Política

El conflicto del gobierno con los gremios se trasladó a Aerolíneas

El gobierno nacional se enfrentó ayer con el gremio de la Asociación del Personal Técnico Aeronático (APTA) al acusarlo de hacer un “paro extorsivo” en Aerolíneas Argentinas y anunció que hoy pedirá a la Justicia la quita de su personería gremial.

Lunes 14 de Noviembre de 2011

El gobierno nacional se enfrentó ayer con el gremio de la Asociación del Personal Técnico Aeronático (APTA) al acusarlo de hacer un “paro extorsivo” en Aerolíneas Argentinas y anunció que hoy pedirá a la Justicia la quita de su personería gremial, tras lo cual el sindicato observó una “intencionalidad política” y volvió a cuestionar la gestión del oficialismo en la compañía.

La polémica que sacudió la mañana del domingo se profundizó luego de que el gobierno dispuso suspender desde el sábado a la anoche todos los vuelos internacionales de la compañía, lo que generó además múltiples quejas de pasajeros demorados en el aeropuerto de Ezeiza sobre la forma en que tendrán que continuar sus viajes.

El jefe de APTA, Ricardo Cirielli, centro de las críticas del gobierno, aseguró ayer que el sindicato no dispuso “ningún tipo de paro, ni cubierto ni encubierto” y reiteró que las demoras de vuelos en los últimos días obedecieron a que los técnicos dieron prioridad a “cuestiones de seguridad” en la salida de algunos aviones y cuestionó la “negligencia empresarial” en el tema.

Ante ello, los ministros de Trabajo y Planificación Federal, Carlos Tomada y Julio De Vido, anunciaron que el gobierno pedirá a la Justicia sanciones para el gremio como “declarar ilegal” la medida y “cancelar su personería gremial” por violar la conciliación obligatoria del viernes.

Los funcionarios también detallaron que las acciones del gobierno fueron dispuestas desde Santa Cruz por la presidenta Cristina Fernández, quien, según De Vido, los instruyó “a tomar todas las medidas administrativas y recurrir a la Justicia para que los servicios sean prestados con todas las garantías”.

La presidenta “cree que es un paro encubierto, absolutamente injusto y sin ningún motivo”, acotó De Vido.

Tomada dijo que hoy reclamará “a la Justicia la cancelación de la personería gremial de APTA, que se designe un delegado a fin de que se acate la conciliación obligatoria”.

Y, advirtió, que en caso de que no se acate la conciliación “también se pedirá la ilegalidad de la medida”.

Tomada remarcó que “no hay ningún reclamo y en todo caso van a hacer reclamos inventados mediáticamente. Está claro que no hay ningún conflicto entre APTA y Aerolíneas Argentinas”.

Cirielli, por su parte, replicó que “el ministro quiere declarar ilegal una medida de fuerza que no existe”.

Moyano. “Me llama la atención porque debe haber alguna intencionalidad política detrás de esto”, advirtió el sindicalista y aseguró que en la CGT también “están en desacuerdo con la gestión de Aerolíneas Argentinas porque (a la empresa) nos costó mucho recuperarla”.

Cirielli criticó duramente la dirección del militante de La Cámpora Mariano Recalde en la compañía y dijo que sobre el tema había “conversado últimamente con (Hugo) Moyano y con (el jefe de la CGT Azul y Blanca, Luis) Barrionuevo. Ellos están apoyándonos a nosotros”.

Respecto de los denuncias anunciadas por el gobierno, señaló: “Haremos presentaciones en el Ministerio de Trabajo. Nos tendremos que defender de algo que no hicimos, no hay ningún problema con eso”.

Asimismo, advirtió que por más “presiones” de funcionarios que haya “los técnicos van a cumplir siempre primero con las cuestiones de seguridad y no van a hacer caso a sacar un avión bajo el mínimo de seguridad”.

“También estamos a la espera de que Mariano Recalde diga donde están los 2.100 millones de dólares (presupuestados para la compañía) y donde están las inversiones”, añadió.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario