Política

El Frente Progresista fue la fuerza más votada para los cargos de concejales

Los votos que aportó la radical María Eugenia Schmuck fueron fundamentales para confirmar la tendencia. Toniolli fue el primero en el Frente para la Victoria y Chumpitaz arrasó con el PRO.

Lunes 20 de Abril de 2015

Al cierre de esta edición, y con un escrutinio definitivo muy lento en cargar en el sistema datos irreversibles, el Frente Progresista Cívico y Social se perfilaba como la fuerza política más votada para representantes en el Concejo Municipal. La secundaba el Frente Justicialista para la Victoria, con un podio de candidatos que expresan un cambio generacional en sus dirigentes. El PRO (que no tuvo internas) fue la tercera fuerza y le compitió voto a voto los porcentajes al candidato socialista. El massismo se ubicaba lejos en cuarto lugar y cerca de Ciudad Futura, la expresión más elegida en la izquierda.

Los rosarinos se volcaron a renovar su esperanza en los actuales funcionarios y esta tendencia hizo pie en las primarias para concejales. El primer lugar para el oficialismo no tambaleó a medida que se cargaban los datos en el escrutinio.

Pero esta vez hubo una señal que la intendenta Mónica Fein y la estructura tradicional del Partido Socialista deberán analizar en detalle. El voto no oficialista sumó altos porcentajes de los rosarinos que optaron por incidir en la interna progresista. 

Y si bien el candidato de la intendenta Mónica Fein, Horacio Ghirardi, resultaba el más votado, la radical “díscola” María Eugenia Schmuck fue quien apuntaló los resultados en el escrutinio para un oficialismo que necesitó del “efecto Javkin” para no caer en desgracia.

El actual secretario de municipios y comunas santafesino, Ghirardi, discutió palmo a palmo su cantidad de sufragios con el primero en la lista del PRO, Gabriel Chumpitaz. Y sino fuera por el aporte de la blonda radical, la brecha hubiese sido pequeña con otras fuerzas políticas.

El socialista deberá admitir como compañera de campaña en las generales a quien insistió durante toda su campaña en la necesidad de una renovación y en las críticas a “la soberbia que impera en el oficialismo”.

El pedepista Aldo Poy quizás sea el ejemplo del voto al candidato, o el “voto sentimiento”. Ni crítico, ni hiperoficialista, el ídolo canalla se cortó solo con una campaña unipersonal que le rindió sus frutos. Escrutado casi el 40 por ciento de los sufragios arañaba el cuarto lugar.

De quien se esperaba un resultado mejor fue del varias veces reelecto presidente del Palacio Vasallo, Miguel Zamarini. Su campaña centrada en las falencias del sistema de transporte y sus giras barriales le alcanzaron sólo para ilusionarse, pero deberá trabajar duro para aspirar a una banca en las generales. Anoche, la tendencia del recuento oficial lo ubicaba en octavo lugar (ver página 13).

En el frente kirchnerista el recambio generacional marcó la tendencia. El diputado provincial Eduardo Toniolli, de alto perfil parlamentario en temas como las políticas de seguridad o derechos humanos, capitalizó su conocimiento y lo tradujo en votos.

Otro ejemplo de perfil propio es María Fernanda Gigliani. Rompió con su ex par de bancada Héctor Cavallero y con proyecto propio se ubicaba anoche segunda en intención de voto, seguida por Sebastián Artola,  en cuarto lugar quien anhela una banca al igual que en 2013.

El referente del candidato kirchnerista a intendente Roberto Sukerman, el titular de la Oficina del Consumidor Alberto Muñoz no movió el amperímetro: octavo lugar.

Por el Frente Renovador, que lleva a Alejandro Grandinetti como intendente y a Sergio Massa como referente nacional, el peronista Osvaldo Miatello figuraba rezagado al pelotón de las primeras fuerzas políticas pero superó a su contendiente en la interna.

El próximo 14 de junio habrá una boleta de la izquierda en el cuarto oscuro. Ciudad Futura, con el creador del Movimiento Giros Juan Monteverde superó el piso del sistema D´Hont, mientras que Celeste Lepratti estaba a un paso de concretarlo.

Para el pelotón del fondo que compitieron ayer, habrá que esperar el resultado del escrutinio definitivo para corroborar si los frentes y sus candidatos logran pasar el filtro de los 11 mil votos (el 1,5 por ciento del padrón electoral).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario