Elecciones 2017

El Frente Progresista ya busca la salida de su laberinto

Tras los magros resultados que obtuvieron sus candidatos en las Paso, la coalición que gobierna la provincia y Rosario se prepara para rediseñar su estrategia electoral para los comicios de octubre.

Miércoles 16 de Agosto de 2017

Todavía aturdidos por la performance del domingo en las Paso, los principales referentes del Partido Socialista (PS) y del Frente Progresista (FPCyS) mantuvieron entre el lunes y ayer frenéticas reuniones que, además de acelerar la catarsis, sirvieron para reconfigurar la estrategia de campaña para las elecciones generales del 22 de octubre próximo.

La coalición que integran socialistas, radicales y otros partidos tiene como prioridad mantener el poder dentro de dos años. Una meta que no es menor: a la luz del respaldo cosechado en las primarias abiertas, peligran las gestiones en la provincia y en Rosario. Y, en ese contexto, el oficialismo santafesino debería revertir el doble de los puntos obtenidos en los comicios.

"Todos trabajaremos espalda con espalda y bancaremos a los candidatos del Frente Progresista", deslizaron a La Capital fuentes ligadas al socialismo, en alusión a Luis Contigiani (aspirante a diputado nacional) y Pablo Javkin (postulante a concejal rosarino). La primera en materializar esa premisa fue la intendenta Mónica Fein, quien ayer rompió el silencio poselectoral y abrió la temporada de caza de votos (ver página 3).

Dando por superada la etapa de las excusas, que se centraron en la nacionalización de los comicios y sus consecuencias, la dirigencia socialista instó a sus pares del Frente Progresista a "salir a hablar casa por casa con los habitantes de la provincia para tratar de dar vuelta los votos". Incluso, no soslayaron los más de 50 mil sufragios santafesinos que quedaron huérfanos tras el paso por el tamiz de las primarias.

"No es imposible", agregó —en clave más que optimista— otra fuente frentista acerca de la compleja tarea por venir, a la que se sumará el desafío de despegar la disputa local de la tan temida polarización.

Es que, a diferencia de lo ocurrido en anteriores elecciones generales, el FPCyS nunca logró blindar la provincia de las embestidas del poder central de turno. Sin embargo, al menos públicamente, no se objetó el rol de ariete desempeñado por el gobernador Miguel Lifschitz ni el discurso antimacrista desplegado por Contigiani.

"Resulta difícil salir de esta grieta instalada por una maquinaria infernal", graficaron en el oficialismo provincial. Sí aludieron, como un factor decisivo de la baja performance en la puja a diputado, a "la falta de conocimiento" de la figura del candidato. Pero, de inmediato, reivindicaron la apuesta inicial de reflejar "la renovación del Frente Progresista", más allá de admitir que "no alcanzó" en las urnas.

Por lo pronto, las principales espadas de la coalición (algunas ausentes en la previa a las Paso) acompañarán a Contigiani y a Javkin. Los días por venir confirmarán si el diagnóstico del estado de situación fue certero. El Frente Progresista busca la salida de su laberinto.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario