Política

El gobierno pidió tiempo a Lifschitz por la coparticipación adeudada

El jefe de Gabinete de Mauricio Macri, Marcos Peña, planteó al gobernador santafesino que hay que "esperar hasta febrero para saber cómo se ordena la economía".

Jueves 17 de Diciembre de 2015

La Corte Suprema le dio hace pocas semanas un espaldarazo a Santa Fe: falló a su favor en un viejo y millonario litigio sobre fondos de la coparticipación federal. Buscando concretar que el fallo se realice de manera efectiva, Miguel Lifschitz celebró ayer su primer encuentro mano a mano con la cúpula del nuevo gobierno nacional. El objetivo de abrir las conversaciones lo cumplió, aunque el jefe de Gabinete de ministros, Marcos Peña, le pidió tiempo hasta fin de enero para empezar a delinear una propuesta.

La denominada zona núcleo de la Argentina, norte de la provincia de Buenos Aires, sur de Santa Fe y sudeste de Córdoba, es a Mauricio Macri lo que La Matanza era para el gobierno kirchnerista. Cada día se insinúa con más claridad que en esa área virtuosa de la Pampa Húmeda argentina se cifra el centro de gravedad político del nuevo gobierno. La pampa agrícola, sojera, quedó literalmente pintada de amarillo en las últimas elecciones: y allí fue Macri en sus primeros días de gestión —San Antonio de Areco y Luján—, a mostrar su preocupación por el atraso en las reformas viales de las rutas nacionales 7 y 8. Ayer, sus funcionarios de máxima confianza, Rogelio Frigerio y Fernando De Andreis (además de Peña), le manifestaron al gobernador de Santa Fe una preocupación en igual sentido.

Con algunos empleados distraídos con las pantallas de TV (miraban el partido de River en Japón), la visita de Lifschitz a Balcarce 50 fue relevante y se inscribe en la determinación del gobierno macrista: abrir rápidamente el juego con las provincias agroindustriales, y dotarlas de infraestructura y competividad. "Quiero convertir a la producción de productos primarios —alimenticios— en productos para supermercados", dijo hace pocas horas el nuevo presidente. Y Santa Fe es la socia perfecta para los negocios del campo.

En la reunión en la Rosada, que se sucede luego del encuentro del sábado pasado en Olivos, con el presidente, y todos los gobernadores, se empezó a discutir cómo hace el gobierno de Macri para devolver a la provincia los más de 20 mil millones de pesos —según aseguran fuentes de la provincia— que la Nación retuvo en los últimos años en concepto de coparticipación, y que luego de un largo conflicto la Corte Suprema dictaminó a favor de las provincias de San Luis y Córdoba, además de Santa Fe.

"Fue una buena reunión de trabajo, seguramente habrá otras, más específicas, con temas más concretos. El contacto permanente y la relación del gobierno central con las provincias será clave en la Argentina que viene", evaluó ayer Lifschitz, minutos antes de las 9 de la mañana, tras la tempranera reunión, en la sala de prensa del primer piso de la Casa Rosada.

La centralidad de la provincia en el nuevo contexto macrista, curiosamente, o no, también se expresa en la Corte Suprema de la Nación. A la impecable relación de Mauricio Macri con el santafesino Ricardo Lorenzetti, que llegó incluso a aceptar entregarle los atributos presidenciales a Macri en la Casa Rosada, cosa que luego no sucedió, se suma al nombramiento de Horacio Rosatti (otro santafesino relevante) como miembro de la Corte. Incluso Carlos Rosenkrantz (el restante miembro de la Corte nombrado por Macri) también tiene una fuerte relación con la provincia: actuó como abogado de Santa Fe en el litigio por la coparticipación, que justamente la Corte falló, y que ayer Lifschitz comenzó a charlar una solución para concretar el pago.

"Vamos a esperar hasta febrero para saber cómo se ordena la economía", pidió Peña. Para entonces comenzará a alumbrar una propuesta más concreta. "Al quedar firme el fallo de la Corte para los casos de Santa Fe, Córdoba y San Luis, se suspende la detracción por goteo que se realizaba a nuestras provincias", explicó el flamante gobernador de Santa Fe.

Santa Fe no tiene una propuesta concreta sobre cómo hacerse de los dineros que la Nación deberá devolverle. Va a esperar que le ofrezcan. Y no se descarta que pueda surgir un acuerdo intercambiando obras de infraestructura, bonos, o algún otro sistema de compensación (ver aparte). "Que sea un solución razonable; sabemos que esto no lo vamos a cobrar cash, buscaremos una solución conveniente", imaginó Lifschitz ayer.

El intendente de Santa Fe, José Corral, también estuvo presente en la reunión en la Rosada. Acompañó a Lifschitz y aportó desde el lugar de aliado del macrismo: es el nuevo presidente de la UCR. "Necesitamos las herramientas del gobierno nacional. Santa Fe será una provincia aliada al crecimiento del país. Nosotros le hemos dado mucho al país en los últimos años, y sufrimos discriminación y falta de atención", analizó Corral tras la reunión.

Diferencias por la Corte. Sobre la polémica nominación de dos nuevos miembros para la Corte Suprema evitando el trámite constitucional de pasar por el Senado, Corral se diferenció de Lifschitz, y defendió a Macri: "Los dos juristas nombrados son intachables. Los nombra en comisión, y eso está dentro sus posibilidades. Entendemos que se hayan presentado dudas o diferencias pero se trata de una decisión que toma el presidente y que nosotros apoyamos". Lifschitz había considerado "un error" la decisión del nuevo presidente, pero Corral se diferenció y considero entendible la decisión. "Es un momento para apoyar al presidente, y las personas que está nombrando no pertenecen al partido político del presidente.", concluyó Corral.

La alternativa del canje por obras públicas

Una de las vías para que la Nación cancele la deuda con Santa Fe por coparticipación que se manejó en la reunión de ayer en la Casa Rosada fue la ejecución de obras de infraestructura para la provincia.
  Entre estas obras se mencionó a rutas que le faltan reformular a la provincia: 34, 33 y 11 de Santa Fe hacia el norte, entre otras. Se habló del puerto de Santa Fe, el puente Santa Fe Santo Tomé. También del ferrocarril Belgrano, la hidrovía. También de la vivienda y la necesidad de agilizar la autorización del gobierno nacional para con las provincias que tienen capacidad de endeudamiento como Santa Fe.
  “Y también hablamos de la política en general, respecto de la relación de Santa Fe con el gobierno nacional. Nos transmiten que el nuevo gobierno tiene la vocación de avanzar con un plan ambicioso en esos rubros (rutas). Nuestra expectativa es que Santa Fe esté muy considerada en esos planes”, abundó el gobernador Lifschitz ante La Capital.
  Hoy, además, habrá una reunión del Consejo de Seguridad Interior donde participan todos los ministros de Seguridad de las provincias. Será con Patricia Bullrich, ministra de Seguridad, y se prevé una reunión extensa: “Nos interesa más eso que establecer el número de hombres de las fuerzas federales vayan a actuar en nuestra provincia”, añadió el socialista.

Pago de salarios

El gobernador santafesino, Miguel Lifschitz, tranquilizó ayer al afirmar que la provincia tiene los recursos para afrontar los gastos de aguinaldo, que serán abonados entre el 22 y 23 de diciembre próximos. También ratificó que Santa Fe tiene reunidos los recursos propios para pagar en los primeros días de enero los sueldos de diciembre.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario