Política

El FMI larga 10.800 millones de dólares pero pide más ajuste de gastos e impuestos

El directorio del organismo aprobó la tercera revisión del programa crediticio. Los desembolsos ya suman u$s 38.900 millones

Sábado 06 de Abril de 2019

El directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó ayer el desembolso de otros u$s 10.800 millones correspondientes al salvataje financiero del gobierno de Mauricio Macri. No obstante, criticó los "decepcionantes" resultados en la lucha contra la inflación y reclamó aumentar los ingresos fiscales y bajar más los gastos.

En medio de un nuevo episodio de tensión cambiaria, el directorio ejecutivo del Fondo concluyó la tercera revisión de la evolución económica de Argentina. Puso un aprobado y habilitó a girar el equivalente a 7.800 millones de DEG (derecho especial del giro), Son u$s 10.800 millones.

Con este desembolso, suman u$s 38.900 millones ya enviados al gobierno nacional, sobre un programa crediticio de u$s 55 mil millones. Aunque parezca que intente llenar un barril sin fondo, Christine Lagarde, la directora gerente del FMI, está satisfecha. "Las políticas que sustentan el acuerdo están dando fruto", aseguró.

Mencionó la disminución del déficit fiscal primario (antes del pago de intereses) y el de cuenta corriente (cerró 2018 en u$s 28 mil millones), como parte de ese éxito. Reconoció, en cambio, que la actividad económica se contrajo en 2018. Sin embargo, en coro con los funcionarios nacionales, la jefa del organismo dio testimonio sobre "indicios de que la recesión ha tocado fondo".

Tras elogiar la "muestra de determinación" que dio el gobierno al reducir el déficit primario de 2018 "por debajo de la meta fijada en el programa", Lagarde pasó al turno de los retos. Advirtió que el ingreso tributario fue inferior al esperado, por lo cual "será crítico actuar continuamente con prudencia en la ejecución de los planes de gasto y tomar otras medidas para incrementar los ingresos fiscales a fin que la posición fiscal de 2019 llegue al balance primario".

También admitió que, "tras unos meses de relativa estabilidad", la volatilidad financiera repuntó en las últimas semanas. Lo atribuyó a las condiciones financieras mundiales y a que "los resultados en términos de la inflación han decepcionado".

Sin embargo, elogio la decisión del BCRA de apretar más el torniquete monetario y de elevar al Congreso una nueva carta orgánica del Banco Central.

Recordó las tareas pendientes en materia de reforma tributaria, desregulación y apertura del mercado interno.

Desde el Ministerio de Hacienda minimizaron las advertencias del organismo y enfatizaron que "lo importante" es que "la revisión fue aprobada".

También aclararon que no hubo un cambio en las metas fiscales anuales, sino "un rebalanceo de las metas trimestrales".

"La meta acumulada de déficit del segundo trimestre pasa a $ 20.000 millones (0,1 por ciento del PBI) y la meta acumulada del tercer trimestre pasa a 60.000 millones (0,3 por ciento del PBI)", dijo una fuente del Palacio de Hacienda. Y subrayó: "No cambia la meta fiscal, tan sólo se estableció un sendero consistente para su cumplimiento".

Sobre los "gastos sociales", se especificó que "la cláusula social, que pasa de 0,2 por ciento a 0,3 por ciento del PBI y alcanzará los 60.000 millones de pesos; así se logra incorporar al gasto el aumento adelantado de 46 por ciento a la AUH y cumplir con el resto de los programas".

Las fuentes gubernamentales admitieron que "hay que esperar cómo evoluciona la recaudación en los próximos meses" y "tener en cuenta cuántos ingresos no tributarios podemos generar".

Por el lado del gasto, admitieron que "podría haber reducciones en el margen de gastos, incluyendo una racionalización de gastos de capital no prioritarios". También relativizaron la naturaleza del "waiver de aplicabilidad". Dijo que "se trata simplemente de que los datos de marzo no estaban concluidos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});