Elía (Miles), Larroque (La Cámpora) y Mariotto (Proyecto Nacional), se sentaron Pedro Wasiejko y Edgardo De Petri (CTA), Oscar González (socialista), Carlos Raimundi y Gustavo López (ex radicales), Patricio Echegaray (comunista) y Lía Méndez (humanista), entre otros.

Resistente. D'Elía fue uno de los cuatro animadores de la tarde noche. Definió a CFK como una "gigante" del movimiento popular, se reivindicó como uno de los resistentes de los 90, "ese infierno con miles de fábricas cerradas, con el 75 por ciento de los menores de 14 años bajo la línea de la pobreza", y advirtió: "No nos van a llevar otra vez a ese infierno".

Luego recogió el guante con un tema del momento: las imputaciones de corrupción sobre el gobierno nacional y sobre la figura del vicepresidente en particular. "Escucho a muchos republicanos opositores muy preocupados por la corrupción, y me pregunto, ¿dónde están los procesados por la corrupción de los 90, los que nos endeudaron por millones de dólares?".

Entre consignas y ovaciones, D'Elía concluyó: "Nuestra presidenta no está pensando en los diarios de mañana, piensa en los libros de historia dentro de cien años".

El ala izquierda del kirchnerismo, con La Cámpora como protagonista, plantó ayer una bandera en el Luna. Sin definir nombres de candidatos, la militancia se movilizó en una nueva coyuntura política que se le plantea favorable: patria o buitres. "Primero está definir la conducción, que ya la tenemos, CFK. Luego tenemos que seguir afirmando el programa político o la doctrina. En tercer lugar el tipo de organización que nos damos, el movimiento. Y recién en el cuarto orden de prioridades viene la estrategia electoral. El que crea que pueda tener un plan electoral sin antes resolver los otros tres puntos, va al fracaso", definió Larroque.

El reloj corre hacia 2015, pero en la política argentina, se sabe, nunca nada está dicho con anticipación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS