Política

El gobierno nacional avanza con la idea de un acuerdo de salarios y precios

La intención es fijar un pacto en torno al 29% presupuestado de inflación. Visto bueno de la CGT y reparos de las grandes patronales

Viernes 29 de Enero de 2021

Tras un año, el 2020, en donde los salarios perdieron frente a la aceleración de precios, el gobierno nacional busca tejer un acuerdo con los empresarios y sindicalistas para armonizar las variables económica en torno al 29% presupuestado de inflación. Es una apuesta osada que requerirá de amplios y sostenidos consensos, que por ahora asoman tibios.

  Por lo pronto, el gobierno dio esta semana el primer paso formal con la inclusión de esta idea como eje central en el debate del gabinete socioeconómico. Desde la CGT ven con buenos ojos esta suerte de pacto social, pero la preocupación de los gremios, en la previa a un posible entendimiento, pasa por los formadores de precios, en particular de la industria alimenticia, responsable del salto inflacionario que se dio en el último mes del año pasado.

  En la vereda empresarial, los nucleamientos pymes salieron ayer a respaldar la idea del gobierno, aunque todavía falta los pronunciamientos de las cámaras más poderosas e influyentes, como la UIA y la AEA.

  En principio, estas dos patas (CGT y Pymes) de las muchas que deberá tener este acuerdo en etapa embrionaria, ya solicitaron sentarse juntos con los funcionarios para definir pautas y estrategias.

  La iniciativa del gobierno apunta a garantizar un triunfo módico de los ingresos de los trabajadores, así como de jubilados y beneficiarios de planes sociales, frente a la variación del costo de vida por un margen no mayor a dos o tres puntos.

  La reunión del miércoles pasado se concretó en el Ministerio de Economía y tuvo como participantes a Martín Guzmán, junto a sus pares de Trabajo, Claudio Moroni, y de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; los titulares del Banco Central, Miguel Pesce, y de la Afip, Mercedes Marcó del Pont; la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz.

  Aunque la CGT dio una primera respuesta entusiasta a la convocatoria y las cámaras empresarias (salvo las Pymes) se mostraron hasta ahora renuentes, unifica a ambos sectores la incertidumbre respecto de las chances que tendrá el Ejecutivo de ordenar la macroeconomía para facilitar el cumplimiento de un acuerdo como el planificado. En particular los ítems sobre los que tiene el Estado los mayores resortes, como el valor de las tarifas, la tasa de interés y el tipo de cambio. Por eso las miradas quedaron centradas en la figura de Guzmán, percibido al menos por los gremios como un gestor hasta ahora exitoso de la deuda externa pero como una incógnita en el manejo de la economía real.

  El propio ministro se encargó de aminorar las expectativas en torno del posible acuerdo. Mandó a sus colaboradores a transmitir que el entendimiento estaba en una etapa embrionaria y en un comunicado avisó que la inflación “es un fenómeno multicausal, consecuencia de factores macroeconómicos y pautas de comportamiento y de formación de expectativas que le dan persistencia”.

  “El pilar central para atacar la problemática inflacionaria es el esquema integral de política macroeconómica, que incluye a la política fiscal, la monetaria y la cambiaria. Para hacer realidad los objetivos definidos en la ley de Presupuesto 2021, el Estado tiene un rol en la gestión de coordinación en pos de alinear expectativas con los objetivos inflacionarios a los que se apunta”, apuntó Guzmán.

   Sin bien falta el compromiso de las asociaciones patronales más poderosas, el gobierno se aseguró ayer el respaldo de dos agrupaciones Pymes: la Confederación General Empresaria (Cgera) y la Confederación General Económica (CGE).

  “Salvo en un breve período del pacto social, nunca se le dio oportunidad a este tipo de acuerdo, pero desde Cgera y la CGE estamos dispuestos a discutir sobre el tema”, manifestó el presidente de Cgera, Marcelo Fernández.

  En un comunicado, consideró que “para que el acuerdo de precios y salarios funcione, es necesario que las pymes estemos en la mesa de discusión”, dado que estas empresas son “las principales empleadoras de los argentinos, y las más golpeadas por los efectos de la pandemia”.

  Fernández sostuvo que esperan participar para “alinear correctamente las expectativas de inflación, expresar la situación de los sectores productivos y plantear propuestas para reactivar la actividad”.

  “Muchos de los que hoy no quieren el acuerdo de precios y salarios son los mismos que durante diez años aplaudieron la convertibilidad”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS