Política

El ex presidente Néstor Kirchner recibió el último adiós en su Patagonia natal

Los restos del ex mandatario fueron inhumados, sólo por familiares e íntimos, en el cementerio municipal de Río Gallegos. El cortejo arribó a las 20.05 encabezado por la presidenta Cristina Fernández, junto a sus hijos Máximo y Florencia. Legisladores, dirigentes y personalidades y una multitud de ciudadanos locales recibieron a "Lupo" con banderas, aplausos y flores.  Siga en vivo la cobertura de la llegada de los restos de Kirchner a Santa Cruz Fotogaleria:  el último adiós al ex Presidente  

Viernes 29 de Octubre de 2010

Los restos del ex presidente argentino Néstor Kirchner fueron inhumados esta noche en el cementerio municipal de la patagónica ciudad de Río Gallegos en una ceremonia íntima en la que participaron su esposa y jefa de Estado Cristina Fernández y su homólogo de Venezuela, Hugo Chávez.

Los restos mortales de Kirchner llegaron a su provincia natal, Santa Cruz, para su descanso final luego del multitudinario y emotivo funeral celebrado en la Casa Rosada en Buenos Aires, al que asistieron ocho presidentes sudamericanos.

Cientos de miles de personas le dieron el último adiós a lo largo de las 26 horas que duró el velatorio en la capilla ardiente montada en el Salón de los Patriotas Latinoamericanos de la sede gubernamental y en las manifestaciones populares en la vecina Plaza de Mayo.

Una vez que llegó a Río Gallegos, el cortejo avanzó a paso de hombre desde el aeropuerto y a lo largo de los aproximadamente 7 kilómetros que dividen la entrada a la ciudad hasta el cementerio municipal, donde arribó a las 20.05 después de más de dos horas de recorrido.

El primer vehículo de la caravana fue el Peugeot 405 que trasladó los restos del ex presidente; detrás, la presidenta Cristina y sus hijos acompañaban a bordo de un Citroën Picasso. A medida que avanzaban, la gente se agolpaba a los vehículos para darle el último adiós al "Lupo" -tal cual lo llaman en su ciudad natal- y saludar a Cristina y brindarle todo el apoyo.

 

El vuelo de la Fuerza Aérea Argentina arribó a la ciudad patagónica con los restos del ex presidente Néstor Kirchner a las 17.32. Dos minutos más tarde descendió Cristina Fernández con sus hijos Máximo y Florencia, Aníbal Fernández y Alicia Kirchner, quienes fueron saludados, entre otras personalidades, por el presidente venezolano Hugo Chávez.

El cortejo fúnebre partió a las 13.17 desde la Casa Rosada, donde fueron velados los restos del ex presidente. Una multitud se agolpó sobre el auto que transladaba el féretro del ex presidente Néstor Kirchner hacia el aeropuerto metropolitano. "Néstor querido el pueblo está contigo" gritaba la gente en medio del tumulto, mientras efectivos de la Policía Federal intentaban despejar el camino para que avance el cortejo.

Una marea humana acompañó con aplausos, cantos y llantos la ceremonia que significó el último adiós al ex presidente. Banderas, flores y cascos de trabajadores fueron algunos de los obsequios depositados sobre el féretro. El recorrido fue por las avenidas Leandro N. Alem, Córdoba, 9 de Julio, Libertador, Salguero y avenida Costanera.

A las 14.26 el cortejo llegó al aeroparque metropolitano, y veinte minutos más tarde partió en avión rumbo a Río Gallegos, donde serán inhumados los restos de Néstor Kirchner.

En el mismo avión viajó la presidenta, Cristina Fernández; sus hijos Máximo y Florencia Kirchner; el Jefe de Gabinete, Aníbal  Fernández; la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner; y el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zanini. Mientras, en un segundo avión, viajaron otros funcionarios, dirigentes oficialistas y amigos, del círculo mas cercano a la mandataria.

El velatorio fue en el Salón de los Patriotas Latinoamericanos de la Casa  de Gobierno, tras 26 horas en las que pasaron a darle el último adiós una multitud de personas, presidentes latinoamericanos,  dirigentes políticos y representantes de los más diversos sectores de la vida nacional.

Las puertas de la Casa Rosada se cerraron al público a las 12, tras una incesante demostración de afecto y cariño hacia la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que llegó a las 10 al velatorio luego de haber pasado la noche en la residencia de Olivos.

Desde temprano, funcionarios nacionales, gobernadores y sindicalistas participaron de las últimas horas del velatorio del ex presidente, y decenas de personas se agolparon para poder ingresar, pese a la lluvia que comenzó a caer sobre Buenos Aires a media mañana.

Apenas llegó la mandataria, fue saludada por la canciller española, Trinidad Jiménez, y el ex presidente de Gobierno Felipe González, que llegaron en representación de su país.

Las últimas dos horas del velorio fueron una seguidilla de emotivos momentos, en los que la Presidenta saludó y se fundió en abrazos con militantes, jóvenes y personal de la Casa de Gobierno que se agolparon frente al féretro de su marido.

Un momento muy especial se vivió cuando varios mozos de la Unidad Presidencial, que sirvieron a Kirchner durante su gestión, se acercaron al ataúd, emocionados hasta las lágrimas, y dieron un  aplauso cerrado al ex mandatario.

Minutos después, la espontánea entonación del himno nacional irrumpió en la capilla ardiente, como parte de los tributos que los militantes brindaron a la figura del ex presidente.

La canción patria comenzó a ser entonada por un hombre que ingresó al salón y luego se sumaron el resto de los presentes en el lugar, entre ellos la presidenta.

También grupos de obreros con cascos amarillos, miembros de la juventud peronista, del Ceamse, y representantes de pueblos originarios se acercaron a ofrecer las condolencias a la presidenta, así como figuras de mundo del espectáculo como Leonardo Sbaraglia y Fabián Vena.

Un grupo de operarios de la firma que construye la ampliación del subte E ingresó en la capilla ardiente entonando el cántico “yo  soy argentino ... los soldados del pingüino” y obsequió un casco amarillo que la mandataria colocó sobre el féretro de su esposo.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS