Política

El gobierno no tiene en agenda un bono de fin de año y quiere garantizar el pago de sueldos

Hugo Moyano, líder de la CGT Azopardo, le pidió al presidente que "se acuerde de los trabajadores". Además piridó a la sociedad "mirar con realismo lo que está pasando en la economía".

Domingo 20 de Diciembre de 2015

El gobierno confirmó ayer que "no está en agenda" otorgar un bono de fin de año, mientras que el jefe de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, insistió con ese reclamo y le pidió al presidente Mauricio Macri que "se acuerde de los trabajadores" y reciba a sus representantes, como lo hizo con otros sectores.

Al tiempo que el líder camionero solicitó al primer mandatario "un poco de generosidad para los sectores laborales", el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, exhortó al empresariado y a la dirigencia sindical a "mirar con realismo lo que está pasando en la economía".

En ese sentido, el funcionario instó a los gremialistas a "no tirar cifras aventuradas" en relación a las demandas salariales.

Al ratificar que "no está en agenda" de la Casa Rosada el pago de un plus para fin de año, Triaca señaló que si los sindicatos "llegan a un acuerdo de manera razonable y pacífica, no corresponde" al gobierno "negarlo". Aunque dijo no poder "asegurar una generalización" en esa materia.

El ministro argumentó que el Ejecutivo tiene "un orden de prioridades en términos fiscales, que es asegurar el pago de sueldos y salarios, no sólo a nivel nacional sino en las distintas provincias".

Por escrito. Por su parte, Moyano puntualizó que "entre el lunes (mañana) o el martes" próximo el sindicalismo enviará al presidente un documento en reclamo de un decreto que disponga el pago extra pedido.

De paso, le solicitó al jefe del Estado que "se acuerde de los trabajadores" e invite a sus representantes a conversar como lo hizo con los referentes de otras fuerzas e instituciones.

"Nos llama la atención, el gobierno toma decisiones muy fuertes, ha sido muy generoso con muchos sectores de la sociedad como el campo, al que le ha dejado sin efectos los impuestos, y espero que deje un poco de generosidad para los sectores laborales", advirtió el dirigente.

Moyano insistió: "El gobierno saca decreto por todo, anula una cosa, anula otra, entonces que tome la decisión de pedirles a las empresas que paguen este bono, que corresponde y es mínimo".

Reunidos en un plenario, el moyanismo, el barrionuevismo y sectores gremiales kirchneristas coincidieron el viernes pasado en reclamar a la Casa Rosada un bono de fin de año en compensación por el "deterioro del salario".

Más adelante, cuando se le recordó que el jefe del Estado sí le concedió a él una entrevista luego del reciente triunfo electoral, Moyano admitió que era en cumplimiento de "un compromiso" del líder del PRO durante la campaña, pero planteó que ahora "tiene que recibir al conjunto" del sindicalismo.

"Nosotros ampliamos el viernes una comisión que ya estaba conformada y la idea es tener un poco la representación de todos aquellos que están dispuestos a hacer la unidad (sindical)", explicó el camionero.

Moyano fijó su posición respecto de la actitud oficial al observar que, a la hora de definir medidas a favor de los trabajadores, "a veces uno se molesta cuando tienen tanta fuerza para tomar algún tipo de decisiones y dudan sobre las otras".

En ese marco, señaló que cuando el gobierno nacional "eliminó los impuestos al campo, en principio tuvo dudas de dejar sin efecto el mínimo no imponible al aguinaldo".

Por eso, el sindicalista insistió en que el reclamo de un bono busca que "al trabajador no le falte un pedazo de pan, porque acá se trata de comer".

"Con la inflación que hemos tenido se redujo la capacidad del salario y acá no se trata de hacer una inversión menos, se trata de comer un plato menos de comida, y eso es lo que tiene que atender el gobierno", subrayó.

Preparan índice de inflación "provisorio"

El director del Indec, Jorge Todesca, afirmó ayer (a una semana de asumir el cargo) que durante las gestiones kirchneristas el instituto "fue una dictadura real en la que no se respetaron los derechos humanos". Y adelantó, por otro lado, que "en dos semanas" podrían dar a conocer "un índice de inflación creíble pero provisorio".

"En el Indec hubo una afectación de los derechos humanos profunda por un gobierno que decía defenderlos", sostuvo Todesca.

A su vez, destacó "el clima de terror que imperaba" y denunció: "Eso, durante un tiempo, fue una dictadura real en la que no se respetaron los derechos humanos. Ni hablemos de los derechos básicos, reconocidos, de los trabajadores".

Todesca volvió a mencionar el "estado de destrucción muy fuerte" del Indec, que "afecta la posibilidad de retomar la producción de índices".

En ese marco, el economista confirmó que en unas semanas se podrá dar a conocer un nuevo índice de precios.

"Estamos trabajando en algunas alternativas diferentes. En dos semanas podemos tener un índice, creíble pero provisorio", aseguró al respecto.

Por último, señaló que "no se pudo montar una estructura de transición" en el Indec entre los funcionarios salientes y los entrantes.

"Tenemos un problema legal, de ir poniendo nuestros técnicos, la gente de confianza, y eso lleva un tiempo", añadió el funcionario, que recordó haber ganado en la Justicia las querellas que le entabló el ex secretario de Comercio Guillermo Moreno, quien intentó impedirle que diera a conocer los porcentajes estimados de inflación desde su consultora privada.

Apenas se puso al frente del Indec, Todesca prometió encarar una revisión de "todos los indicadores" que elabora el organismo para ver si eran "confiables".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario