Política

El escándalo por autos importados ya roza también a ricos y famosos

El juez en lo Penal Económico Marcelo Aguinsky prohibió ayer la circulación de 56 automóviles importados con franquicia diplomática y emplazó a los dueños de los vehículos (entre los que figuran el futbolista Juan Sebastián Verón y el empresario Gustavo Mascardi) a presentarse ante las autoridades, bajo amenaza del secuestro de los coches.

Sábado 26 de Enero de 2008

El juez en lo Penal Económico Marcelo Aguinsky prohibió ayer la circulación de 56 automóviles importados con franquicia diplomática y emplazó a los dueños de los vehículos (entre los que figuran el futbolista Juan Sebastián Verón y el empresario Gustavo Mascardi) a presentarse ante las autoridades, bajo amenaza del secuestro de los coches.
  Verón (quien dijo haber adquirido una Hummer de buena fe), el representante de futbolistas Mascardi, así como los propietarios de los restantes 54 rodados, fueron intimados ayer a presentarse en el término de cinco días hábiles ante el Registro Nacional de la Propiedad Automotor, donde los vehículos quedarán sujetos a la interdicción de la Justicia. La medida dispuesta por Aguinsky está enmarcada en una investigación por contrabando que tiene conexidad con la causa que tramita el juez federal Norberto Oyarbide contra embajadores y cónsules de distintos países que habrían lucrado con la importación de autos con franquicia diplomática y fueron denunciados por la Cancillería argentina.

Bajo sospecha. El fiscal Luis Comparatore reclamó a Oyarbide el secuestro de 98 vehículos pero el juez consideró improcedente la medida, que podría ser aplicada por Aguinsky en caso de que los dueños de los costosos vehículos omitan presentarse ante el Registro Automotor. Oyarbide espera que la Cancillería informe si los diplomáticos bajo sospecha se encuentran acreditados actualmente como representantes de otros países, porque en ese caso deberá girar las actuaciones a la Corte Suprema de Justicia.
  “De haber embajadores con cierto grado de relación con la investigación, están protegidos por inmunidad diplomática y no podría llevar adelante la medida”, explicó Oyarbide al referirse a los motivos por los que rehusó secuestrar las unidades, y al posible traslado de al menos parte del sumario a la Corte.
  Según consta en la resolución, Aguinsky prohibió la circulación de 28 Hummer H2, 10 Hummer H3, 7 Porsche Cayenne Turbo, 3 Porsche Cayenne, 5 Porsche Carrera y 3 Porsche Turbo. La conmoción que generó en el mundo diplomático la difusión de los datos de representantes de gobiernos extranjeros que son investigados por la Justicia argentina, se amplió en las últimas horas hacia el fútbol y el empresariado y el tema concitó el interés de la prensa internacional. Habría constancias sobre la nacionalización irregular de al menos 98 vehículos que, tras ser adquiridos con franquicia diplomática, ingresaron al circuito comercial interno.

Sin transferencia. Ahora, la Brujita Verón, Mascardi y los dueños de más de medio centenar de exclusivos automóviles tienen prohibida la transferencia de los vehículos, cuya condición jurídica deberá preservarse hasta tanto la Justicia investigue la maniobra denunciada por la Cancillería.
  “Transcurrido el plazo de cinco días y de no estar debidamente justificada” la ausencia de los propietarios de los coches ante el Registro Automotor, el organismo “deberá comunicar” la situación a Aguinsky, “a fin de que se evalúe la necesidad de proceder a su secuestro como apercibimiento de ley”, escribió el juez.
  Aguinsky también ordenó a los titulares de los rodados contratar, con el tribunal a su cargo como beneficiario, un seguro contra todo riesgo para preservar la integridad de los vehículos. La prohibición de uso de los vehículos quedará sin efecto luego de que los titulares presenten el certificado de endoso librado en favor de la Justicia. “Me encuentro en condiciones de implementar una medida de aseguramiento de prueba, con resguardo de la presunción de inocencia de que goza toda persona, así como el derecho constitucional a la propiedad privada, pero que a la vez sirva a las legítimas expectativas del Estado Nacional de percibir los tributos devengados y supuestamente eludidos”, escribió Aguinsky para fundamentar sus decisiones.

En la mira. Los investigadores tendrían bajo estudio, además, un listado con otros mil automóviles importados con franquicia diplomática y presuntamente vendidos en el mercado interno, dijeron fuentes judiciales. Oyarbide, en tanto, pidió informes a la Cancillería sobre la condición de diplomáticos extranjeros que habrían adquirido vehículos con franquicia. Un escándalo que amenaza con trasladarse durante todo el período estival del 2008.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario