Política

El Frente de Todos acaricia el quórum propio en Diputados

Al igual que en el Senado, el peronismo busca conformar un solo bloque en la Cámara baja. Tratativas para sumar más aliados.

Domingo 01 de Diciembre de 2019

La larga marcha que se inició a mediados de 2018 con aquel grito de Alberto Rodríguez Sáa, "hay 2019", llega a su fin. Algunos lo soñaban, pocos lo creían; un año y medio después, el peronismo unido ganó la elección y puso al presidente; luego, con la muñeca política de Cristina Kirchner consiguió constituir un asombroso bloque unificado de 41 miembros en el Senado, y está a un puñado de manos de lograr, también, mayoría absoluta (quórum) en la Cámara de Diputados.

Como en la Cámara alta, en Diputados todo se encamina a la unidad del bloque mayoritario (FpV-PJ) con el FR (de Sergio Massa), y los bloques de Santiago del Estero, de Misiones que responden a Maurice Closs y a Carlos Rovira (con interna propia), y los "sueltos" de varias provincias como San Juan, Río Negro, Mendoza y Neuquén, entre otras.

El nombre del nuevo súper bloque aún no está definido. Pero todo indica que la denominación sería "Frente de Todos", y la conducción, confirmada, quedará en manos de Máximo Kirchner. Ese bloque ya alcanza el número de 120 miembros, se garantiza la condición de primera minoría —Juntos por el Cambio alcanzará 119 miembros—, a la vez que continúan las negociaciones por "meter" dentro del bloque a algunos "sueltos" que permanecen sin integrarse.

Con todo, primerísimas fuentes de kirchnerismo confiaron a LaCapital que están avanzadas las negociaciones para incorporar la clásica figura de "aliados permanentes" a un puñado de pequeños bloques que no accederán a integrarse como FdT, a secas. Y conservarán sus bloques, sus nombres "de fantasía", como figuran inscriptos en la Cámara. Pero, de todos modos, serían parte de la negociación política de la "unidad ampliada" (¿presidencia de comisiones?, ¿generosidad de parte de la presidencia del bloque mayoritario para acceder nombrar asesores?, son los elementos a incluirse dentro de la negociación).

Un histórico jugador de la Cámara baja, que circuló más de una década por los pasillos del Palacio, le soltó a este cronista: "Si con la caja de la Nación, la provincia de Buenos Aires, y las dos Cámaras del Congreso, no podemos conseguir los votos que nos faltan para el quórum?.algo estaríamos haciendo mal", y desparramó su clásica sonrisa.

Entre los posibles aliados "externos" al FdT tributaría (manteniendo su propio monobloque), el santafesino Luis Contigiani. Se sabe, luego de la explosiva renuncia (inducida) al bloque del PS con que se hizo famoso a Diputados (votación por el aborto), Contigiani busca renovar su perfil, y su marco de alianzas. La "tercera vía" política en la Argentina se ha convertido en una vía que conduce a la nada. Graciela Camaño, diputada por el espacio de Roberto Lavagna, casi en soledad, fatigará esa postura. Su corriente no pasará de un puñado de nombres que en ningún caso llegará a las dos cifras. Contigiani evalúa, con precauciones, su acercamiento al FdT, a la vez que también es tentado por Camaño.

Con los aliados, el FdT acaricia el número deseado: 129. De hoy y hasta la sesión preparatoria (jura de los nuevos diputados), el próximo miércoles, las negociaciones continúan abiertas. El grupo más relevante de los posibles "aliados" son los "cuatro de Córdoba" —responden al gobernador Juan Schiaretti—, que, a pesar de su mote, no constituyen ninguna formación de música folklórica de la provincia mediterránea. La música del "cordobecismo", se sabe, no tiene un género definido. Y puede sonar en distintos registros.

Con la histórica unificación que se está concretando en estos días, por impulso de la conducción del FdT, el Congreso invierte la tendencia de las últimas décadas: a la partición permanente de los bloques. Y regresa al esquema bipartidista de grandes bloques que dominó durante la transición democrática de los 80. Pero con una diferencia decisiva, ahora se constituye un nuevo bipartidismo con bases ideológicas claras: centroizquierda y centroderecha.

Por el contrario, entre radicales y peronistas de los 80 y de los 90, convivieron la centroderecha y la centroizquierda, todo mezclado y confuso. Con el nuevo siglo, y el evidente éxito político y cultural de Néstor y Cristina Kirchner, la Argentina se rediseñó. Por un lado, peronismo combativo y moderado, campo nacional popular, sectores radicales y socialistas, las izquierdas no peronistas ni trotskistas; y por el otro, liberales, radicales asociados, restos de peronismo conservador, y la derecha pura y dura.

Con todo, y como expresa el próximo presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa (en una columna de opinión publicada hoy en LaCapital), todo el éxito previo en el diseño de unidad que está consiguiendo el peronismo kirchnerista en el Congreso, deberá verificarse cuando el carro empiece a moverse. Y lleguen las definiciones, los proyectos de ley, la presión de las corporaciones, la calle, y, al cabo, la Argentina política en marcha. Por más cálculo y previsión que se ensaye, "la dinámica de los impensado", como escribió el genial periodista deportivo Dante Panzeri, siempre rige el destino de los argentinos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario