Atentado a la Amia

El kirchnerismo contabiliza las solidaridades recibidas

La expresidenta Cristina Fernández tomó nota de las expresiones de apoyo que recibió de distintos sectores.

Viernes 08 de Diciembre de 2017

Un peronista con muchos años de Palacio Legislativo, de adhesión plena y permanente a los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, decía ayer en el bloque de FpV-PJ: "Cuando fuimos gobierno caímos en el mismo vicio que cae hoy el macrismo; a más poder, mayor propensión a los errores políticos".

Entre otras, fue una de las hipótesis que ayer circularon en el bloque que conduce Agustín Rossi. Arrestar a la madrugada al ex candidato a vicepresidente de Daniel Scioli, Carlos Zannini, fue para los diputados y senadores que ayer acompañaron a la ex presidenta un acto desmesurado, sin antecedentes en 34 años de democracia, que conducirá más temprano que tarde a pagar un costo político irreparable para quienes lo ejecutaron.

Desde ya, en el colapsado tercer piso del Palacio, dominó ayer el estupor, y todos repetían por lo bajo la línea que bajó Cristina en los micrófonos: hay una "mesa chica" que conduce el plan de persecución a opositores integrada por el propio presidente, un núcleo del Poder Judicial y la cabeza del grupo mediático dominante de la Argentina.

Pero hay una pregunta que aún no tiene una respuesta clara, las "decisiones" que toma la "mesa chica", y que implementa de manera grotesca el juez Claudio Bonadio, ¿conectan o no con la aprobación de la mayoría de los argentinos?.

La respuesta menos optimista que se escuchó ayer, de los menos, fue "sí, al menos por ahora, sí". Otros muchos, de la línea del kirchnerismo "optimista", creen que el gobierno nacional inició un declive inexorable, que no tendrá buenas noticias para las mayorías, y que el maquillaje, confusionismo y engaño, se empiezan a desmoronar como una marquesina de cartón, inevitablemente erosionada por las tormentas que nadie podrá evitar.

Cristina ubicó rápidamente por donde se planteará su trabajo político; sus primeras palabras fueron de agradecimiento a los "representantes de otras fuerzas políticas que nos acompañan". Desde ya, la suerte de Cristina, y de la "mesa chica" que la quiere ver presa, se resolverá, en este caso como en otros, de qué lado se arme la trama mayoritaria de solidaridades.

A propósito, el senador Mario País (Chubut, miembro del Consejo de la Magistratura) insospechado de kirchnerista (formará un monobloque luego de la fractura que propició Miguel Pichetto), ayer sentado a pocos metros de Cristina Kirchner durante la conferencia de prensa, le dijo luego a LaCapital: "No hay traición a la patria; acá hay un pedido de desafuero que contraviene a la Constitución nacional". Agregó que "es arbitraria la sentencia; espero que la Cámara puede revertir esta situación".

Como País, un amplio abanico de aliados actuales y de todas las épocas del kirchnerismo, se solidarizó con CFK, incluida la izquierda. Sin embargo, en el bloque que conduce Rossi, celebraron especialmente los llamados de apoyo de referentes de Diputados como Felipe Solá, Graciela Camaño y Pablo Kosiner, que preside el Bloque Justicialista (19 miembros), llamado algo pomposamente "de los gobernadores".

Entre tanto, fuentes del kirchnerismo especulaban ayer que los abogados de Cristina rechazarán el fallo de Bonadio e irán rápidamente a un reclamo internacional por "persecución política".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});