Política

El kirchnerismo cuestiona el triunfalismo de Cambiemos

Centrará su campaña en que Cambiemos perdió en 14 de las 24 provincias y que dos de cada tres argentinos votó contra "el ajuste" del macrismo

Domingo 20 de Agosto de 2017

Lejos de mostrar resignación por los resultados del domingo pasado, en el Instituto Patria exhiben satisfacción con el desempeño de Cristina Kirchner en la provincia de Buenos Aires, donde aseguran haber ganado la elección, en tanto que cuestionan el clima de triunfalismo que el gobierno nacional intenta instalar en la opinión pública.

Mientras esperan que el escrutinio definitivo ponga blanco sobre negro "la verdad" del mensaje de los bonaerenses y antes de calentar motores para el definitivo turno electoral, el kirchnerismo quiere desmontar el imaginario de un oficialismo avasallante y, para eso, se abocarán a repetir que Cambiemos perdió en 14 de las 24 provincias del país y que dos de cada tres argentinos se plantó "contra el ajuste" para decirle al gobierno que "así no se puede seguir".

La idea es demostrarle a la sociedad que el intento de "pintar todo el mapa nacional de amarillo" es una construcción ficticia que poco tiene que ver con la realidad, indicaron fuentes del sector.

En su primer mensaje a la ciudadanía luego de la dramática remontada en el conteo de votos de la madrugada del lunes, Cristina ya había contrapuesto al balance exitista del oficialismo su propia lectura de los datos electorales.

Allí señalaba como alentador que una fuerza recién salida del horno como Unidad Ciudadana haya podido tomar la delantera en un contexto marcadamente desfavorable, signado por una "desproporción" de recursos respecto de los demás espacios electorales competitivos.

"Sin embargo, con escasos recursos y una campaña austera, hemos construido una nueva forma de comunicación con capacidad propia para conectar con la ciudadanía", recalcaba la ex presidenta, que también ponía el acento en la "concentración" desigual de poder del que goza el oficialismo al controlar el gobierno nacional, bonaerense y porteño, además del favoritismo que le prodigan "los centros de poder económico, mediático y judicial".

Lo que más destacan en el campamento K es que pese a remar contra la corriente, Unidad Ciudadana ganó el debate de contenidos y logró que el resto de las fuerzas de la oposición, desde la izquierda trotskista hasta el massismo, asumiera como propia la agenda de problemas instalada por el kirchnerismo en la campaña.

Sobre el buen desempeño electoral de Esteban Bullrich, que estuvo por encima de los pronósticos, en el Instituto Patria destacan que nunca habían pensado en un escenario donde el oficialismo cayera por debajo de los 30 puntos, ya que la coyuntura económica del país no deja plafón para "avenidas del medio", y que inevitablemente iba a producirse una migración de voto útil del massismo hacia el macrismo.

Aún así, reconocen que una parte importante de la sociedad todavía le da crédito a un gobierno, que recién está dando sus primeros pasos, y en el que confían para revertir una situación económica compleja.

Asumiendo como un hecho irreversible que Cristina Kirchner retendrá el piso de 34 o 35 puntos logrados en las Paso, el desafío que tiene por delante Unidad Ciudadana es ir a buscar el voto útil para lograr un plus electoral que lo deje a Bullrich fuera de carrera por el primer puesto.

En ese afán, el voto peronista que se canalizó a través de la candidatura de Florencio Randazzo asoma como el más propicio para engrosar el volumen electoral de Unidad Ciudadana, aunque también podría capitalizar el temor de los votantes de izquierda o progresistas a que se afiance Cambiemos también en la provincia más poblada del país.

Por lo pronto, las expectativas de un "cristinazo" electoral, con el que se esperanzaban los más optimistas antes de las Paso, quedaron definitivamente sepultadas y ahora el kirchnerismo se conforma con "ganar por un voto", en el marco de una disputa que anticipan como reñida.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario