Política

El gobierno trató de "prepotentes" a los senadores de EEUU que criticaron al país

Los ministros Jorge Capitanich y Héctor Timerman salieron al cruce de dos legisladores estadounidenses, que presagiaron una "pronta crisis económica" en Argentina.

Sábado 08 de Febrero de 2014

El gobierno replicó con dureza ayer a los senadores estadounidenses que criticaron públicamente a la Argentina en la audiencia que analizaba la designación del próximo embajador en el país y les advirtió que "no pueden ser tan prepotentes y soberbios". La misma actitud tuvieron algunos dirigentes de la oposición, como Ricardo Alfonsín, quien afirmó que le "indignan la insolencia y los exabruptos" proferidos sobre la Argentina.

"Quiero responder a las acusaciones, que ningún argentino puede dejar pasar. Les voy a contestar como gobernador de Chaco, como senador electo, para plantearle categóricamente nuestra posición: no pueden ser tan prepotentes y soberbios", sostuvo el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.

El jefe de ministros y el canciller Héctor Timerman salieron al cruce de las fuertes criticas que formularon los senadores Marco Rubio y Bob Menéndez, quienes pronosticaron una "crisis económica pronto" en el país, además de acusarlo de "no pagar la deuda" a los holdouts (fondos buitre) y de avanzar sobre la "independencia judicial y la libertad de expresión".

No fueron las únicas voces críticas que se alzaron desde el oficialismo. El presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, consideró "inaceptable la falta de respeto al pueblo argentino", y denunció que "faltan a la verdad sin preocuparse por acreditar antecedentes". El senador Aníbal Fernández (FpV) calificó de "insolente" al legislador estadounidense que formuló críticas sobre la economía argentina (Rubio) y consideró que "se arroga un derecho que no tiene e insulta a los argentinos".

La presidenta del bloque del FpV en Diputados, Juliana Di Tulio, y el titular de la comisión de Relaciones Exteriores, Guillermo Carmona, suscribieron un proyecto de declaración expresando su más profundo repudio a las declaraciones de los senadores norteamericanos, y considera a esas expresiones como" calumniosas y ofensivas, aunque no representan la opinión del Congreso de los Estados Unidos, y que resultan agraviantes e irrespetuosas hacia nuestro país".

Las críticas de los dos legisladores estadounidenses se realizaron durante la sesión de evaluación del futuro embajador en Buenos Aires, luego de que Vilma Socorro Martínez concluyera su misión en julio pasado, cargo para el que el presidente Barack Obama propone ahora al empresario Noah Mamet.

Capitanich aseguró que "ningún legislador puede hablar de la manera que lo hace respecto a otro país" y que "un legislador de Estados Unidos no puede actuar con la soberbia y prepotencia con la que lo hace, por más que sea la primera potencia del mundo". Luego repudió que Rubio haya señalado que "se gobierna antidemocráticamente" en el país, y aclaró que "en la Argentina los ciudadanos gozan de democracia plena, inclusión social, equidad distributiva y de pleno y enfático cumplimiento de derechos civiles, políticos y sociales".

En tanto, Timerman aclaró que "el Senado norteamericano está conformado por 100 miembros, de los cuales 18 forman parte de la comisión y solo dos observaron la nominación de Mamet", la que consideró "es un buen punto de partida para el diálogo" bilateral.

Timerman recordó que Rubio "presentó una ley escrita por los fondos buitre contra Argentina" (ver aparte), iniciativa que "ningún otro senador acompañó", y destacó su "posición ideológica antagónica con muchas políticas que lleva adelante Argentina", como por ejemplo el matrimonio igualitario. También recordó que atacó a Obama por darle la mano a Raúl Castro en el funeral de Nelson Mandela y que favorece las intervenciones militares de EEUU forma unilateral".

Y agregó que el hecho de comparar a la Argentina con Corea del Norte, como lo hicieron en dicha audiencia, "es un dislate del que uno se podría sonreír si no fuera que en la Argentina lo pusieron como título de tapa en un diario".

Lo sucedido el pasado jueves en el Senado norteamericano fue el primer paso en el proceso de aprobación parlamentaria para el aspirante a embajador, por el cual Mamet se presentó ante la comisión de Asuntos Exteriores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario