Política

El gobierno ya tiene presupuesto y superpoderes para todo el 2009

El Senado aprobó anoche y convirtió en ley el presupuesto nacional para 2009 propuesto por el gobierno, que contó con el apoyo de 48 votos y 14 en contra, aunque esa diferencia se hizo menor en los artículos que aludían a los superpoderes, que resultaron aprobados por 38 contra 23.

Jueves 06 de Noviembre de 2008

El Senado aprobó anoche y convirtió en ley el presupuesto nacional para 2009 propuesto por el gobierno, que contó con el apoyo de 48 votos y 14 en contra, aunque esa diferencia se hizo menor en los artículos que aludían a los superpoderes, que resultaron aprobados por 38 contra 23.

También fueron sancionados los artículos referidos a la modificación de las cartas orgánicas del Banco Central y del Banco de la Nación, que fueron definidas por 39 votos contra 22 y 41 contra 20, respectivamente.

El proyecto estima para el próximo año un crecimiento del 4 por ciento, un dólar a 3,19 pesos, una inflación del 8 por ciento en todo el ejercicio, el aumento de la recaudación estimado en 5,7 por ciento, un superávit fiscal del 3,27 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI), una balanza comercial positiva en casi 12.000 millones de pesos y gastos totales por 31.600 millones.

El presidente de la comisión de presupuesto, Fabián Ríos, vocero del dictamen que apoya el bloque oficialista, replicó que las previsiones para el año entrante se ajustan a la realidad y el crecimiento del consumo calculado en el 4 por ciento —contra el 8 por ciento promedio que se veía dando en los últimos años— es una pauta "razonable" y "conservadora". Además el senador correntino destacó para el próximo ejercicio "el sostenimiento de la obra pública" y confirmó que el Estado "va a participar activamente en el sostenimiento del empleo en la Argentina y en la generación de puestos de trabajo".

Por su parte, el titular del bloque radical, Ernesto Sanz, dijo que "hoy existe una desconexión en los discursos entre el oficialismo y la gente de la calle" y afirmó que el presupuesto "tiene dos escollos muy fuertes, que son claudicaciones institucionales, por lo cual no podemos acompañarlo". Dijo, además, que este presupuesto "genera claramente un default, por eso digo que es el tomo I, porque el que mañana (por hoy) debate Diputados (la estatización de las AFJP) es el tomo II de las cuentas públicas para zafar de la situación".

Por su parte, el titular del bloque, Miguel Pichetto, criticó a la oposición, de la que dijo que "convocan al apocalipsis" y "hay algunos que quieren el desastre aun a costa de los argentinos, y lo alientan y motorizan desde el discurso".

Diálogo nulo. Pichetto mencionó a Elisa Carrió, dijo que su denuncia de que el gobierno "está conducido por una banda de ladrones" hace que la posibilidad de diálogo en esas condiciones sea nula".

También rechazó expresiones del los radicales Sanz y Gerardo Morales y del titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi.

"En este momento es políticamente correcto ser opositor —lamentó—. No hay una voz que le reconozca algo a este gobierno: es todo malo. Algo está ocurriendo", insinuó.

En tanto, el ex gobernador de Salta Juan Carlos Romero, cuestionó que se incluyan modificaciones a las cartas orgánicas de los bancos Central y Nación.

A su vez, el santafesino Rubén Giustiniani, rechazó el proyecto, porque "subestima los ingresos y sobreestima los gastos deliberadamente para disponer de un excedente gigantesco para usarlo discrecionalmente, como se viene practicando en los últimos años" (ver aparte).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario