Política

El gobierno rechazó la "amenaza berreta" de Barrionuevo

El jefe de Gabinete descalificó el crítico documento de los sectores más duros de la CGT.

Sábado 20 de Enero de 2018

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, descalificó ayer el documento que emitieron los sectores más duros de la CGT contra las políticas del gobierno nacional y apuntó contra el secretario general de los Gastronómicos, Luis Barrionuevo, a quien acusó de haber realizado "una amenaza mafiosa berreta".

"Hay que contextualizarlo en quienes lo firmaron. Estaba Barrionuevo, que realizó una amenaza mafiosa berreta al país, a la democracia", dijo Peña, quien, por otra parte, resaltó que "la mayoría de los sindicatos han sido prudentes y responsables".

Peña se refirió a las declaraciones de Barrionuevo, quien la semana pasada había señalado que "a los sindicatos los atacaron los militares, (Raúl) Alfonsín y (Fernando) De la Rúa, y terminaron mal".

El funcionario calificó de "berreta" la declaración del gastronómico y consideró que "a nadie le genera miedo" porque "son muchas décadas haciendo lo mismo", mientras que agregó: "La sociedad cambió, maduró y hay un límite a ese tipo de comportamientos".

El gobierno reaccionó así luego de que los ex jefes cegetistas Hugo Moyano y Barrionuevo encabezaran el jueves una cumbre sindical en Mar del Plata, tras la cual se difundió un duro documento contra las políticas del gobierno, en el que señalaron que se está haciendo "más ricos a los ricos y más pobres a los pobres".

En ese texto, avalado también por dos de los miembros del triunvirato, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, se reclamó "la derogación" de la ley de reforma previsional y "paritarias sin tope", mientras que advirtió que no acompañarán la reforma laboral que la CGT había acordado con el oficialismo.

Reformas fraccionadas

Sobre esto último, el jefe de Gabinete no descartó que las medidas impulsadas en los proyectos de reforma laboral y de la reforma política sean aprobadas en cuotas, mediante "varias leyes".

"No es de vida o muerte que sea una sola ley o varias leyes", afirmó Peña, quien destacó que "van a haber modificaciones normativas que el Congreso definirá".

El funcionario dijo que la reforma laboral puede dividirse en "varias leyes" pero que "lo que no se puede aceptar" es que no haya "cambios en un sistema laboral injusto y obsoleto".

"Esta idea del reformismo laboral va más allá de una reforma laboral. Si el título ese evoca otro momento en el que parece que pierden los trabajadores, volvamos a la mesa de trabajo para debatirlo", insistió.

Peña consideró, además, que es urgente impulsar un "blanqueo laboral" y "mejoras en el sistema de capacitación" para incorporar a más personas al mercado laboral.

Paralelamente, el funcionario afirmó que la división en varias leyes podría ocurrir también con el proyecto de reforma política, que en 2016 obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario