Política

El juez Ariel Lijo reemplaza a Rafecas en la investigación de la ex Ciccone

El juez federal Ariel Lijo quedó al frente de la investigación por las presuntas irregularidades en el levantamiento de la quiebra de la ex Ciccone Calcográfica, en la que el vicepresidente Amado Boudou fue involucrado...

Sábado 28 de Abril de 2012

El juez federal Ariel Lijo quedó al frente de la investigación por las presuntas irregularidades en el levantamiento de la quiebra de la ex Ciccone Calcográfica, en la que el vicepresidente Amado Boudou fue involucrado por una testigo. De esta manera, Lijo reemplaza a su par Daniel Rafecas que fue recusado por el abogado del empresario José María Núñez Carmona, socio del nuevo titular de la ex Ciccone, Alejandro Vandenbroele.

La investigación recayó en el juzgado de Lijo tras un sorteo realizado en la Cámara Federal, después de que la Sala Primera de ese tribunal apartara al juez Rafecas.

Ahora Lijo tendrá en primer lugar que decidir sobre la recusación del fiscal federal Carlos Rívolo (ver aparte). Luego, debe resolver si la investigación sigue delegada en una Fiscalía —como lo había dispuesto Rafecas— o pasa a ser comandada por su juzgado.

La Sala I de la Cámara Federal apartó por unanimidad a Rafecas de la causa por entender que haber mantenido comunicaciones mediante un sistema de chat telefónico con un abogado allegado al imputado Núñez Carmona era un causal de recusación, tal como lo había planteado el abogado de este último Diego Pirota.

Rívolo, a su vez, también fue recusado por Pirota debido supuestamente a haber violado el secreto de sumario que él mismo implantó cuando se le delegó la causa y filtrado datos a la prensa sobre procedimientos vinculados a la causa, como el allanamiento a un departamento de Puerto Madero propiedad de Boudou, pero donde no reside. Este tema deberá resolverlo ahora Lijo: si aparta a Rívolo se designará otro fiscal y la decisión no es apelable. Si lo confirma, Pirota podrá recurrir a la Cámara Federal.

El juez Lijo llegó al cargo por concurso en el 2004 al mismo tiempo que el desplazado Rafecas y junto a otros magistrados como Julián Ercolini y el ex juez y actual ministro porteño Guillermo Montenegro. Lijo antes había sido secretario de la Sala I de la Cámara Federal porteña.

El sorteo en la Cámara Federal se hizo entre seis juzgados que están de turno y en los cuales están al frente Lijo, Rodolfo Canicoba Corral, Marcelo Martínez de Giorgi, Sergio Torres y Norberto Oyarbide, algunos de ellos a cargo de dos juzgados por falta de magistrado titular.

Lijo ya tiene otras causas vinculadas con Boudou, aunque en diferentes roles: por un lado, investiga la denuncia del vicepresidente contra el estudio jurídico del ex procurador general de la Nación Esteban Righi, por presunto tráfico de influencias. Por el otro, tiene a su cargo el expediente en el que el periodista Christian Sanz y el abogado Alejandro Sánchez Kalbermatten le imputan un presunto "enriquecimiento ilícito".

En ese último expediente aparecen mencionados "supuestos testaferros" del vicepresidente, entre ellos los empresarios Alejandro Vandenbroele y José María Núñez Carmona y la periodista Agustina Kampfer, actual pareja de Boudou.

En el otro expediente, Boudou denunció al estudio de Righi y al titular de la Bolsa de Comercio, Adelmo Gabbi, por un supuesto intento de coima en julio de 2009, cuando estaba al frente de la Ansés.

Espera

La causa por Ciccone se reactivará recién a mediados de mayo, porque ahora el juez federal Ariel Lijo deberá definir si el fiscal Carlos Rívolo puede continuar o no en la investigación tras el planteo del abogado Diego Pirota quien lo acusó de pérdida de “objetividad” y “filtraciones” a la prensa. “Hay que fijar una audiencia y citar a las partes para que expongan sus argumentos. La semana próxima es corta así que mínimo demandará diez días”, señalaron fuentes judiciales.

Advertencias de sectores de la oposición

El senador radical por Mendoza Ernesto Sanz reconoció ayer que “no” lo “sorprendió” la separación del juez Daniel Rafecas de la causa Ciccone y pidió “custodiar” la continuidad del fiscal Carlos Rívolo en la investigación. En tanto, la diputada Margarita Stolbizer (GEN) advirtió al juez Ariel Lijo que “debe saber que millones de ojos lo estarán observando y que de su actuación depende hoy la credibilidad de la Justicia”.

Para Sanz, “que se aparte al fiscal Carlos Rívolo de la investigación sería mucho más grave que lo que pasó con Rafecas”, y explicó que “una de las cosas que me preocupa del fallo es que la Cámara Federal ha preopinado o sugerido algo vinculado al fiscal Rívolo y eso sí que es grave”.

Stolbizer le pidió a la presidenta Cristina Fernández “que su gobierno y sus amigos dejen de interferir con la Justicia para que la corrupción sea un delito sin castigo”. En un comunicado aseguró que “la señora —en alusión a la jefa del Estado— debe saber que ha sido elegida para representar a todos los argentinos para hacer de este país un territorio confiable, que garantice derechos y mejores condiciones para recibir inversiones y crear empleo”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario